CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cine

OPINIÓN | Por qué este cinéfilo no volverá a un cine si no hay vacuna contra el covid-19

Por Gene Seymour

Nota del editor: Gene Seymour es un crítico cultural que escribe con frecuencia para CNN Opinión.

(CNN) — Lo admito. Extraño ir al cine en lugar de ver películas en casa. Cuando la pandemia cerró los cines y los multicines, pensé: vaya cosa. Las pantallas son pantallas. Las películas son películas. Estaré bien.

Y he estado más que bien: ¿Cuál es el problema de pasar por algunas repeticiones más en mi vida de, digamos, «Chinatown», «Beat the Devil», «Repo Man» o «The Godfather: Part II»?

O, para el caso, descargar películas de estreno como «Da 5 Bloods», «First Cow», «Emma», «Shirley», «Crip Camp» y tantas otras series de televisión dignas de premios como «I Know This Much Is True», «Unorthodox» y el hasta ahora notable «Lovecraft Country».

Como digo: eso está más que bien.

publicidad

Ahora se habla de reabrir cines por un tema de negocios. No sé nada de esto. Pero solo la implicación de esta perspectiva está moviendo algo profundo dentro de mí; es una especie de romance singular que poco tiene que ver con las citas para cenar y ver una película.

A esto me refiero: en 1989, el escritor neoyorquino Phillip Lopate publicó un ensayo que remontaba casi 30 años atrás a lo que recordaba como una «época heroica de ir al cine».

Fue la bisagra de la década de 1960 cuando películas históricas de directores extranjeros como Jean-Luc Godard, Federico Fellini, François Truffaut, Akira Kurosawa, Michelangelo Antonioni, Ingmar Bergman y otros llegaban frescas a la puerta de Estados Unidos para encender la imaginación de los jóvenes amantes del cine, con posibilidades audaces y conmovedoras para la forma del arte.

Al mismo tiempo, los mismos cinéfilos experimentaron un entusiasmo similar al redescubrir las glorias ocultas de las películas antiguas de Hollywood realizadas por una miríada de directores como Preston Sturges, Howard Hawks, John Ford, William Wellman y Alfred Hitchcock.

Le daba lo mismo a Lopate, en ese momento un estudiante de secundaria de Brooklyn y un cinéfilo en ciernes, que se embarcó en una búsqueda decidida y casi quijotesca de películas oscuras, infravaloradas o desafiantes en pequeños teatros y casas de repertorio por todo Manhattan.

«Si la película había sido gloriosa o aburrida apenas importaba, siempre y cuando pudiera tacharla de mi lista. El desarrollo de un gusto de cualquier tipo requiere caminar a través de lo sobrevalorado, así como descubrir lo sublime. Si la película hubiera sido genuinamente genial, salía del lugar de proyección inspirado y agradablemente consciente de mi aislamiento y deambulaba por las calles por un tiempo antes de tomar el metro a casa.

«Llegué a amar la forma en que las calles grises de la ciudad se veían después de una película, el rubor cinematográfico que parecían usar. Cuando la película había sido una decepción, bueno, fue un placer volver al mundo real, con su variedad y composiciones asombrosas».

Está muy lejos de 1959 y, para el caso, de 1989, cuando Lopate escribió ese ensayo, y 1999, que recuerdo como uno de los mejores años para ir a grandes salas oscuras con grandes pantallas blancas. «The Matrix» salió ese año y también lo hicieron «All About My Mother», «The Iron Giant», «Being John Malkovich», «Magnolia», «The Sixth Sense»,»Fight Club», «Toy Story 2», «Election», «The Insider», «Office Space», «Galaxy Quest», «Three Kings». Incluso aparecieron las que no me gustaron tanto como “Eyes Wide Shut», «American Beauty» o «Star Wars: Episode I – The Phantom Menace». ¿Entiendes la idea? Muy buen año, ¿no?

El tipo de romanticismo de Lopate y la mayoría de las salas de cine íntimas que lo nutrieron ahora parecen tan fuera del alcance de las mentes contemporáneas, como los teléfonos rotatorios y las antenas de televisión con orejas de conejo.

Pero sigo siendo el tipo de tonto para el cine que en las horas extrañas del día le gusta salir corriendo solo a cuartos oscuros que huelen a palomitas de maíz con mantequilla solo para ver películas que no reciben el tipo de publicidad ruidosa como una extravagancia de superhéroe.

Pero tampoco soy el único. Hay varios de nosotros que anhelamos gemas de bajo presupuesto que nos siguen a casa para darnos algo nuevo con lo que soñar. No nos importa si la película habla o, dependiendo del estado de ánimo en el que estemos, tiene mucho sentido.

«El hecho es que soy bastante feliz en una película, incluso en una mala película», dijo Binx Bolling, el corredor de bolsa de Nueva Orleans y personaje principal de la novela de Walker Percy de 1961, «The Moviegoer».

«Otras personas, según he leído, atesoran momentos memorables de sus vidas… Lo que recuerdo es la vez que John Wayne mató a tres hombres mientras caía a la calle polvorienta en Stagecoach y la vez que el gatito encontró a Orson Welles en la puerta del tercer hombre».

¿Entiendes? Lo que pasa con los cinéfilos como Binx, y como yo, es que el distanciamiento social en una sala de cine no es un problema: es el punto.

Entonces, uno pensaría que los amantes del cine como yo estarían encantados con la perspectiva de que las salas de cine reabrieran después de meses de inactividad relacionada con covid-19.

Bueno…

Pensemos en esto.

Uno escucha que la disposición de los asientos, incluso en los multicines, mantendrá a los espectadores más separados unos de otros. Áreas protegidas, movimientos estrictamente controlados… Todo suena… familiar.

Incluso antes de la pandemia, era difícil encontrar un complejo multipantalla en la ciudad de Nueva York y en otros lugares que no requiriera que reservara su asiento, o asientos, en caso de que trajera citas, cónyuges, hijos, amigos y otros. Al principio fue una molestia, pero si el público quería ver «Black Panther» o «Star Wars: Episode VIII – The Last Jedi», era un ajuste que estaban dispuestos a hacer.

Y yo también tenía muchas ganas de verlos. Tan desesperadamente romántico sobre el cine arcano y antiguo como yo. Sé que la vida no son todos los avivamientos de Godard y los documentales independientes. Pero al igual que con todos los demás en estos días, puedo obtenerlos más fácilmente en las redes de streaming que en un cine. Puedo hacer mis propias palomitas de maíz y encontrar mi propio asiento sin tropezar.

Tan silencioso como se mantiene, los cines estaban en problemas antes de que covid-19 los cerrara. Cuando yo era crítico de películas a tiempo completo en la primera década de este siglo, mis compañeros y yo notábamos que otro exhibidor de películas había quebrado, y no solo una de esas casas de repertorio mencionadas anteriormente, sino un complejo de teatros comerciales que en otro tiempo fue próspero.

La semana pasada llegó la noticia del cierre permanente de The Landmark en la calle 57 West en Manhattan, un complejo cinematográfico de ocho salas con asientos de lujo que ofrecía productos de «prestigio» como «Roma» y «Marriage Story» de Netflix para la clientela del Upper West Side.

Dos años antes, Lincoln Plaza Cinemas, que también ofrecía comida diversa y aclamada por la crítica a los amantes del cine a unas pocas cuadras al norte, cerró sus puertas para siempre.

Casi le sucedió lo mismo al amado Paris Theatre cerca del Plaza Hotel en la calle 58 cerca de la Quinta Avenida antes de que fuera guardado y comprado por Netflix, que hasta ahora ha demostrado ser igual de romántico sobre la antigua experiencia de descubrimiento del cine como cinéfilos como yo.

Pero el Paris Theatre ha estado cerrado desde marzo como otros complejos teatrales más grandes. ¿Iré si se abre de nuevo? Tal vez, aunque solo sea por la curiosidad sobre cómo funcionará una experiencia de cine en la era covid-19.

Sin embargo…

Digámoslo de esta manera: pocos estadounidenses vivos son más fanáticos de las películas que Spike Lee. Y él dice que si no hay una vacuna o cura para el coronavirus no irá al cine. Cualquier cine. En cualquier sitio. En absoluto.

Creo que estoy con él porque, fundamentalmente como cinéfilo, él está conmigo. Y uno tiene que preguntarse después de todo esto, cuando o como lo haga, si las películas necesitan la experiencia cinematográfica para sobrevivir y prosperar como forma de arte.

Por un lado, odio renunciar a lo que alguna vez fue una hermosa vida de ensueño. Una a la otra, hay muchas formas de soñar con ir al cine y muchas formas de amar a Fellini. O «Wonder Woman 1984».