CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Estas variables afectan si vives, mueres o recibes ayuda durante la pandemia

Por Harmeet Kaur

(CNN) — A medida que EE.UU. continúa lidiando con la doble crisis del coronavirus y el racismo, dos cosas se han vuelto claras: las personas de color son las más afectadas por el virus y las desigualdades sistémicas son en gran parte las culpables.

Ocho meses después de la pandemia, los datos de raza y etnia en el covid-19 ahora muestran una imagen más completa que antes. Los números son sombríos, lo que confirma lo que los expertos y las comunidades minoritarias sospechan desde hace mucho tiempo.

Las personas negras, latinas y nativas americanas tienen casi tres veces más probabilidades de infectarse con covid-19 que sus contrapartes blancas. Esos tres grupos tienen cinco veces más probabilidades de ser hospitalizados. Y las personas de color en todos los ámbitos tienen más probabilidades de morir a causa del virus.

Las estadísticas no son una coincidencia: los funcionarios de salud pública saben desde hace mucho tiempo que el racismo sistémico es un problema de salud pública. Pero la pandemia de coronavirus, contrastada con un ajuste de cuentas nacional sobre la raza desde el asesinato de George Floyd, ha amplificado el problema.

«Lo que hace el covid-19 es en realidad arrojar luz sobre un problema que ya existía», dijo la Dra. Lisa Cooper, directora del Centro Johns Hopkins para la Equidad en la Salud.

La raza afecta quién puede huir de un punto de acceso viral a un segundo hogar y quién comparte techo con miembros de la familia a lo largo de generaciones. Afecta a quién puede trabajar a distancia y quién tiene que salir de casa para mantener la sociedad a flote. Afecta a quién tiene fácil acceso a las pruebas y quién pospone el tratamiento porque están preocupados por los costos.

En otras palabras, a medida que EE.UU. se acerca a los seis millones de casos confirmados de coronavirus, la raza juega un papel importante en quién vive, quién muere y quién recibe ayuda.

LEE: En los condados más impactados por el covid-19, los latinos y negros se vieron particularmente afectados, informan los CDC

La raza afecta el lugar donde vives

El consejo de los expertos en salud ha sido constante: mantener la distancia física con los demás para evitar contraer el virus.

Pero para muchos grupos marginados, es más fácil decirlo que hacerlo.

Los latinos, los indios americanos y los nativos de Alaska tienen 2,8 veces más probabilidades de estar infectados con covid-19 que los blancos, según datos recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Las personas negras tienen 2,6 veces más probabilidades de infectarse.

Las tasas de infección más altas entre los afroamericanos y los latinos pueden explicarse, al menos en parte, por las condiciones de la vivienda, según un informe publicado la semana pasada por National Urban League. Esas condiciones son un legado de prácticas discriminatorias como la exclusión financiera y la segregación que se remontan a décadas.

Es más probable que las personas negras y latinas vivan en ciudades y vecindarios densamente pobladas que las exponen a más personas. También es más probable que vivan en hogares estrechos y multigeneracionales que crean el potencial para que las personas más jóvenes expongan a sus parientes mayores.

Estas variables afectan si vives, mueres o recibes ayuda durante la pandemia

Médicos transportan a un hombre con probablemente síntomas de covid-19 en Austin, Texas. Los negros siguen están afectados de forma desproporcional por la pandemia.

«Estamos hablando de viviendas que probablemente sean más antiguas y de peor calidad», dijo Cooper a CNN. «Son habitaciones más pequeñas en casas que no tienen varios baños».

Ella citó a una paciente de covid-19 con la que habló y que trabajaba en la limpieza de un hotel. La familia de la paciente compartía una casa con un baño y todos los miembros de su familia terminaron infectados. El esposo de la mujer murió a causa del virus, dijo Cooper.

Algunos inmigrantes latinos, particularmente los trabajadores agrícolas, viven en viviendas hacinadas con otros trabajadores «esenciales» con los que no son parientes, dijo Randy Capps, director de investigación de programas estadounidenses en el Migration Policy Institute.

«En tiempos normales, es una estrategia de supervivencia, una forma de poder sobrevivir y hacerlo bastante bien con ingresos limitados», dijo Capps. «Pero en este entorno, puede ser problemático».

Esos problemas se han hecho evidentes durante los últimos meses en el Valle Central de California, el corazón de la industria agrícola del estado.

La región es ahora un punto álgido de coronavirus, y los trabajadores agrícolas esenciales, los latinos y los que viven en viviendas compartidas, grupos que a menudo se superponen entre sí, están siendo infectados de manera desproporcionada, dijo el gobernador Gavin Newsom el mes pasado.

Los hogares multigeneracionales también son una realidad frecuente para los indios americanos y los nativos de Alaska, dijo Stacy Bohlen, directora ejecutiva de la Junta Nacional de Salud para Indígenas y miembro de Sault Ste. Marie de los indígenas Chippewa.

«Uno se da cuenta de viviendas muy malas para nuestra gente», dijo. «Y, sin embargo, consideramos a la familia como una prioridad principal por la forma en que nos acercamos al mundo».

Eso significa que podría haber varias generaciones viviendo en una casa diseñada para cuatro personas, dijo Bohlen. Agrega a eso la falta de agua corriente, alcantarillado y saneamiento en algunas tierras tribales, e incluso cumplir con las pautas básicas sobre el lavado de manos puede ser un desafío.

Dadas esas condiciones, además de siglos de falta de fondos y negligencia a pesar de los tratados con el gobierno de Estados Unidos, la situación actual en el país indígena era inevitable, dijo Bohlen.

«Si miras la historia y miras dónde nos encontramos, no había otra forma para que se desarrollara», dijo.

Afecta si puedes trabajar desde casa

Otro consejo de seguridad comúnmente citado sobre el coronavirus: quédate en casa.

Pero la capacidad de trabajar de forma remota «difiere enormemente según la raza y el origen étnico», han señalado expertos del Economic Policy Institute.

Los trabajadores negros e hispanos en Estados Unidos tienen «muchas menos probabilidades» de poder trabajar desde casa, escribieron las economistas Heidi Shierholz y Elise Gould en una publicación en marzo.

Aproximadamente el 20% de los trabajadores negros podrían hacer su trabajo de forma remota, mientras que aproximadamente el 16% de los trabajadores hispanos o latinos podrían hacerlo, según datos de la Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU. Por el contrario, alrededor del 30% de los trabajadores blancos y el 37% de los trabajadores asiáticos podrían trabajar desde casa.

Esas discrepancias tienen que ver con «la segregación ocupacional por raza y etnia», dijo Shierholz a CNN en ese momento.

Estas variables afectan si vives, mueres o recibes ayuda durante la pandemia

Trabajadores agrícolas en la cosecha de lechuga entre plásticos de división para el distanciamiento social en abril, en Greenfield, California.

Los hispanos y latinos están sobrerrepresentados en industrias como la construcción, la agricultura y la hostelería, trabajos que no se pueden hacer desde casa. Los negros también están sobrerrepresentados entre los trabajadores con salarios bajos, la mayoría de los cuales no pueden teletrabajar.

Eso significa que es más probable que estén expuestos al virus mientras están en el trabajo, si es que todavía lo tienen.

Las personas negras y latinas también son más propensas a depender del transporte público y pueden necesitar hacer viajes más frecuentes a la tienda porque no pueden permitirse abastecerse, dijo Cooper.

LEE: La crisis económica por coronavirus se ensaña con los latinos

Afecta tu riesgo de enfermedad grave

Incluso antes de infectarse, muchas personas de color enfrentan mayores riesgos.

Las personas que tienen problemas de salud subyacentes, que incluyen enfermedades pulmonares crónicas, asma y problemas cardíacos, se encuentran entre las más vulnerables a las enfermedades graves de covid-19. Y debido a factores como el menor acceso a alimentos saludables y espacios al aire libre, las poblaciones minoritarias experimentan tasas más altas de enfermedades crónicas.

«Es como un doble riesgo en este momento», dijo Cooper.

Las personas negras son más propensas que las blancas a experimentar presión arterial alta, diabetes y derrames cerebrales; de hecho, es más probable que mueran a edades tempranas por todas las causas. Los nativos americanos tienen las tasas más altas de diabetes de la nación. Y los habitantes de las islas del Pacífico, que han experimentado uno de los picos más pronunciados en las tasas de letalidad en las últimas semanas, tienen tasas más altas de tabaquismo, consumo de alcohol y obesidad en comparación con otros grupos raciales.

Esas disparidades también aparecen en las tasas de hospitalización por covid-19.

La tasa de hospitalización de los nativos americanos es 5,3 veces superior a la de los estadounidenses blancos, según datos recientes de los CDC. Los afroamericanos tienen 4,7 veces más probabilidades de ser hospitalizados, mientras que los hispanos o latinos tienen 4,6 veces más probabilidades.

Kamala Harris: No hay vacuna para el racismo 3:17

Afecta tu acceso a la atención médica

Cuando las personas de color se infectan, no siempre reciben el tratamiento que necesitan.

Los afroamericanos y latinos tienen más probabilidades que los blancos de carecer de seguro médico y tienden a posponer la búsqueda de atención, según el informe de la National Urban League. Entonces, para el momento que ven a un proveedor de atención médica, están más enfermos.

Mientras tanto, los negros tienen un legado de desconfianza hacia las instituciones médicas, dijo Cooper. Eso se debe en parte a un sesgo inconsciente que los médicos pueden mostrar al tratar a los pacientes negros, como minimizar sus quejas o derivarlos para atención avanzada con menos frecuencia. También tiene que ver con una historia de explotación, como el infame estudio de la sífilis de Tuskegee, en el que los investigadores engañaron a los hombres negros con sífilis haciéndoles creer que estaban recibiendo tratamiento cuando no lo estaban.

Esa desconfianza puede hacer que los negros sean más susceptibles a la desinformación.

«Con eso, no es sorprendente que las personas no crean lo que escuchan de los expertos, o tengan miedo de ser perjudicadas de alguna manera», dijo Cooper.

Los nativos americanos en tierras tribales se encuentran en una situación única cuando se trata de atención médica. En tratados con el gobierno federal, las naciones tribales cedieron sus tierras y prometieron la paz a cambio de atención médica y otros beneficios, según la Junta Nacional de Salud Indígena. Pero el gobierno federal no ha cumplido con sus obligaciones, dijo Bohlen.

El Servicio de Salud para Indígenas, que es responsable de brindar servicios a los indígenas americanos y nativos de Alaska, generalmente no cuenta con fondos suficientes entre el 50% y el 60% de las necesidades, según el Consejo Nacional de Salud Urbana para Indígenas. Como resultado, la agencia generalmente se queda sin dinero a mediados del año fiscal.

«Eso tiene una financiación tan insuficiente que el chiste en el país indígena solía ser: ‘No te enfermes después del 1 de junio'», dijo Bohlen. «Debido a que las asignaciones comienzan el 1 de octubre y el 1 de junio, todo ese dinero para atención especializada se ha agotado».

Otra barrera que enfrentan los nativos americanos, la falta de acceso a banda ancha, afecta su capacidad para recibir información de salud pública actualizada y participar en llamadas de telemedicina.

MIRA: Lo que revelan cifras de Medicare y Medicaid sobre la afectación desigual por coronavirus entre pobres y minorías

Cómo avanzamos

Las barreras sistémicas que contribuyen a las disparidades raciales en torno al covid-19 están profundamente arraigadas y no se pueden revertir fácilmente. Se derivan de las desigualdades de larga data en la vivienda, la educación, el empleo y otros sectores.

«Hay solo capas y capas de problemas que han llevado a una extrema desventaja social en esas comunidades», dijo Cooper.

Aún así, las organizaciones que abogan por los negros, latinos y nativos americanos han estado trabajando durante la pandemia para asegurarse de que sus comunidades reciban el apoyo que necesitan.

Estas variables afectan si vives, mueres o recibes ayuda durante la pandemia

Trabajadores médicos en una manifestación organizada por el grupo Batas Blancas para Vidas Negras el 6 de junio en Nueva York.

La NAACP recomienda que los legisladores aumenten los fondos para los centros de salud calificados a nivel federal, que son proveedores comunitarios que suelen atender a los vecindarios negros y pardos.

UnidosUS se encuentra entre los grupos que piden el fin de la «regla de carga pública» del presidente Donald Trump, que según los expertos hace que los inmigrantes latinos se muestren reacios a buscar atención médica.

La Junta Nacional de Salud Indígena está exigiendo inversiones de miles de millones de dólares del gobierno federal para infraestructura de agua y saneamiento e instalaciones del Servicio de Salud Indígena en comunidades tribales, entre otras prioridades.

Estos problemas son grandes y exigen grandes soluciones, dicen los defensores. Desentrañarlos requerirá quitar capas y comprometerse a abordarlos, pieza por pieza.

Catherine Shoichet de CNN contribuyó a este informe.