CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Nueva Zelandia aplaza las elecciones debido al covid-19

Por Susannah Cullinane, Samantha Beech

Auckland (CNN) — La primera ministra de Nueva Zelandia, Jacinda Ardern, informó que las elecciones parlamentarias se aplazarían cuatro semanas hasta el 17 de octubre después del resurgimiento del covid-19 en el país la semana pasada.

El anuncio, el martes de la semana pasada, de que se habían confirmado casos de coronavirus adquiridos localmente en la ciudad más grande de Nueva Zelandia, Auckland, llevó al gobierno a introducir estrictas medidas de confinamiento de nivel tres el 12 de agosto. Esto ocurría después de unos 100 días sin propagación comunitaria.

LEE: ¿Qué causó el nuevo brote de coronavirus en Nueva Zelandia?

El resto del país fue puesto en confinamiento de nivel dos, con ambos períodos de confinamiento extendidos hasta al menos el 26 de agosto a medida que se confirmaron más casos de coronavirus.

Las elecciones generales debían tener lugar el 19 de septiembre, el parlamento se levantaría el 6 de agosto y la campaña ya había comenzado antes de que se anunciaran los confinamientos.

Pero en una conferencia de prensa transmitida en vivo el lunes, Ardern dijo que estaba claro que «el resurgimiento de Covid en Auckland al comienzo del período formal de la campaña ha sido motivo de preocupación».

Ardern dijo que la Comisión Electoral de Nueva Zelandia le había confirmado que una elección segura y accesible sería posible en la nueva fecha.

«En última instancia, quiero asegurarme de que tengamos una elección bien organizada que brinde a todos los votantes la mejor oportunidad de recibir toda la información sobre los partidos y candidatos y brinde certeza para el futuro», dijo.

Ardern dijo que si bien la decisión de cambiar la fecha de las elecciones recaía únicamente en ella como primera ministra, consultó con otros líderes de partidos ya que «cambiar una fecha de elección especialmente tan tarde en un ciclo electoral es una decisión importante».

«Al final, lo que más importa es lo que está en el mejor interés de los votantes y nuestra democracia», dijo. «Cualquier decisión de revisar la fecha de las elecciones debe estar libre de intereses políticos partidistas tanto como sea posible».

Ardern dijo que la Comisión Electoral de Nueva Zelandia se había estado preparando para una variedad de circunstancias, como la celebración de elecciones en el nivel dos o tres de confinamiento, y que no tenía la intención de cambiar la fecha de las elecciones nuevamente.

«Incluso si no hubiera levantado el teléfono y no hubiera contactado a nadie, creo que este es el resultado al que habría llegado», dijo. «Covid es la nueva normalidad del mundo. Aquí en Nueva Zelandia, todos estamos trabajando tan duro como podemos para asegurarnos de que nuestra nueva normalidad interrumpa nuestras vidas lo menos posible».

El Parlamento de Nueva Zelanda ahora se volverá a reunir el martes y se disolverá el 6 de septiembre antes de las elecciones de octubre.

«La confirmación de la fecha brinda certeza al público sobre cuándo se llevarán a cabo las elecciones», dijo la directora electoral, Alicia Wright, en un comunicado. «Hemos estado considerando fechas alternativas para las elecciones y estamos seguros de que podemos revisar nuestros acuerdos existentes para el 17 de octubre».

La comisión dijo que siempre se había preparado para que las elecciones se llevaran a cabo como si estuvieran bajo restricciones de confinamiento de nivel de alerta 2, con medidas planificadas que incluían rastreo de contactos, provisión de desinfectante de manos y distanciamiento físico.

Lo que dice la oposición de Nueva Zelandia

La líder de la oposición y jefa del Partido Nacional, Judith Collins, había pedido previamente que las elecciones se pospusieran hasta noviembre.

En una declaración después del anuncio de Ardern dijo: «La opinión del Partido Nacional siempre fue que para tener una elección justa y democrática teníamos que lidiar con esta segunda ola de covid-19, para que los políticos de todos los partidos tuvieran una oportunidad razonable de presentar sus políticas y el público se sintiera cómodo al participar en la campaña sin poner en riesgo su salud».

El líder de Nueva Zelandia Primero, Winston Peters, quien es el viceprimer ministro en el gobierno de coalición de Ardern, también había pedido públicamente que se retrasaran las elecciones y emitió un comunicado dando la bienvenida a la medida.

«La celebración de elecciones durante un brote de covid conlleva el riesgo de una grave interferencia en nuestra democracia. Se esperaría que los votantes ejercieran sus derechos electorales con escasez de información y eso es inaceptable», dijo Peters.

Nueva Zelandia ya ha pasado cinco semanas bajo uno de los confinamientos más estrictos del mundo, que llevó al cierre de la mayoría de las empresas y escuelas desde el 25 de marzo y vio a la gente quedarse en casa.

Regresó al nivel uno el 9 de junio, con los controles fronterizos vigentes, pero la mayoría de los ciudadanos vivían la vida con normalidad, hasta la semana pasada.

Hasta el lunes por la tarde, hora local, Nueva Zelandia tenía 58 casos confirmados que se cree que están relacionados con el grupo comunitario más reciente y 20 casos activos adicionales relacionados con viajes al extranjero. Los residentes que regresan aún deben realizar una cuarentena obligatoria de 14 días a su llegada al país.

Al anunciar los números del lunes en una transmisión en vivo, el director general de Salud, Dr. Ashley Bloomfield, dijo que se estaban realizando niveles récord de pruebas, con casi 100.000 de las 597.956 pruebas de covid-19 de Nueva Zelandia completadas en la última semana.

«Si miramos el número de casos nuevos hoy, dado el alcance de las pruebas que se han realizado en los últimos días, creo que es alentador», dijo Bloomfield. «La sensación que tenemos es que estamos lidiando en este momento con un solo grupo de casos, un solo brote, y gracias a los esfuerzos de la comunidad para realizar esas pruebas estamos obteniendo … una idea completa de los contornos del brote».

Pero Bloomfield dijo que el origen del brote sigue siendo un misterio: «De alguna manera, el virus entró a través de la frontera, creo que estamos seguros de que no se estaba gestando o que fuera una especie de brasa de combustión lenta en la comunidad… lo que estamos tratando de responder es la pregunta de dónde y cómo ha cruzado la frontera».

Desde marzo, Nueva Zelandia ha reportado un total de 1.280 casos confirmados y 351 probables de coronavirus y 22 muertes.

Susannah Cullinane de CNN informó desde Auckland y Samantha Beech informó desde Atlanta.