CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de salud

Adolescentes tienen relaciones sexuales sin protección, conducen ebrios y vapean, entre otros comportamientos de riesgo, dicen los CDC

Por Jen Christensen, Sandee LaMotte, Kristen Rogers, Katia Hetter

(CNN) — Los jóvenes corren riesgos bastante grandes, según varios estudios nuevos sobre el comportamiento juvenil publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés).

Los adolescentes solo usan condones aproximadamente la mitad de las veces cuando tienen relaciones sexuales, no siempre usan cinturones de seguridad cuando conducen, más de un tercio admite enviar mensajes de texto mientras conduce y un tercio dice vapear, según la encuesta anual de adolescentes de los CDC.

Cada dos años, los CDC recopilan datos de una muestra representativa a nivel nacional de estudiantes de escuelas secundarias públicas y privadas, que cursan desde noveno al doceavo grado en los 50 estados y el Distrito de Columbia.

Es parte del Sistema de Vigilancia de Conductas de Riesgo Juvenil, que comenzó a monitorear las conductas de salud de los jóvenes en 1990 en áreas como uso de tabaco, alcohol y drogas; dietas poco saludables y falta de ejercicio; actividades sexuales que conducen a embarazos no deseados e infecciones de transmisión sexual; y lesiones y violencia no intencionales.

Riesgos de embarazo a temprana edad

El embarazo adolescente, un problema en América Latina (video de 2019) 2:26

Más del 27% de los estudiantes de secundaria en todo el país dijo que había sido sexualmente activo en los últimos tres meses antes de que se hiciera la pregunta. La buena noticia: casi el 90% de los estudiantes sexualmente activos dijo que había usado un condón o un método anticonceptivo principal en su última relación sexual.

publicidad

Los condones fueron el anticonceptivo más popular, y poco más de la mitad (54%) de los adolescentes dijo  que había usado condón la última vez que tuvo relaciones sexuales.

Sin embargo, una quinta parte de los adolescentes informó que usaba solo el método de abstinencia, que es muy ineficaz, o que no usaba ningún anticonceptivo.

Evitar la prevención del embarazo fue más común entre los jóvenes negros no hispanos (23,2%), seguidos por los jóvenes hispanos (12,8%) en comparación con los estudiantes blancos no hispanos (6,8%).

Las tasas de natalidad entre las adolescentes en Estados Unidos siguen siendo mucho más altas que las tasas en países industrializados occidentales similares. Los CDC alentaron a los educadores a intensificar sus esfuerzos para mejorar el uso de condones y anticonceptivos entre los adolescentes.

Alto riesgo de enfermedades de transmisión sexual

Incidencia, síntomas y prevención en las enfermedades de transmisión sexual 1:44

En cuanto a protegerse contra las enfermedades de transmisión sexual (ETS), solo el 9% de los estudiantes sexualmente activos había usado condón con un método anticonceptivo más efectivo, que es lo que recomiendan los expertos.

«Sólo aproximadamente la mitad de los estudiantes sexualmente activos informó haber usado condones en la última relación sexual, lo cual es preocupante dado el alto riesgo de enfermedades de transmisión sexual entre esta población», dijo el informe.

Los adolescentes y los adultos jóvenes representan más del 50% de los nuevos diagnósticos de infecciones de transmisión sexual, a pesar de ser solo alrededor del 25% de la población sexualmente activa, dijo la pediatra Dra. Laura Grubb, autora de las nuevas pautas de la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP por sus siglas en inglés), publicadas el mes pasado, sobre la protección de barrera para adolescentes durante el sexo.

También representan uno de cada cinco de todos los nuevos diagnósticos de VIH (virus de inmunodeficiencia humana) en Estados Unidos, según los CDC.

Los condones y otras formas de barrera de protección pueden abordar ambos problemas. (Sin embargo, los CDC dicen que los condones «naturales» o «de piel de cordero», aunque protegen contra el embarazo, pueden no brindar protección contra el VIH o una infección de transmisión sexual).

La AAP apoya la «provisión de métodos de barrera gratuitos o de bajo costo dentro de comunidades, incluido el suministro de métodos de barrera dentro de las clínicas», dice la política.

«No tiene por qué ser una posición controvertida», dijo Grubb. «No hay evidencia de que proporcionar anticonceptivos a los adolescentes los haga más activos sexualmente o promueva comportamientos riesgosos.

«De hecho, la educación sexual integral, basada en la evidencia, da como resultado que los adolescentes retrasen el comportamiento sexual, usen anticonceptivos en la primera relación sexual y tengan menos parejas sexuales en una edad temprana», agregó.

El riesgo de vapear es alto

¿Aumenta el vapeo el riesgo de coronavirus? 0:59

Casi un tercio de los estudiantes (32,7%) encuestados dijo que vapearon en 2019, a pesar de los esfuerzos educativos para lograr que los menores dejen de fumar o que no comiencen a usar cigarrillos electrónicos. Ese es un gran aumento desde el 13,2%, registrado en 2017, dijo Harold Wimmer, presidente y director ejecutivo de la Asociación Estadounidense del Pulmón (ALA, por sus siglas en inglés).

Solo el 6% de los adolescentes informó que fumaba cigarrillos de tabaco; casi el 6% dijo que fumaba puros. Solo alrededor del 4% dijo que usaba tabaco sin humo.

A pesar de la reducción en el consumo de tabaco reportado, el «aumento dramático en el vapeo juvenil llevó a casi duplicar el uso general de productos de tabaco entre los estudiantes de secundaria del 19,5%, en 2017, al 36,5%, en 2019», dijo Wimmer en un comunicado.

Sin embargo, una investigación reciente encontró que casi la mitad de los adolescentes dijo que pensaba seriamente en dejar de fumar, mientras que casi el 25% dijo que intentó dejar de fumar, pero fracasó, según una nueva investigación.

Puede ser más difícil para los adolescentes dejar el hábito porque su cerebro en desarrollo es más susceptible que el de los adultos maduros.

«La parte del cerebro que toma decisiones racionales pierde frente a las partes más instintivas y las personas se encuentran consumiendo nicotina incluso cuando realmente quieren dejar de fumar», dijo la Dra. Sharon Levy, directora del Programa de Adicciones y Uso de Sustancias para Adolescentes del Children’s Hospital de Boston y profesora asociada de Pediatría en la Escuela de Medicina de Harvard, en una entrevista anterior con CNN.

Es por eso que los adolescentes tienen un alto riesgo de adicción a la nicotina y de cambiar a los cigarrillos. Y eso es aún más preocupante ahora, ya que las personas que son adictas a la nicotina tienen un mayor riesgo de complicaciones por covid-19.

Para Wimmer, la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) tiene una oportunidad única de revertir este aumento en el uso de los jóvenes, al denegar el permiso de cualquier producto de tabaco aromatizado para permanecer en el mercado cuando revise las solicitudes debidas a la agencia, el 9 de septiembre.

«Mientras tanto, nuestros estados y comunidades deben actuar para llenar el vacío dejado por la falta de acción de la FDA al aprobar leyes estatales y locales para prohibir la venta de todos los productos de tabaco aromatizados», agregó.

Abuso de sustancias

Casi el 30% de los estudiantes encuestados el año pasado dijo que actualmente bebía alcohol, mientras que el 3,7% admitió haber bebido en exceso, definido como cinco o más tragos por ocasión para un hombre o cuatro o más tragos para una mujer.

Casi el 22% de los adolescentes dijo que actualmente consumía marihuana y poco más del 7% dijo que en la actualidad abusa de los opioides recetados.

Uno de cada siete estudiantes de secundaria dijo que había abusado de un opioide recetado al menos una vez en su vida.

«El uso de otras sustancias, particularmente el uso actual de alcohol y marihuana, era común entre los estudiantes que actualmente abusan de los opioides recetados», dijo el informe.

Peligros al conducir

Los jóvenes también corrían grandes riesgos en las carreteras. Durante 2019, el 43% de los estudiantes de secundaria del país dijo que no siempre usaba el cinturón de seguridad cuando viajaba en el automóvil cuando alguien más conducía.

A pesar de que la edad legal para el consumo de alcohol es de 21 años, beber y conducir es una preocupación para los adolescentes de este grupo de edad. Casi el 17% había viajado en un automóvil con un conductor que había estado bebiendo, en los 30 días previos a la encuesta. Del 60% que condujo el mes pasado, el 5,4% tomó una copa antes de ponerse al volante.

Conducir distraído sigue siendo un problema para los adolescentes. Casi el 40% admitió haber enviado correos electrónicos o mensajes de texto mientras conducía, en los 30 días previos a la encuesta. De hecho, los accidentes automovilísticos en 2018 fueron la principal causa de muerte entre los adolescentes.

Suicidio y violencia

Un suplemento del informe de los CDC analizó el comportamiento de riesgo de suicidio entre los adolescentes y encontró que los adolescentes lesbianas, gays y bisexuales continúan experimentando más violencia que sus pares heterosexuales; también continúan teniendo un mayor riesgo de suicidio.

Aproximadamente el 23% de ellos dijeron que había intentado suicidarse en comparación con el 5% de los estudiantes heterosexuales. El acoso también fue un problema: un tercio de los niños LGBTQ informó haber sido acosado, en comparación con el 17% de los estudiantes heterosexuales.

Los niños informaron un número significativamente mayor de informes de amenazas o heridas con un arma en la escuela. Casi el 12% dijo que en 2015 había sido amenazado; en 2019 fue casi del 16%. Las tasas de violencia se han mantenido prácticamente iguales durante los años 2015 a 2019, con la excepción de la violencia en el noviazgo, que disminuyó durante ese período.

— Para obtener ayuda, llama a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio en Estados Unidos al 1-800-273-TALK (8255). También hay una línea de texto de crisis. Para asistencia en caso de crisis en español, llame al 1-888-628-9454.

— Para asistencia en casos de depresión y suicidio en países de América Latina y España consulta las líneas de ayuda aquí.