CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

¿Qué causó el nuevo brote de coronavirus en Nueva Zelandia?

Por Julia Hollingsworth

(CNN) — Nueva Zelandia ha extendido un bloqueo en su ciudad más poblada mientras el país lucha contra un nuevo brote de coronavirus comunitario que se produce después de meses sin ningún caso de transmisión local.

Hace solo cinco días, Nueva Zelandia estaba marcando un hito envidiable: 100 días sin transmisión comunitaria. Pero esta semana ha demostrado lo rápido que eso puede cambiar, incluso en un país que se ha mantenido como líder mundial por su manejo del virus.

El viernes, la primera ministra, Jacinda Ardern, anunció que Auckland, la ciudad de alrededor de 1,5 millones de personas en el centro del nuevo brote, permanecerá bajo un nivel tres de bloqueo durante otros 12 días, mientras que el resto del país permanecerá por debajo del nivel dos de restricciones, lo que significa que las reuniones están limitadas a no más de 100 personas. Las reglas amplían las restricciones que entraron en vigor a principios de esta semana.

Bajo las restricciones del nivel tres, se les dirá a las personas que se queden en casa excepto para realizar movimientos personales esenciales, las escuelas operarán con una capacidad limitada y los lugares públicos como museos, áreas de juego y gimnasios permanecerán cerrados.

El nuevo brote es un duro golpe para Nueva Zelandia. El país ya pasó cinco semanas bajo uno de los cierres cerrados más estrictos del mundo, que cerró la mayoría de las empresas y escuelas y vio a la gente confinarse en casa.

LEE: Nueva Zelandia fue aclamada como líder mundial en el manejo del covid-19. Ahora enfrenta un nuevo brote

Ardern ha advertido que espera ver más casos.

«Levantar las restricciones ahora y ver una explosión de casos es lo peor que podríamos hacer por Auckland y por la economía de Nueva Zelandia», dijo. «Ya nos hemos deshecho del covid antes… Podemos hacer todo eso de nuevo».

El viernes temprano, el director general de Salud de Nueva Zelandia, el Dr. Ashley Bloomfield, anunció otros 12 casos de coronavirus transmitidos localmente. Ahora hay 49 casos activos en Nueva Zelandia, 29 de los cuales están relacionados con el reciente brote.

Todos los casos están en Auckland excepto dos en Tokoroa, una ciudad de 24.000 habitantes a unos 200 km al sur de la ciudad. Según el Ministerio de Salud, estos dos dieron positivo después de la visita de un contacto de uno de los casos de Auckland.

En una conferencia de prensa el viernes, Bloomfield dijo que se habían identificado 771 contactos cercanos de los casos confirmados y que se habían procesado más de 15.700 pruebas el jueves, la mayor cantidad de pruebas procesadas en un solo día en el país.

Desde el inicio del brote, Nueva Zelandia ha realizado más de 500.000 pruebas. Ha informado un total de 1.251 casos de coronavirus, incluidas 22 muertes.

¿Qué causó el brote?

Todavía hay una pregunta importante sin respuesta: ¿cómo ocurrió este brote?

La remota nación insular impuso estrictos controles fronterizos en marzo, lo que significa que, en su mayor parte, solo los neozelandeses pueden ingresar al país, y aquellos que llegan del extranjero deben pasar 14 días en instalaciones estatales de cuarentena. Según el Ministerio de Salud, el 68% de los casos de Nueva Zelandia son importados o vinculados a casos importados.

Una posible causa de este último brote es que el coronavirus de alguna manera salió de las instalaciones estatales de cuarentena de Nueva Zelandia. Eso es lo que el viceprimer ministro Winston Peters le dijo a la emisora nacional australiana ABC, diciendo: «Creo que ha habido una brecha en nuestro sistema de cuarentena».

Ha habido brechas en Nueva Zelandia antes: en julio, un hombre cortó una cerca en una instalación de aislamiento administrado para ir a una licorería, y otro hombre que luego dio positivo por coronavirus salió de una instalación y fue a un supermercado. Las infracciones de las instalaciones de cuarentena se vincularon a un brote en el estado australiano de Victoria, que actualmente se encuentra bajo bloqueo.

Hasta ahora, las autoridades no han encontrado una coincidencia entre el genoma involucrado en este último brote y ningún caso en instalaciones de aislamiento administradas. Bloomfield dijo que los nuevos casos se parecen más a los patrones del genoma del Reino Unido y Australia.

Bloomfield cree que el brote podría haber llegado a través de las instalaciones de aislamiento en lugar de estar presente durante meses en Nueva Zelandia.

«Creo que hay muy buena evidencia que sugiere que no ha estado al acecho en la comunidad», dijo. Ardern dijo el viernes que la cepa en el nuevo brote no es la misma que existía anteriormente en Nueva Zelandia.

Las autoridades también están probando muestras de superficies en Americold, una empresa estadounidense de almacenamiento de temperatura controlada donde trabajaba uno de los cuatro originales que dieron positivo. Se han vinculado varios casos a la empresa.

Pero Ardern dijo que, por ahora, las autoridades no sabían cómo ocurrió el brote.

«No es necesario que respondamos esa pregunta para abordar este grupo de manera eficaz», dijo.

Cómo se compara Nueva Zelandia

El nuevo brote de Nueva Zelandia ha establecido paralelismos con Australia y Hong Kong, ambos lugares que impusieron estrictas medidas fronterizas cuando tenían un bajo número de infecciones y parecían tener el virus bajo control, solo para experimentar un resurgimiento del virus.

En el estado australiano de Victoria, se impuso un bloqueo y se estableció un toque de queda en Melbourne. Hasta el jueves, Victoria, un estado de alrededor de 6 millones de personas, tenía más de 7.800 casos activos de coronavirus y 275 muertes.

En Hong Kong, hogar de alrededor de 7,5 millones de personas, hay alrededor de 1.000 casos activos, incluidos 32 en estado crítico. Han muerto 66 personas. A pesar del brote actual, la ciudad no ha impuesto un bloqueo, aunque las personas deben usar tapabocas en público o enfrentar una multa, las reuniones públicas están limitadas a dos personas y los restaurantes y bares deben cerrar por la noche, excepto para comida para llevar.

El jueves, Ardern señaló que Nueva Zelandia había impuesto restricciones dentro de las 24 horas posteriores a los primeros casos nuevos de coronavirus en la comunidad, una respuesta que, según ella, fue más rápida que en Hong Kong o Victoria.

«El ritmo y la velocidad también deberían actuar como una capa adicional de tranquilidad», dijo el jueves, antes de reiterar el mantra que ha estado diciendo desde el comienzo del brote: «Ir duro y temprano sigue siendo el mejor curso de acción».

Isaac Yee de CNN contribuyó a esta historia.