CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Bolivia

La situación epidemiológica en Bolivia se complica por los conflictos sociales y políticos

Por Gloria Carrasco

(CNN) — Mientras los asuntos políticos han tomado la agenda de Bolivia, con manifestantes que bloquean carreteras en rechazo de la postergación de la fecha de elecciones presidenciales para el 18 de octubre definida por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), la situación de emergencia por la pandemia se complica por la imposibilidad de abastecer de oxígeno medicinal a los hospitales en todo el territorio nacional.

Varios hospitales están en emergencia por la falta de este importante insumo médico para atender pacientes con y sin covid-19. A esto se suma el tema del desabastecimiento de alimentos en las ciudades como consecuencia de la medida de presión.

El Dr. Luis Larrea, presidente del Colegio Médico del departamento de La Paz, aseguró a CNN que la situación que está viviendo Bolivia con el bloqueo de las carreteras es un “crimen de lesa humanidad”, y que cada muerte por esta causa está siendo documentada en los hospitales donde fallecen los pacientes, y que se está poniendo en conocimiento de la fiscalía cada caso, para realizar una denuncia nacional e internacional por estos hechos.

Yercin Mamani, director del Servicio de Salud del departamento de Cochabamba, dijo a CNN este lunes que la situación crítica de los bloqueos en el país “es una sentencia de muerte para los pacientes que necesitan ese insumo médico”.

Los protagonistas detrás de las protestas en Bolivia 2:19

Según Mamani, en Cochabamba tienen 83 pacientes en terapia intensiva cuya vida depende 100% del oxígeno medicinal, no contar con este insumo generaría la muerte de estos pacientes en solo 3 minutos. Asimismo, tienen 530 pacientes que reciben oxígeno por mascarilla y puntas nasales, quienes también corren peligro de muerte si se quedaran sin el suministro, según el funcionario.

Por su parte, el director del Hospital Obrero en La Paz, Johann Maldonado, en conferencia de prensa aseguró que la situación ya es insostenible: “Estamos con cero oxígeno líquido, que estaba manteniendo las máquinas de terapia intensiva. El Hospital Obrero ha accionado un sistema antiguo de cilindros, los últimos que teníamos ya los hemos puesto a este sistema de abastecimiento para que las máquinas de terapia intensiva no paren. Solo queda implorar, suplicar a la gente que está bloqueando, y al gobierno que de una vez levanten los bloqueos».

El Ministerio de Salud de Bolivia, en un documento hecho público este lunes y firmado por Eidy Roca, titular de ese despacho, afirma que “denunciamos ante la comunidad nacional e internacional la inminente situación de desastre que inviabiliza el sistema sanitario y que agrava la situación epidemiológica del país, constituyendo una amenaza latente de pérdidas de más vidas inocentes, configurando un estado de inseguridad sanitaria, y llamamos a la comunidad internacional a solidarizarse con la situación que atraviesa nuestro país y con nuestra lucha por la defensa de la salud y la vida”.

Mientras tanto, en el lado político, a pesar de los intentos de diálogo durante este fin de semana del Tribunal Supremo Electoral con representantes de la Asamblea Legislativa, posteriormente con la Central Obrera Boliviana, y este domingo con el Poder Ejecutivo, no se pudo llegar a acuerdos que puedan suspender los bloqueos de carreteras que continúan, en al menos 156 puntos del territorio nacional, según el Ministerio de Gobierno.

Los manifestantes dicen que radicalizarán las medidas de presión por la postergación de las elecciones fijadas para el 18 de octubre por el Tribunal Superior Electoral, y exigen además la renuncia de la presidenta interina Jeanine Áñez.

En este contexto, grupos de civiles en al menos en 3 de los 9 departamentos de país, han comenzado a movilizarse para desbloquear las carreteras. Inclusive el candidato y exlíder cívico y candidato a la presidencia, Luis Fernando Camacho, convocó a los ciudadanos a movilizarse y pidió el apoyo de las Fuerzas Armadas y la policía.

Bolivia: la política frente a la lucha contra la pandemia 1:56

Por su parte el gobierno dio plazo a los manifestantes hasta este lunes, para levantar los bloqueos, caso contrario, dijo, “sino se lo hace, corren riesgo muchas vidas por falta de oxígeno, alimentos, medicamentos, y el gobierno nacional tendrá que aplicar lo que dice la Constitución”, afirmó en conferencia de prensa.

En un comunicado, este lunes la Fiscalía General del estado anunció que “en uso de sus atribuciones y dando cumplimiento a la Constitución Política del estado, tomó conocimiento de los hechos punibles que se habrían registrado durante el bloqueo de carreteras, en diferentes puntos del país, instruyó a las fiscalías departamentales las acciones inmediatas y la conformación de comisiones de fiscales, con el objetivo de atender todas las denuncias interpuestas en las plataformas de atención al público”.

Por su parte, el expresidente Evo Morales, acusado por el gobierno de ser promotor de los bloqueos de carreteras, reconoció en una entrevista a la radio Kawsachun Coca, que estas movilizaciones estarían afectando la popularidad de su partido, el Movimiento al Socialismo, y recomendó a sus seguidores tomar en cuenta esta situación.