CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

OPINIÓN | Por qué Trump sigue llamando “desagradables” a las mujeres

Por Kara Alaimo

Nota del editor: Kara Alaimo, profesora asistente de Relaciones Públicas en la Universidad de Hofstra, es autora de «Pitch, Tweet, or Engage on the Street: How to Practice Global Public Relations and Strategic Communication». Fue portavoz de Asuntos Internacionales en el Departamento del Tesoro de EE.UU. durante la administración Obama. Síguela en Twitter @karaalaimo. Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente las del autor. Ver más opinión en cnne.com/opinion. (Este artículo se publicó por primera vez el 1 de junio de 2019 y se actualizó para reflejar los comentarios recientes del presidente sobre Kamala Harris).

(CNN) — Donald Trump tiene un problema «desagradable».

Sucedió nuevamente (por supuesto que sucedió) el martes, en una conferencia de prensa, cuando se le preguntó al presidente sobre la elección del aspirante presidencial demócrata Joe Biden de la senadora Kamala Harris como su compañera de fórmula.

«Ella fue muy, muy desagradable, para – una de las razones que me sorprendieron, fue muy – probablemente fue más desagradable incluso que Pocahontas con Joe Biden. Fue muy irrespetuosa con Joe Biden, y es difícil elegir a alguien que sea tan irrespetuoso», dijo, también remontando algo viejo relacionado con la senadora Elizabeth Warren, por cierto.

Hemos estado aquí antes con su epíteto hacia las mujeres.

publicidad

Hace apenas un año, Trump llamó a la primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen, «desagradable» después de que ella calificara de “absurdo” su interés por comprar Groenlandia.

Y en junio del año pasado, el presidente llamó a Nancy Pelosi una «persona desagradable, vengativa y horrible» después de que un entrevistador de Fox News sacara a relucir un informe de Politico sobre Pelosi en el que decía a los demócratas que presionaban por un juicio político que preferiría ver a Trump «en prisión» (una portavoz de Pelosi dijo que no podía confirmar el comentario).

Trump también lanzó el epíteto «desagradable» anteriormente en una entrevista con el tabloide británico The Sun en la que se le preguntó sobre los comentarios que la duquesa de Sussex, Meghan Markle, había hecho en 2016 al presentador de televisión Larry Wilmore, calificando a Trump de «misógino». » «No sabía que era desagradable», dijo Trump. «Espero que esté bien».

A estas alturas, estamos acostumbrados a los insultos del mandatario: es poco presidencial y torpe.

Pero «desagradable» es algo que suena con algún significado: parece reservarlo para las mujeres. Recordemos que Trump interrumpió en forma infame a Hillary Clinton durante el último debate de su campaña presidencial de 2016 para llamarla «una mujer desagradable«, un comentario tan obviamente de género que muchas mujeres respondieron haciendo reclamos. Un sitio web que comenzó a vender camisetas de «Nasty Woman» informó que su diseño se volvió viral de la noche a la mañana y generó decenas de miles de pedidos.

Que Trump eligiera lanzar el mismo insulto a Markle, mientras trataba de defenderse de su afirmación de 2016 de que es misógino, es irónico. Que haya golpeado a Pelosi de la misma manera, incluso después de recibir críticas por el golpe de Markle, es revelador. Eso lo hizo de nuevo con la primera ministra danesa … bueno, aquí tenemos un patrón.

Sería bueno poder ignorar este comportamiento inmaduro en este punto de esta presidencia. Pero es fundamental que nunca nos sintamos insensibles. Hacerlo sería ignorar las consecuencias que puede acarrear para las mujeres. No se puede esperar que un misógino reconozca la discriminación y el abuso, y mucho menos que luche por los líderes y la legislación que protegería a las mujeres de ellos. Y el país debe exigir más.

De hecho, después de décadas de avances feministas, la creencia de que las mujeres existen para satisfacer los egos y deseos de los hombres estaba, teníamos razones para creerlo, a punto de desaparecer, hasta que Trump la revivió. Ahora, Trump señala con demasiada frecuencia a través de palabras y acciones que eso es aceptable. Considere, por ejemplo, que varios de los asesores y funcionarios designados por Trump han sido acusados de permitir el abuso hacia las mujeres o la misoginia.

Y la elección del presidente (desde que se retiró) para la Junta de la Reserva Federal, Stephen Moore, ha estado argumentando en contra de la paridad de género durante 25 años (respondió a algunas de las críticas que recibió diciendo que estaba bromeando).

Por supuesto, Trump ha defendido durante mucho tiempo su historia a menudo preocupante con las mujeres señalando a todas las mujeres mayores de las que se ha rodeado en su empresa y administración. Ese es un buen punto, pero solo demuestra que no es sexista. Sin embargo, es un misógino. Hay una diferencia.

La profesora de filosofía de la Universidad de Cornell, Kate Manne, explica en su libro de 2018, «Down Girl: The Logic of Misogyny», que «el sexismo por sí solo implica creer en la superioridad de los hombres frente a las mujeres en dominios de alto prestigio y de código masculino (como los esfuerzos intelectuales, los deportes, los negocios y la política), y la naturalidad o incluso la inevitabilidad del dominio de los hombres en ellos».

Trump ha contratado a varias mujeres en puestos muy altos. Estos incluyen a la consejera de la Casa Blanca Kellyanne Conway, la primera mujer en liderar una campaña presidencial ganadora de un partido importante; su hija Ivanka Trump, una asesora clave; y Gina Haspel, jefa de la CIA.

Y también está Barbara Res, quien trabajó en la Organización Trump durante más de 10 años en puestos que incluyen la vicepresidencia sénior; y Louise Sunshine, quien trabajó para Trump en la Organización Trump durante 15 años y luego se convirtió en vicepresidenta ejecutiva de la organización.

A las mujeres poderosas se les ha dado una autoridad seria; él ha demostrado que no es sexista.

Pero la misoginia es otra historia, como percibió Markle. Manne sostiene que la misoginia implica castigar a las mujeres que no actúan como los hombres quieren. Esto es exactamente lo que hace Trump, y lo hace públicamente. Llamó a Pelosi, Markle, Clinton, y ahora a Harris, «desagradables».

Llamó a su ayudante en una ocasión, Omarosa Manigault, «ese perro» después de que ella escribiera algo poco halagador sobre él. Dijo que la presentadora de Fox News, Megyn Kelly, tenía «sangre saliendo de ella donde sea» después de que le hiciera preguntas difíciles en un debate. Dijo que Mika Brzezinski estaba «sangrando mucho por un lifting facial» después de que ella lo criticara.

Llamó a Rosie O’Donnell «cerdo«. Hay muchos más casos, demasiados para contar aquí, de los ataques personales de Trump a las mujeres que lo desafiaron, principalmente dirigidos a la apariencia y la inteligencia. (La senadora estadounidense Kirsten Gillibrand es «liviana»; Arianna Huffington y Bette Midler son «poco atractivas»; y Stephanie Clifford es una «cara de caballo”).

Por supuesto, tales insultos de género rara vez, o nunca, se aplicarían a los hombres. Manne escribió que una forma de identificar la misoginia es contemplar si los hombres en posiciones comparables recibirían el mismo tratamiento. Mucha gente piensa erróneamente que la misoginia implica odiar a todas las mujeres, pero «los misóginos pueden amar a sus madres», escribió Manne. «Sin mencionar a sus hermanas, hijas, esposas, novias y secretarias … No tienen por qué odiar a las mujeres universalmente, ni siquiera de manera muy general. Tienden a odiar a las mujeres que son francas, entre otras cosas».

Ya que estamos acostumbrados a las declaraciones más allá de los límites de Trump, ¿por qué importa la forma en que el presidente habla sobre Mette Frederiksen, Nancy Pelosi, Meghan Markle, Hillary Clinton o la «loca» senadora estadounidense Jacky Rosen?

Simplemente, porque es la persona de más alto perfil en Estados Unidos. Sus comentarios marcaron la pauta de nuestro discurso nacional y de la forma en que otros, incluidos los ciudadanos comunes y el gobierno federal, tratan a las mujeres en todos los ámbitos de la vida.

A medida que nos acercamos a las elecciones de 2020, las mujeres y quienes se preocupan por ellas deben pensar si les conviene, y al interés de sus hijas (e hijos), mantener a un misógino empedernido en la Casa Blanca mientras Estados Unidos va hacia el futuro.

Este artículo se publicó por primera vez el 1 de junio de 2019 y se actualizó para reflejar los comentarios recientes del presidente sobre Kamala Harris y, anteriormente, sus comentarios sobre Nancy Pelosi y Mette Frederiksen.