CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Infecciones por covid-19 entre estudiantes cambian los planes de algunas universidades de EE.UU.

Por Christina Maxouris, Eric Levenson

(CNN) — Universidades de todo Estados Unidos aprenden rápidamente que puede ser casi imposible crear un entorno libre de coronavirus en el campus.

Los jóvenes contribuyeron a impulsar un aumento nacional de nuevos casos de coronavirus durante el verano y ahora regresan a los campus universitarios de todo el país, sembrando nuevos brotes.

A pesar de los esfuerzos por mantener a raya al virus, los brotes se han relacionado con reuniones fuera del campus, hermandades, fraternidades y dormitorios, lo que deja a las escuelas una revaluación sobre cómo proceder con el semestre de otoño.

En la Appalachian State University, en Carolina del Norte, un grupo se asoció con el equipo de fútbol. La Universidad Estatal de Iowa informó que 175 estudiantes dieron positivo por el virus, aproximadamente el 2,2 % de los examinados, durante su instalación.

«Es extremadamente difícil considerar que estás en una burbuja cuando hay un nivel muy alto de comunidad a tu alrededor o cuando la gente viene de todo el país y se congrega en los campus universitarios», dijo la Dra. Leana Wen, la ex Comisionado de Salud de la Ciudad de Baltimore. «No se puede evitar el coronavirus».

En todo Estados Unidos, la propagación del virus sigue fuera de control. El promedio de 7 días de casos diarios de nuevos coronavirus en EE.UU. disminuyó el lunes a 49.000, la primera vez que ha estado por debajo de 50.000 desde el 6 de julio. En todo el mundo, ese promedio diario total es superado solo por India, que tiene cuatro veces la cantidad de personas.

Ajustado por población, Georgia, Texas y Florida han visto la mayoría de los casos por día en promedio. Los tres estados están dirigidos por gobernadores que presionaron para reabrir durante la primavera, vieron grandes oleadas de casos en el verano y actualmente presionan para reabrir las escuelas. Texas ha emitido un mandato que exige máscaras faciales, pero Georgia y Florida no lo han hecho.

El promedio de 7 días de nuevas muertes en EE.UU. ha sido de más de 1.000 por día durante los últimos 23 días. En Florida, las autoridades informaron el fallecimiento de más de 200 personas en un día el martes, al menos por décima vez en el último mes. Más de 5,4 millones de estadounidenses se han infectado desde el inicio de la pandemia y al menos 171.821 han muerto.

Si bien los estadounidenses de edad avanzada y las personas con afecciones subyacentes corren un mayor riesgo de sufrir una enfermedad grave, los funcionarios de salud han enfatizado que no solo esas poblaciones deben ser cautelosas.

Los casos de coronavirus en niños aumentaron constantemente de marzo a julio, dijeron los expertos a principios de este mes, y 1 de cada 3 niños que fueron hospitalizados fue ingresado en cuidados intensivos, al igual que los adultos.

Y las personas más jóvenes que pueden recuperarse del virus con síntomas mínimos y en muchos casos no requieren hospitalización, aún pueden tener «síntomas residuales durante semanas y, a veces, meses», dijo el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades infecciosas.

“Será mejor que tengamos cuidado cuando decimos ‘Los jóvenes que no terminan en el hospital están bien, déjenlos infectarse, está bien’. No, no está bien», afirmó Fauci durante una sesión informativa de la Sociedad Estadounidense de Microbiología el lunes.

Las universidades replantean en medio de los brotes

Aproximadamente una docena de universidades ya ha informado casos de coronavirus en el campus, y otras adoptan un enfoque más cuidadoso para la reapertura.

Todas las clases de pregrado en la Universidad de Notre Dame serán remotas durante las próximas dos semanas después de que 147 estudiantes dieron positivo por coronavirus, anunció el presidente esta semana.

UNC-Chapel Hill informó que 130 estudiantes habían dado positivo por coronavirus en la primera semana desde que comenzaron las clases. La universidad se mueve hacia el aprendizaje remoto para estudiantes a partir del miércoles, indicaron funcionarios escolares en una carta aproximadamente una semana después de que comenzaran las clases. La escuela dijo que todavía planea practicar deportes este otoño, a pesar de que ya no ofrece clases en persona.

La Universidad de Kentucky asegura que 160 personas dieron positivo desde que comenzaron las clases el 3 de agosto. Un número significativo de fiestas, que violaron el código estudiantil de la escuela, provocaron un aumento en los casos, según la directora de comunicación ejecutiva de la universidad, Sarah Geegan.

En Colorado College, los 155 estudiantes de un dormitorio se vieron obligados a ponerse en cuarentena después de que la universidad se enteró de un estudiante que dio positivo y no practicó las pautas adecuadas de distanciamiento social.

En la Universidad Drake, se pidió a 14 estudiantes que abandonaran el campus durante dos semanas después de violar un acuerdo firmado por los estudiantes que describía los protocolos de salud y seguridad para el año.

La Universidad Estatal de Carolina del Norte, la Universidad Estatal de Iowa, la Universidad Estatal de Oklahoma, la Universidad Comunitaria del Noreste de Mississippi, la Universidad de Western Kentucky y la Universidad de Carolina del Este también reportaron un número significativo de casos.

¿Abrir o no las escuelas? El ejemplo de 1918 1:18

Otras escuelas han visto la escritura en la pared y han ajustado sus planes.

Ithaca College, en Nueva York, que anteriormente retrasó su semestre presencial de otoño hasta octubre, anunció esta semana que cambiaría a la instrucción remota durante todo el semestre.

Las clases de la Universidad Estatal de Michigan comenzarán de forma remota para todos los estudiantes, anunció el presidente Samuel L. Stanley.

Autorización de emergencia de la FDA de plasma sanguíneo en espera

Una autorización de uso de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) para el plasma sanguíneo como tratamiento cotra el covid-19 está en espera, pero aún podría emitirse en un futuro cercano, le dijo a The New York Times el Dr. H. Clifford Lane, subdirector del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

La suspensión se produjo después de que un grupo de funcionarios de salud federales, incluido el director de los Institutos Nacionales de Salud, el Dr. Francis Collins, el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, el Dr. Anthony Fauci y Lane, intervinieron para argumentar que los datos emergentes sobre el tratamiento eran demasiado débiles, informó el Times el miércoles, citando a dos fuentes superiores de la administración.

«Los tres estamos bastante alineados con la importancia de datos sólidos a través de ensayos de control aleatorios, y que una pandemia no cambia eso», afirmó Lane al Times.

Mientras tanto, SalivaDirect, la prueba que recibió luz verde de la FDA la semana pasada, podría ser utilizada por laboratorios aprobados en las próximas semanas, dice Anne Wyllie, epidemióloga de la Escuela de Salud Pública de Yale, quien fue parte del equipo responsable del protocolo.

«De hecho, ha sido muy inspirador ver cuántos laboratorios ya se han comunicado con nosotros, cuántos están listos y dispuestos a comenzar con SalivaDirect», le dijo Wyllie a CNN.

Esta es una gran noticia para muchos estadounidenses que todavía tienen que esperar varios días para recibir sus resultados, un período de espera que algunos funcionarios de salud han calificado de contraproducente para los esfuerzos del país por controlar el virus.

EE.UU. autoriza prueba rápida para detectar covid-19 1:21

La prueba no requiere suministros especializados y puede entregar resultados en menos de tres horas. Los funcionarios han calificado la prueba como un «cambio de juego» y un experto también destacó su bajo costo esperado.

«Simplificamos la prueba para que solo cueste un par de dólares por los reactivos, y esperamos que los laboratorios solo cobren alrededor de US$ 10 por muestra», especificó Nathan Grubaugh, profesor asistente de epidemiología de Yale.

Amanda Watts, Naomi Thomas, Annie Grayer, Jamiel Lynch, Giovanna Van Leeuwen y Jennifer Henderson de CNN contribuyeron a este informe.