CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Voto Latino

Éxitos y fallas de la tercera noche de la Convención Nacional Republicana

Por análisis de Chris Cillizza

(CNN) — La Convención Nacional Republicana continuó el miércoles por la noche, con el vicepresidente, Mike Pence, y su esposa, Karen Pence, en el centro del escenario.

Abajo, los que considero los aciertos y errores de la noche que terminó.

Éxitos

* Madison Cawthorn: El candidato republicano en el distrito 11 de Carolina del Norte venció al candidato respaldado por el presidente Donald Trump en las primarias republicanas a principios de este verano. Pero desde entonces ha sido acogido por Trump y todos los demás líderes republicanos, promocionado como una futura estrella del partido. Y Cawthorn, quien está en silla de ruedas después de un accidente automovilístico a los 18 años, cumplió con ello en su discurso del miércoles por la noche. Evitando el tipo de frases ingeniosas y ataques sarcásticos favorecidos por personas como el representante de la Florida Matt Gaetz, en cambio instó a lo más raro de la política actual: escuchar más y hablar menos. «A los liberales les digo, tengamos una conversación», dijo Cawthorn. «Para los conservadores, definamos lo que apoyamos y ganemos la discusión en áreas como el cuidado de la salud y el medio ambiente». (El discurso de Cawthorn no fue perfecto; señaló erróneamente que James Madison había firmado la Declaración de Independencia). Pero cuando Cawthorn se puso de pie, con la ayuda de un andador, para terminar su discurso fue conmovedor excepto solo para los más cínicos y partidistas.

* Mike Pence: Si el objetivo del discurso del vicepresidente el miércoles por la noche fue asegurarse de que Trump y los partidarios más fervientes del presidente lo vean como un compinche confiable y leal y un heredero sensato del legado de Trump, entonces, para tomar prestada una frase de otro presidente republicano, misión cumplida. Todo el discurso de Pence estuvo dedicado a la idea de que no importa lo que pienses de lo que Trump diga (y tuitee), no hay duda de que ha hecho lo que dijo que haría. Si bien eso es muy debatible, particularmente cuando se trata de lidiar con el coronavirus (mucho más sobre eso a continuación), no hay duda de que el discurso que dio Pence lo ayudó a los ojos de la coalición de Trump dentro del Partido Republicano. (Ese es el grupo del que Pence dependerá en gran medida como su propia base cuando, bueno, si se postula a la presidencia en 2024). Al igual que la voluntad de Pence de criticar a Joe Biden como alguien que carece del optimismo requerido para ser presidente, que apoya el socialismo y está en deuda con la «izquierda radical». El discurso de Pence fue convencional en todos los aspectos de la palabra. Fue MUY largo. Y «Hacer a Estados Unidos grande de nuevo. De nuevo» («Make America Great Again. Again») es un eslogan muy extraño con el que terminar un discurso de la convención. Pero para Pence y lo que quiere hacer a continuación, probablemente fue efectivo.

Mike Pence arremete contra Joe Biden en la CNR 5:27

* Karen Pence: La segunda dama dio un discurso muy a lo seguro. Se mantuvo alejada de cualquier tipo de ataque a los demócratas o, en realidad, de muchos elogios a Trump. Fue efectivamente un discurso apolítico sobre sus experiencias con los veteranos militares. Pero en la medida en que esta convención ha sido sobre ira, falsedad y muchos gritos –te estoy mirando, Kimberly Guilfoyle– Karen Pence fue un cambio de ritmo importante y bienvenido.

Karen Pence pide a las mujeres votar por Trump 6:05

* ¡Banderas, banderas, banderas!: Había banderas estadounidenses en el escenario del auditorio Andrew W. Mellon en Washington, donde se dieron la mayoría de los discursos. (Al menos ocho, según mi recuento). Banderas apiladas detrás del podio donde Mike Pence dio su discurso en Fort McHenry. En los cortes interminables entre discursos, había banderas en el Lincoln Memorial, banderas en el Monumento a Washington, banderas en lugares que no pude distinguir. ¡BANDERAS!

publicidad

* Trace Adkins: Si yo pudiera cantar el «Himno Nacional» –o, diablos, hablar– en un tono tan bajo, siento que yo tendría más éxito. En la vida.

Fallas

* Coronavirus: Fue otra noche de la convención republicana en la que apenas se mencionó la pandemia que ha enfermado a 5,8 millones de estadounidenses y matado a 179.000. (Pence habló de ello en su discurso como una forma de explicar la decisión de Trump y la eficacia de la respuesta de la administración al covid-19. Uh, OK). Ahora está muy claro que Trump y su equipo político quieren enviar un mensaje a partir de esta convención de que el coronavirus ha quedado atrás, ¡gracias a Donald Trump! Desafortunadamente, las enfermedades infecciosas no escuchan los mensajes preferidos de las convenciones políticas. Y las encuestas sugieren que la mayoría de los estadounidenses cree que la forma en que el presidente maneja el coronavirus es el tema más importante de la campaña. Ignorar la amenaza constante que representa el coronavirus no hará que desaparezca.

* Mensajes sobre la raza: El tiroteo a Jacob Blake, un hombre negro de 29 años en Kenosha, Wisconsin, ha sacudido al país. Hay protestas en las calles. Los jugadores de la NBA boicotearon los partidos de las eliminatorias el miércoles y, según los informes, estaban en una reunión para decidir si simplemente terminaban la temporada para centrarse en el activismo social. Fue el último hilo de una serie de incidentes en los que agentes de policía dispararon contra hombres negros en todo el país, y la última chispa en el barril de pólvora de nuestra conversación nacional en curso sobre la raza en Estados Unidos. No sabrías nada de esto viendo la convención republicana el miércoles por la noche. La única mención de Kenosha fue en el discurso de Mike Pence al final de la noche, cuando dijo esto: «Permítanme ser claro, la violencia debe detenerse, ya sea en Minneapolis, Portland o Kenosha». No se trata exactamente de las complejidades del tema o de la injusticia racial profundamente arraigada que se encuentra en el centro de todo esto.

* Discursos en vivo: Donald Trump dijo esto sobre la Convención Nacional Demócrata la semana pasada: «Están grabando sus discursos… Quieres tomar una siesta, sabes cuando escuchas, cuando escuchas discursos grabados, es como que no tiene nada de emocionante». Uh, OK. El ÚNICO discurso en vivo de toda la tercera noche de la convención fue el de Mike Pence. ¡Un discurso en vivo! ¡En más de 150 minutos de programación! ¡Espero que hayas disfrutado de tu siesta!

Kellyanne Conway: Trump me ayudó a romper barreras en política 5:02

* Kristi Noem: La gobernadora de Dakota del Sur tiene ambiciones que van más allá de los límites de su estado natal. Lo que hizo que el discurso sin vida con el que dio inicio a la tercera noche de la convención fuera aún más desconcertante. Noem solo leyó el discurso del teleprompter, sin emoción y con muy poca energía. ¿La única forma en que sabía que había llegado al final de su discurso? La música arrolladora que la sacó.

* Marsha Blackburn: La senadora de Tennessee se ha hecho un nombre en los círculos republicanos por su voluntad de ir directamente contra los demócratas, retóricamente hablando. Ella estuvo a la altura de esa reputación el miércoles por la noche, lanzando un ataque vehemente al socialismo que, según ella, apoyan los demócratas. Pero si realmente escuchaste lo que ella dijo, bueno, no solo fue ridículamente exagerado sino también simplemente una vieja propaganda del miedo. Un ejemplo: «Si los demócratas se salieran con la suya, te mantendrían encerrado en tu casa hasta que te volvieras dependiente del Gobierno para todo», dijo. «Eso me suena mucho a la China comunista». ¿Quéeee?

* Ric Grenell: Grenell es el exembajador en Alemania y exdirector interino de Inteligencia Nacional. ¡Qué currículum impresionante! Pero, ¿realmente necesitaba más de 15 minutos en horario estelar para hablar en la tercera noche de la convención? ¿Se imagina que algún miembro del personal del Senado de Joe Biden (o campaña presidencial) tenga tanto tiempo para hablar en un momento tan crítico de la convención? Muy raro. Y el discurso de Grenell estuvo bien. Solo bien. Nada más.