CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

OPINIÓN | En el Partido Republicano, los reclusos dirigen el asilo

Por SE Cupp

Nota del editor: SE Cupp es una comentarista política de CNN y presentadora de «SE Cupp Unfiltered». Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente suyas. Vea más artículos de opinión en CNN.

(CNN) — La oración principal en un artículo en The New York Times el martes fue una encapsulación extraña, si bien apropiada, del estado de la política estadounidense actual: «Los teóricos de la conspiración obtuvieron una gran victoria el martes …»

Eso es porque una partidaria republicana de QAnon, un grupo marginal de charlatanes que creen que el presidente Donald Trump está bajo el ataque constante de abusadores de niños satánicos del estado profundo, ganó la segunda vuelta de las elecciones primarias de la Cámara en el distrito 14 del Congreso de Georgia, uno de los más rojos del país, donde es probable que triunfe en noviembre.

Bienvenido al Congreso de Estados Unidos.

Marjorie Taylor Greene no está sola en su charlatanería. Actualmente hay más de una docena de partidarios de QAnon que se postulan para el Congreso, informa el Times.

publicidad

El apoyo a QAnon de Greene tampoco es su peor cualidad. En junio, algunos miembros del Partido Republicano la reprendieron por comentarios racistas sobre negros, judíos y musulmanes en Facebook.

La corrupción y la cooptación del Partido Republicano por teóricos de la conspiración, promotores anticientíficos, supremacistas y locos se está volviendo más total cada día que pasa.

Como señaló el reportero de CNN K-FILE Andrew Kaczynski en un Tweet este miércoles:

«El nominado para el Pentágono # 3 dijo que Obama era un terrorista musulmán.

El nominado para encabezar la Oficina de Administración de Personal dijo que John Podesta participó en rituales satánicos.

El nominado para jefe de la Oficina de Administración de Tierras dijo que “no había un agujero en la capa de ozono”.

Todo esto se debe en gran parte al presidente Trump, el teórico en jefe de la conspiración.

Desde su promoción del “birtherism” de Obama, hasta su creencia continua y sin fundamento de que el covid-19 desaparecerá milagrosamente, hasta su elogio para un médico que ha impulsado teorías sobre el ADN alienígena y el «esperma de demonio», ha trabajado muy duro para normalizar lo que de otra manera sería ser conocido como absoluta locura. Y ha tenido el efecto deseado.

De alguna manera, es como si los reclusos ahora estuvieran dirigiendo el asilo. Trump efectivamente convirtió al Partido Republicano en un manicomio de celdas acolchadas donde arriba podría ser abajo, izquierda podría ser derecha y azul podría ser verde … si así lo decidía. Y ahora los adherentes más marginales han robado las llaves de los pocos guardias restantes que esperaban mantener el lugar en orden.

Que Trump haya podido hacer esto recae directamente sobre los hombros del Partido Republicano, que permite que estas teorías infundadas corran desenfrenadas y sin control, y se ha negado a evitar que su partido se transforme en un refugio seguro para charlatanes, fanáticos e ignorantes.

El apoyo tácito y en muchos casos explícito del Partido Republicano a este tipo de candidatos y designados políticos – sin mencionar al presidente – ha despojado de todo significado al nombre del partido.

Ser republicano hoy en día es más sinónimo de supremacismo, teorías anticientíficas y de conspiración que cualquier conjunto claro de principios o políticas. Mientras le haga el favor a Trump, el «republicano» de hoy no tiene que creer ni apoyar en nada más.

Entonces, para hacerme eco del presidente: «Felicitaciones a la futura estrella republicana Marjorie Taylor Greene …»

No tengo ninguna duda, ella será absolutamente una.