CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crimen

Crimen

Los delitos violentos aumentan en EE.UU. durante la pandemia mientras la confianza en la policía se ve afectada

Por Josh Campbell

(CNN) — A medida que aumenta el número de cadáveres, las ciudades estadounidenses siguen siendo la zona cero de una nueva realidad mortal.

Y los encargados de mantener a las comunidades seguras y ayudar a aplanar la curva de la muerte están bajo fuego y perdiendo la confianza de aquellos a quienes han jurado proteger.

No. No estamos hablando del coronavirus, sino una plaga de violencia en muchas ciudades estadounidenses a medida que aumentan los asesinatos y asaltos durante la pandemia mundial.

De mayo a junio de 2020, los homicidios en 20 ciudades importantes de Estados Unidos aumentaron en un 37%, liderados por Chicago, Filadelfia y Milwaukee, según nuevos datos del grupo de expertos no partidista Council on Criminal Justice (CCJ). Los asaltos agravados aumentaron un 35% durante el mismo período de tiempo, mientras que otros tipos de delitos disminuyeron.

En Chicago, casi 30 personas fueron baleadas y tres personas murieron solo este fin de semana, dijo la policía de Chicago el domingo por la mañana. Entre los heridos se encuentran un niño de 12 años, un niño de 14 años y dos niños de 16 años en tiroteos separados.

En la ciudad de Nueva York, más de 40 personas recibieron disparos en un período de 48 horas hasta el domingo por la mañana, dijo el Departamento de Policía de Nueva York. Hubo 20 víctimas como resultado de 12 incidentes con disparos el viernes, y 23 víctimas como resultado de 20 incidentes con disparos el sábado, según datos publicados por el Departamento de Policía de Nueva York (NYPD).

Los datos de la CCJ se producen cuando Gallup publicó nuevos datos de encuestas de opinión pública que indican que la confianza en las agencias de aplicación de la ley ha caído al nivel más bajo en 27 años, con solo el 48% de los encuestados indicando una opinión favorable hacia quienes usan la insignia.

Tanto los investigadores académicos como los expertos policiales dicen que identificar una razón específica para el repentino aumento de los delitos violentos sigue siendo difícil de alcanzar. Podría ser el resultado de la convergencia de múltiples factores a medida que la nación lidia simultáneamente con varias crisis de seguridad pública.

«El crimen es complicado», dijo Chuck Wexler, director ejecutivo del Foro de Investigación Ejecutiva de la Policía, una organización de investigación y política policial sin fines de lucro. «El asesinato es complicado. Tienes que preguntarte qué ha estado sucediendo en estos cuatro o cinco meses que indiquen alguna teoría de por qué está sucediendo esto».

La plaga de la violencia

Este año ha estado marcado por una tragedia sin precedentes a medida que la nación se recupera de una crisis de salud pública que se ha cobrado más de 160.000 vidas, así como las muertes cuestionables de varios estadounidenses negros, incluidos George Floyd, Breonna Taylor y Rayshard Brooks, a manos de agentes de policía.

Después de la muerte de Floyd, cientos de miles de manifestantes salieron a las calles de todo el país exigiendo justicia racial y el fin del uso excesivo de la fuerza por parte de la policía. Si bien la inmensa mayoría de las manifestaciones fueron pacíficas, algunos incidentes de disturbios y saqueos ocurrieron en lugares como Minneapolis, Chicago, Nueva York y Atlanta.

Si bien los investigadores de la CCJ que examinaron los picos recientes en homicidios y agresiones agravadas dicen que es demasiado pronto para sacar conclusiones sobre cualquier factor contribuyente, señalan que el estrés social causado por la pandemia de covid-19 y los disturbios nacionales recientes no pueden pasarse por alto.

Los expertos tienden a estar de acuerdo.

«Es un momento diferente a cualquier otra historia estadounidense», dijo Wexler, quien señaló que tanto la pandemia del coronavirus como los recientes pedidos de reforma policial han tenido un impacto en la aplicación de la ley.

Wexler dijo que la propagación del coronavirus probablemente haya tenido un impacto negativo tanto en los testigos del crimen que se presenten, como en las propias agencias de aplicación de la ley que se vieron obstaculizadas a medida que las infecciones se extendían por sus filas.

«Las investigaciones se han visto afectadas», dijo Wexler, citando al Departamento de Policía de Nueva York como una organización que tuvo a docenas de oficiales marginados debido a enfermedades. «Si alguien ha disparado a otra persona, lo más probable es que esté disparando a otras personas. Entonces, si no puedes hacer un seguimiento de esos tiroteos, es probable que continúen».

Como otro posible factor contribuyente, Wexler dijo que varios incidentes de disturbios sociales han requerido que las agencias de aplicación de la ley retiren recursos del patrullaje de las calles para lidiar con saqueos y disturbios.

«Cuando está tan disperso, tiene un impacto en sus operaciones», dijo.

Wexler dijo que cuestionó si la liberación anticipada de algunos reclusos por temor a la propagación del covid-19 en las instituciones correccionales podría afectar el crimen en las calles.

Aún así, dice, no hay respuestas fáciles para el aumento de homicidios y agresiones señalado por los investigadores de la CCJ, pero cree que los funcionarios públicos deben estudiar el tema.

Desconfianza en la policía

La pandemia mundial y el aumento de las tasas de asesinatos no son los únicos problemas que afectan a la policía de Estados Unidos.

En una profesión que tiene éxito o fracasa en gran parte gracias al apoyo de la comunidad, los nuevos datos de las encuestas de Gallup muestran que la confianza del público en la policía ha alcanzado su nivel más bajo en casi tres décadas.

Alrededor del 48% de los estadounidenses dijeron que tienen «mucha» o «bastante» confianza en la policía, frente al 53% del año anterior, según la nueva encuesta.

Desde que Gallup comenzó a incluir a la policía en su encuesta de Confianza en las Instituciones en 1993, la organización dice que los encuestados blancos han tenido más probabilidades de expresar confianza en la policía que los encuestados negros. De 2014 a 2019, Gallup dice que la confianza en la policía entre los estadounidenses blancos promedió un 60%, en comparación con el 30% entre los estadounidenses negros.

Este año, la confianza en la policía disminuyó entre los encuestados negros y blancos, pero la caída entre los participantes negros fue más marcada: el 19% de los participantes negros dijeron que tenían «mucha» o «bastante» confianza en la policía mientras que 56% de participantes blancos dijeron lo mismo. Es la brecha más grande entre los encuestados blancos y negros que Gallup ha registrado en la encuesta actual, que interroga a los encuestados en 16 instituciones.

¿Qué hay detrás de la repentina pérdida de confianza del público en la policía?

«Publicidad negativa y videos virales», dice Charles Ramsey, analista policial de CNN y exjefe de los departamentos de policía en Filadelfia y Washington, DC.

Ramsey dice que la atención pública masiva prestada a incidentes recientes de alto perfil que involucran un presunto uso excesivo de la fuerza por parte de la policía probablemente esté afectando a los oficiales en todo el país.

«Creo que el comportamiento que se ha mostrado en estos videos virales no es representativo de la mayoría de los agentes de policía», dijo Ramsey, «pero aún muestra que hay un problema en la vigilancia que debe abordarse».

Desde la muerte de Floyd, Ramsey ha sido uno de varios profesionales policiales que han condenado públicamente las acciones del exagente de policía de Minneapolis Derek Chauvin, acusado de asesinato en segundo grado después de que un video de un transeúnte lo mostrara colocando su rodilla en el cuello de Floyd mientras el hombre desarmado perdió lentamente el conocimiento.

Revelan nuevo video sobre la muerte de George Floyd 2:24

La representante Karen Bass, una demócrata de California que fue autora de la Ley de Justicia en la Policía de George Floyd, un proyecto de ley que pide una reforma radical de las tácticas policiales, no se sorprende de que las encuestas de Gallup muestren que la mayoría de los estadounidenses han perdido la confianza en la policía.

«Creo que cuando la gente fue testigo del lento y tortuoso asesinato de George Floyd, no fue tema de debate», dijo Bass. «Creo que el pueblo estadounidense estaba horrorizado».

«Ves que el hombre está cumpliendo», dijo. «Ves al agente de policía actuando con total impunidad, mirando a la cámara mientras literalmente está asesinando a este hombre. El simbolismo de eso era que era tan arrogante sobre lo que estaba haciendo. La gente pensaba: ‘Es solo un hombre negro, nadie me va a hacer nada'».

Bass le dijo a CNN que cree que el video del teléfono celular del incidente que involucró a Floyd fue clave para ayudar al público a comprender el tema del racismo en la vigilancia por sí mismos.

«Una de las cosas clave desde una perspectiva afroamericana es que nunca nos han creído», dijo Bass. «La gente siempre se volvió contra nosotros». Añadió que a menudo se presume que las personas de color han hecho algo mal durante los encuentros con la policía.

«No hay nada peor que no ser creído y que su realidad sea completamente negada», dijo Bass. «Eso es más que hiriente, y no estoy seguro de que la gente entienda la profundidad del dolor que causa cuando la gente dice que los agentes de policía nos han matado sin razón, y otras personas dicen que eso simplemente no sucedió».

Una manifestante sostiene un cartel que dice «Latinx por Black Lives Matter», en Nueva York el 2 de junio.

Los defensores acérrimos de la aplicación de la ley rechazan la noción de racismo sistémico en la policía, incluido el secretario de Justicia de Estados Unidos, William Barr, quien ha dicho que reclamos tan amplios equivalen a «simplificación excesiva». Pero los nuevos datos sobre el uso de la fuerza por parte de los agentes continúan planteando serias dudas sobre la manera en que la policía trata a las personas negras.

En un estudio de junio de 2020, los investigadores de la Universidad de Texas A&M estudiaron 2 millones de llamadas al 911 desde dos ciudades estadounidenses importantes. Su estudio encontró que los agentes blancos eran mucho más propensos a usar la fuerza que los agentes no blancos, particularmente en los vecindarios minoritarios.

«Mientras que los oficiales blancos y negros disparan sus armas a un ritmo similar en los vecindarios blancos y mestizos, los oficiales blancos tienen cinco veces más probabilidades de disparar un arma en los vecindarios predominantemente negros», encontró el estudio.

Restaurar la confianza y combatir el crimen

Para los expertos en seguridad pública, la disminución de la confianza del público en la policía y el aumento de las tasas de delitos violentos en las ciudades estadounidenses van de la mano. Señalan que la seguridad pública sufre cuando los agentes reducen sus esfuerzos de aplicación.

«Creo que tenemos algunos oficiales de policía que pueden no ser tan proactivos como antes porque no quieren ser el tema del próximo video viral», dijo el exjefe de policía Ramsey. «Eso no significa que estén haciendo algo mal, pero el uso de la fuerza no es algo bonito de ver. Como resultado, los malos ven una oportunidad y la aprovechan, lo que significa más robos, violaciones y tiroteos».

Si bien Ramsey cree que los policías malos constituyen solo un pequeño porcentaje de las fuerzas del orden, dice que ya es hora de que los departamentos de policía comiencen a identificar y retirar de manera agresiva a los agentes que no deberían llevar la placa.

«Tenemos que hacer un mejor trabajo para eliminar a los agentes que no pertenecen y a las personas que no están psicológicamente aptas para la vigilancia», dijo.

Una mejor capacitación, acreditación y certificación de oficiales contra un estándar nacional son todas las formas en que Ramsey cree que las agencias policiales deben reformarse, incluido un enfoque básico en tratar a las personas con dignidad.

«Los oficiales deben comprender la importancia de tratar a las personas de manera respetuosa», dijo.

Wexler, del Foro de Investigación Ejecutiva de la Policía, dice que detener el aumento de los homicidios en algunas de las principales ciudades estadounidenses está indisolublemente vinculado con la confianza pública en la aplicación de la ley.

«Lo que sabemos de las investigaciones de homicidio es que cuanto mejor se tenga la relación con la comunidad, es más probable que obtenga su confianza para brindar apoyo cuando hay un homicidio», dijo, citando el papel vital que desempeñan las personas para ayudar a identificar a los sospechosos y su papel como testigos.

«Cuando tienes un buen apoyo de la comunidad, tienes mucha confianza», dice Wexler, «y resolver los homicidios será mejor».

Un resultado inmediato de la pérdida de confianza en la aplicación de la ley ha sido el creciente llamado entre algunos defensores de la reforma de la justicia penal para retirar fondos de los departamentos de policía y transferir recursos a otros tipos de servicios comunitarios.

En Minneapolis, los funcionarios locales votaron unánimemente en junio para comenzar el proceso de desmantelamiento del departamento de policía de la ciudad. Sin embargo, todavía hay escasos detalles sobre cómo se vería realmente una sustitución de las fuerzas de seguridad pública.

El presidente Trump ha citado el movimiento de «desfinanciamiento de la policía» en un intento de proyectar una agenda de campaña de ley y orden para 2020, incluso cuando su administración fue criticada luego de acusaciones de uso excesivo de la fuerza por parte de agentes federales en Washington y Portland.

Pero incluso algunos demócratas dicen que el tema tiene más matices que simplemente abolir las fuerzas de seguridad públicas.

«Nadie va a quitar los fondos a la policía», dijo Jim Clyburn, el líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, en una entrevista con Jake Tapper de CNN. «Podemos reestructurar las fuerzas policiales. Reestructurar, volver a imaginar la policía. Eso es lo que vamos a hacer».

Y aunque ciertos estados y jurisdicciones locales han tomado medidas a raíz de la muerte de George Floyd para reformar las tácticas policiales, como la prohibición de los estrangulamientos, algunos legisladores nacionales no están esperando reformas región por región.

La legislación introducida por Bass tiene disposiciones para reformar la inmunidad calificada para la policía, prohibiciones sobre el uso de perfiles raciales por parte de las fuerzas del orden y una prohibición de las órdenes de arresto en casos federales de drogas. El proyecto de ley prohíbe los sometimientos por el cuello a nivel federal y los clasifica como una violación de los derechos civiles, y establece un registro nacional de mala conducta policial mantenido por el Departamento de Justicia.

El proyecto de ley aprobado fue aprobado por la Cámara controlada por los demócratas en junio y Bass dijo que la Cámara está trabajando para que el Senado controlado por el Partido Republicano lo considere.

«Si el Senado quiere presentar otro proyecto de ley, podemos ir a una conferencia y negociar. Está bien, está en discusión», dijo. «Pero vamos a seguir presionando al Senado».

Aunque el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, no ha dado indicios de que el Senado acepte el proyecto de ley en el corto plazo, Bass dice que sigue siendo optimista sobre el futuro de la reforma policial.

«Tengo esperanzas por los cientos de miles de personas que han protestado pacíficamente y que continúan planteando el tema», dijo.

En última instancia, Bass cree que reformar las tácticas policiales será una victoria tanto para los agentes como para el público.

«Los agentes de policía necesitan ayuda, y con ayuda quiero decir que necesitan estándares nacionales», dijo.

Cuando se le preguntó si recomendaría convertirse en agente de policía a los jóvenes de su distrito, Bass dijo que absolutamente, pero con una salvedad importante.

«Lo primero que haría es preguntarles por qué quieren ser policías», dijo. «Hay algunas personas que quieren entrar en la aplicación de la ley porque quieren llamar la atención y no reconocen que se trata de comunidades».

«Pero suponiendo que no sea por razones abusivas, les animo a que lo hagan», dijo. «También los animaría a que se aferren a sus valores. No vayan a llevarse bien».

 

— Scottie Andrew, Chandelis Duster, Clare Foran, Harmeet Kaur y Chandler Thornton de CNN contribuyeron a este informe.