CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
África

El presidente de Mali anuncia su dimisión en medio de presunto golpe de Estado

Por Melissa Bell, Zamira Rahim, Helen Regan

(CNN) — El presidente de Mali, Ibrahim Boubacar Keita, anunció su renuncia inmediata en la televisión estatal el martes por la noche, horas después de que, según informes, él y el primer ministro fueran arrestados por soldados amotinados en un presunto golpe de Estado.

Los eventos del martes provocaron la condena internacional y es probable que desestabilicen aún más a la nación de África Occidental, luego de meses de protestas masivas contra el gobierno y una creciente insurgencia de militantes islamistas.

Con una máscara quirúrgica azul debido a la pandemia de coronavirus, el presidente dijo en la emisora nacional ORTM que no tenía más remedio que hacerse a un lado para evitar el derramamiento de sangre y que la asamblea nacional y el gobierno del país ahora se disolverían.

«Durante siete años he tratado con gran alegría y felicidad de poner a este país de nuevo en pie», dijo Keita. «Si hoy algunas personas de las Fuerzas Armadas han decidido acabar con esto con su intervención, ¿tengo otra opción? Debo someterme porque no quiero que se derrame sangre».

El miércoles por la mañana, los líderes militares detrás del presunto golpe – un grupo que se identificó como el Comité Nacional para la Salvación del Pueblo (CNSP) – se dirigieron a la nación prometiendo una transición política, elecciones dentro de un «tiempo razonable» y un toque de queda nacional.

El coronel mayor Ismael Wague, vocero del CNSP, anunció que a partir del miércoles se cerrarían todas las fronteras aéreas y terrestres «hasta nuevo aviso» y que se impondría un toque de queda a nivel nacional de las 9 pm a las 5 am hora local.

«Se invita a la sociedad civil y los movimientos sociopolíticos a sumarse a nosotros para, juntos, crear las mejores condiciones para una transición política civil que conduzca a unas elecciones regionales creíbles para el ejercicio democrático, a través de una hoja de ruta que sentará las bases de un nuevo Mali», dijo Wague.

El líder militar enumeró múltiples quejas contra el liderazgo de Keita, incluidas acusaciones de corrupción y la falta de acuerdos con la insurgencia extremista.

Wague dijo que el CNSP «no está interesado en el poder, sino que estamos interesados en la estabilidad del país, que nos permitirá organizar elecciones generales dentro de un plazo razonable para permitir que Malí se dote de instituciones sólidas capaces de gestionar tan bien como sea posible nuestra vida diaria y restablecer la confianza entre gobiernos y gobernados».

Las tropas arrestaron al presidente y al primer ministro Boubou Cisse en un presunto golpe de estado el martes temprano, según el presidente de la Comisión de la Unión Africana.

Esto ocurrió luego de informes de un intento de motín esa mañana en un campamento militar a 15 kilómetros fuera de la capital, Bamako, confirmado a CNN por una fuente diplomática que había sido notificada por funcionarios locales. La fuente habló bajo condición de anonimato, ya que no estaba autorizada a hablar sobre el tema.

La fuente dijo que el intento de motín tuvo lugar en Kati, en el mismo campamento donde se lanzó un exitoso golpe militar en 2012.

Más temprano ese día, Cisse había publicado en Facebook una súplica a las tropas, en la que pedía a los militares que dejaran de lado su armas y se involucraran en un diálogo.

«El gobierno llama a la razón y al sentido patriótico y pide que cese el uso de las armas. No hay problemas que no se resuelvan con el diálogo», escribió el primer ministro, en un comunicado que parece haber sido publicado antes de su denunciada detención.

Moussa Faki Mahamat, de la Comisión de la Unión Africana, condenó la noticia de los arrestos, en un tuit publicado el martes.

«Condeno enérgicamente el arresto del presidente Ibrahim Boubacar Keita, el primer ministro y otros miembros del gobierno de Mali y pido su liberación inmediata», escribió Mahamat.

Añadió que pidió a «los amotinados que cesen todo uso de la violencia» y llamó a la comunidad internacional a oponerse a cualquier uso de la fuerza.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas celebrará el miércoles una reunión de emergencia para discutir la situación, dijeron a CNN dos fuentes diplomáticas de la ONU.

Las conversaciones de la ONU fueron solicitadas por Francia y Níger, según fuentes diplomáticas. Las fuentes hablaron bajo condición de anonimato, ya que no estaban autorizadas a discutir sobre el tema.

Disturbios en Bamako

Multitudes tomaron las calles en Bamako durante todo el martes, rodeando el monumento a la independencia en la capital. En imágenes de la ciudad, se podía ver a manifestantes en motocicletas vitoreando la noticia del presunto golpe, mientras que algunos partidarios de la oposición celebraban con banderas del país y trompetas.

En otros lugares, más de mil personas se reunieron frente a la casa del presidente, aunque los soldados les impidieron entrar. Sin embargo, los manifestantes entraron y saquearon la casa vacía del hijo de Keita, Karim, que se encuentra cerca. Karim Keita renunció en julio a su cargo como jefe del comité de defensa del parlamento en medio de un pico de violencia y peticiones a la renuncia de su padre.

Un edificio propiedad del Ministerio de Justicia de Malí también fue saqueado e incendiado.

El presidente Keita, de 75 años, ha enfrentado un creciente descontento público desde mayo, luego de que el máximo tribunal constitucional del país anulara los resultados de las disputadas elecciones parlamentarias, allanando el camino para que el partido de Keita ocupara la mayoría de los escaños vacantes.

Las disputas sobre las urnas también provocaron violencia postelectoral en varios distritos de la capital y otras localidades en marzo.

El descontento también ha sido impulsado por problemas económicos y los jóvenes están hartos del creciente desempleo. Mali tiene una población joven: alrededor de la mitad de los 19 millones de habitantes del país son menores de 18 años, según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Y el 42,7% del país vive en extrema pobreza, según el Banco Mundial.

Mali se enfrentó anteriormente a una gran rebelión en 2012, después de que un golpe de estado de oficiales del ejército de rango medio abrió una oportunidad para que los grupos yihadistas y rebeldes de la minoría étnica tuareg, marginada durante mucho tiempo, se apoderaran de una parte significativa del país.

Mali comparte fronteras con Argelia, Níger y Mauritania y los cuatro países han luchado con la creciente presencia de grupos islamistas en la región.

La Unión Europea condenó el martes el aparente «intento de golpe de Estado» en curso en Mali.

«La Unión Europea condena el intento de golpe de Estado en curso en Mali y rechaza cualquier cambio inconstitucional», dijo en un comunicado el Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

«Esto de ninguna manera puede ser una respuesta a la profunda crisis sociopolítica que ha golpeado a Mali durante varios meses», dijo.

Advertencias de seguridad

Las embajadas de Francia y Estados Unidos en Mali advirtieron el martes a los ciudadanos que se quedaran en casa en medio de la violencia.

«La embajada de Estados Unidos está al tanto de los disparos y los disturbios en el área de Kati, así como de las operaciones policiales / militares en curso en Bamako», dijo la embajada de Estados Unidos en un comunicado.

«Ha habido varios informes de disparos en toda la ciudad, así como informes de soldados que conducían en camiones y disparaban sus armas al aire. Hay informes continuos de manifestantes reunidos en el Monumento de L’Independance. Estados Unidos recomienda a todos los ciudadanos estadounidenses evite estas áreas, si es posible».

Y el Comando de EE.UU. para África dijo que estaba al tanto del presunto golpe. Estados Unidos tiene un número limitado de personal en Mali, que principalmente realiza actividades antiterroristas con socios locales e internacionales.

«Estamos al tanto de los eventos en Mali. Todos los miembros del servicio de Estados Unidos están contabilizados. Continuaremos monitoreando esta situación», dijo el martes el Comando de Estados Unidos para África en un comunicado.

Reportaje aportado por David McKenzie y Brent Swails en Johannesburgo, Caitlin Hu y Richard Roth en Nueva York, Eva Tapiero y Pierre Bairin en París, Lauren Kent en Winston-Salem y Tatiana Arias en Atlanta.