CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Nueva Zelandia fue aclamada como líder mundial en el manejo del covid-19. Ahora enfrenta un nuevo brote

Por Julia Hollingsworth

(CNN) — Nueva Zelandia reportó 13 nuevos casos de coronavirus en la comunidad el jueves mientras el país aborda un nuevo brote que puso fin a una envidiable racha de más de 100 días sin infecciones de transmisión local.

El nuevo brote, que ahora totaliza 17 casos, ha llevado al país a bloquear su ciudad más poblada mientras las autoridades se apresuran a rastrear la fuente del brote. Nueva Zelandia tiene ahora 36 infecciones activas, incluidos los casos importados. En total, el país ha reportado 1.238 casos confirmados y 22 defunciones.

Las autoridades advierten que es probable que aumente el número de casos, lo que eleva la posibilidad de que se extienda un cierre de tres días en Auckland y pone en duda la fecha de las próximas elecciones generales del país.

«Como todos aprendimos de nuestra primera experiencia con el covid, una vez que identificas un grupo, crece antes de que se desacelere», dijo la primera ministra, Jacinda Ardern, en una conferencia de prensa el jueves. «Deberíamos esperar que ese sea el caso aquí».

El brote de Nueva Zelandia es un giro dramático de los acontecimientos para el país, que fue anunciado como líder mundial en cómo manejó el brote. Durante meses, la vida volvió en gran medida a la normalidad y el país pasó 102 días sin un caso adquirido localmente.

LEE: Nueva Zelandia suma 100 días sin transmisión comunitaria de coronavirus. Así lo logró

Pero el martes, Nueva Zelandia informó que una familia de cuatro personas en Auckland había sido infectada con coronavirus, a pesar de no tener antecedentes de viajes al extranjero y sin conexión con ningún caso conocido. Eso llevó a Ardern a reintroducir las restricciones de coronavirus, incluido el cierre del acceso a las casas de retiro, la imposición del bloqueo de Auckland y la limitación de las reuniones en todo el país a no más de 100 personas.

El jueves, el director general de Salud de Nueva Zelandia, Dr. Ashley Bloomfield, anunció los 13 nuevos casos transmitidos localmente, todos relacionados con los cuatro originales.

No está claro qué causó el último brote. Durante meses, Nueva Zelandia ha impuesto estrictos controles de inmigración; aparte de algunas excepciones, la frontera está cerrada a todos los no neozelandeses, y cualquier persona que ingrese al país debe pasar 14 días en una instalación de cuarentena estatal.

Las autoridades han utilizado la secuenciación del genoma para investigar la fuente del brote, pero no han encontrado ningún vínculo entre los casos comunitarios y los casos importados en las instalaciones de cuarentena de aislamiento administrado de Nueva Zelandia, dijo Bloomfield. «Lo que sí sabemos es que la secuencia del genoma de los nuevos casos se parece mucho más a los patrones del Reino Unido y Australia», dijo.

Uno de los cuatro casos originales trabajaba en Americold, una empresa estadounidense de almacenamiento de temperatura controlada. El jueves, las autoridades anunciaron que tres miembros más del personal de Americold habían dado positivo, y siete de los casos anunciados el jueves son familiares de empleados de Americold.

Las autoridades están probando superficies en el almacén de Americold para detectar covid-19, pero Ardern enfatizó que la causa más probable del brote fue la transmisión de persona a persona. «Queremos descartar todo», dijo.

LEE: Nueva Zelandia registra los primeros casos locales de coronavirus en 102 días

El nuevo grupo de Nueva Zelandia llega a solo unas semanas de las elecciones nacionales programadas para el 19 de septiembre. El Parlamento estaba programado para disolverse el miércoles, pero Ardern lo pospuso para el 17 de agosto, y aún no ha anunciado si las elecciones seguirán adelante como se planeó originalmente.

El país espera poder evitar una situación similar a su vecina Australia, donde el estado de Victoria informa cientos de casos nuevos cada día. El estado tiene actualmente más de 7.800 casos activos y ha informado al menos 275 muertes por coronavirus, hasta el jueves. Al igual que Nueva Zelandia, Australia impuso estrictos controles fronterizos, pero el brote actual se ha relacionado con malas prácticas en la frontera.

El miércoles, Ardern enfatizó que la situación de Australia –y la situación en países alrededor del mundo– mostraba cuán importante era para Nueva Zelandia cumplir con las nuevas reglas de restricción.

«Hasta ahora, nuestra respuesta al virus ha funcionado, abrió nuestra economía y nuestras comunidades, y le dio a los neozelandeses libertades que apreciamos, y todos queremos volver allí tan pronto como podamos. Pero el éxito depende de todos nosotros trabajando juntos», dijo.

«Sabemos cómo superar esto, pero también sabemos que no tenemos que mirar muy lejos para ver lo que puede significar si no lo superamos».

Isaac Yee de CNN contribuyó con el reportaje.