CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Terrorismo

Terrorista de las mezquitas de Christchurch en Nueva Zelandia es condenado a cadena perpetua sin libertad condicional

Por Julia Hollingsworth

Christchurch, Nueva Zelandia (CNN) — Un terrorista de extrema derecha que mató a 51 fieles musulmanes en el peor tiroteo masivo de Nueva Zelandia en la historia moderna pasará el resto de su vida en prisión sin posibilidad de libertad condicional. Es la primera vez que se dicta una sentencia de este tipo en los tribunales del país.

Brenton Tarrant, de 29 años, fue sentenciado el jueves después de declararse culpable a principios de este año de asesinar a 51 hombres, mujeres y niños en dos mezquitas de Christchurch el 15 de marzo de 2019. La víctima más joven tenía solo 3 años.

El ciudadano australiano también se declaró culpable de 40 cargos de intento de asesinato y un cargo de terrorismo; es la primera persona en Nueva Zelandia en ser condenada por ese delito.

Tarrant se representó a sí mismo en la audiencia y decidió no dirigirse al tribunal, pero le pidió al abogado Pip Hall que hablara en su nombre. «El señor Tarrant no se opone a la solicitud. Debería ser condenado a cadena perpetua sin libertad condicional».

El juez Cameron Mander se volvió hacia el asesino convicto y le preguntó si quería hablar. «No. Gracias», respondió tranquilamente Tarrant.

El juez Mander leyó los nombres de cada víctima, tanto los heridos como los muertos, y le contó a Tarrant sobre las vidas que destruyó o interrumpió. «Usted no mostró piedad. Fue brutal y más que cruel, sus acciones fueron inhumanas», le dijo Mander a Tarrant.

«Hasta donde puedo medir, usted está vacío de cualquier empatía con sus víctimas», agregó Mander. «Usted ha dicho que estaba en un estado emocional envenenado en ese momento y terriblemente infeliz. Se sintió excluido de la sociedad y quería dañar a la sociedad como venganza».

La sentencia del jueves se produjo al final de una desgarradora audiencia de cuatro días en el Tribunal Superior de Christchurch, donde 91 sobrevivientes y familiares de las víctimas describieron el dolor que Tarrant había infligido a la comunidad musulmana.

Tarrant se sentó en silencio, mostrando poca o ninguna emoción mientras expresaban furia, repulsión, perdón y tristeza.

Después de su sentencia, la primera ministra, Jacinda Ardern, dijo que nada se llevaría el dolor del ataque.

«Hoy espero que sea el último en el que tengamos algún motivo para escuchar o pronunciar el nombre del terrorista detrás de él», dijo Ardern, quien se ha asegurado de no decir el nombre del extremista. «La suya merece ser una vida de completo y absoluto silencio».

Nueva Zelandia abolió la pena de muerte por asesinato en 1961, y los jueces no pueden imponer sentencias acumulativas por delitos relacionados con el mismo incidente, a diferencia de Estados Unidos. El asesinato conlleva una sentencia obligatoria de por vida, aunque el juez de sentencia especifica cuánto tiempo deben pasar en la cárcel antes de ser elegibles para solicitar la libertad condicional.

Lo que sucedió el 15 de marzo de 2019

El ataque de Christchurch no tiene precedentes en Nueva Zelandia, un país de solo cinco millones de personas donde los homicidios con armas de fuego son poco comunes. La masacre llevó a Nueva Zelandia a prohibir las armas semiautomáticas de estilo militar. La gente se manifestó en apoyo de la comunidad musulmana que tiene 60.000 miembros del país.

Durante la audiencia de sentencia, el fiscal de la Corona Barnaby Hawes detalló la escalofriante línea de tiempo del ataque.

El 15 de marzo, Tarrant hizo el viaje de 4,5 horas desde la ciudad de Dunedin en la Isla Sur hasta Christchurch, a unos 360 km de distancia. Aproximadamente a la 1:30 pm de ese día, mientras los fieles participaban en las oraciones del viernes, Tarrant envió un mensaje a su familia describiendo sus planes. Luego activó una GoPro en su chaleco y comenzó a transmitir en vivo por Facebook, dijo Hawes al tribunal.

Tarrant condujo hasta la mezquita Al Noor en un suburbio del centro de la ciudad de Christchurch, donde mató a 44 personas e hirió a 35. «Disparó metódicamente contra los cuerpos y cabezas de cualquiera que todavía mostrara signos de vida», dijo Hawkes.

Tarrant luego aceleró 6 km hasta el Centro Islámico Linwood, donde mató a siete personas e hirió a otras cinco.

Mientras corría de regreso a su automóvil en busca de más municiones, Abdul Aziz Wahabazadah lo persiguió y arrojó un datáfono a la cabeza del pistolero. Wahabazadah también tomó un rifle que Tarrant había dejado caer y lo arrojó al auto de Tarrant, rompiendo un panel de vidrio. «Deberías agradecer a Dios que no te atrapé ese día. Hubiera sido una historia diferente», dijo Wahabazadah a Tarrant en la corte el miércoles.

Después de que Wahabazadah dio su impactante declaración de víctima, el juez Mander le dijo: «He visto el video y quiero reconocer su valentía». Los aplausos estallaron en la tribuna pública.

Abdul Aziz Wahabzadah during Brenton Tarrant's sentencing on August 26, 2020 in Christchurch, New Zealand.

Abdul Aziz Wahabzadah durante la sentencia a Brenton Tarrant el 26 de agosto en Christchurch, Nueva Zelandia.

Tarrant se dirigía a una tercera escena en Ashburton, una ciudad a una hora en auto desde Christchurch, pero fue detenido por la Policía, que embistió su automóvil y lo arrestó sin resistencia.

Durante la audiencia, se le dijo al tribunal que Tarrant comenzó a planificar la masacre en septiembre de 2017, 18 meses antes del ataque. Obtuvo una licencia de armas de fuego y comenzó a almacenar armas y municiones. También tomó una visión con drones de la mezquita de Al Noor, investigó los planos de la mezquita y anotó detalles sobre los tiempos de oración y los días importantes en el calendario islámico.

En una entrevista con la Policía, Tarrant admitió «haber entrado en ambas mezquitas para matar a tantas personas como pudo». Hawes le dijo al tribunal que Tarrant planeaba incendiar las mezquitas y dijo que «él desearía haberlo hecho».

Hawes dijo que Tarrant tenía la intención de infundir miedo a los que describió como «invasores», incluida la población musulmana y, en general, los inmigrantes no europeos.

LEE: El mundo se solidariza con Nueva Zelandia y rechaza atentado terrorista (2019)

‘Ya estás muerto para mí’

Docenas de sobrevivientes y quienes los apoyan recibieron exenciones especiales del Gobierno para ingresar al país para poder estar en la sentencia.

Había fuertes medidas de seguridad alrededor del tribunal y las reglas de represión impidieron que Tarrant aprovechara la ocasión para promover sus puntos de vista extremistas.

Durante la audiencia de cuatro días, muchas víctimas se dirigieron directamente al hombre que se llevó a sus seres queridos o intentó matarlos, y muchas le pidieron al juez que diera a Tarrant la sentencia más severa posible.

Ahad Nabi gestures as he reads a victim impact statement on August 26, 2020.

Ahad Nabi mientras lee un testimonio de víctima el 26 de agosto de 2020.

Antes de Tarrant, la sentencia más severa jamás dictada era un período mínimo sin libertad condicional de 33 años para William Bell, quien mató a tres personas en 2001. Esa sentencia se redujo a 30 años en la apelación.

«Tus acciones fueron las de una persona de carácter despiadado. No hay nada heroico en tus disparos, disparar a la gente por la espalda y la gente que no tiene la oportunidad de defenderse», dijo Ahad Nabi, cuyo padre murió en los ataques. «Mi padre de 71 años te habría partido por la mitad si lo hubieras desafiado a una pelea. Eres débil».

Ambreen Naeem perdió a su esposo Naeem Rashid y a su hijo Talha Naeem de 21 años en los ataques. En un comunicado leído por una persona de apoyo, calificó los asesinatos de «inhumanos» y dijo que el castigo de Tarrant «debería continuar para siempre».

Algunos le dijeron a Tarrant que su verdadero castigo vendría más tarde. «Sepa que la verdadera justicia lo está esperando en la próxima vida y eso será mucho más severo», dijo Aden Diriye, cuyo hijo de 3 años estaba entre las víctimas.

Noraini Abbas Milne, right, mother of 14-year-old mosque shooting victim, Sayyad, makes her victim impact statement on August 25, 2020.

Noraini Abbas Milne, a la derecha, madre de Sayyad, víctima de 14 años.

Noraini Milne, cuyo hijo de 14 años, Sayyad, recibió un disparo en la nuca mientras se arrodillaba en oración, le dijo a Tarrant: «Ya estás muerto para mí. Cualquier castigo que recibas nunca será suficiente».

‘No veo un futuro sin dolor’

Muchas víctimas detallaron las cicatrices físicas y emocionales con las que todavía estaban lidiando un año y medio después, y con las que seguirían viviendo.

Temel Atacocugu, de origen turco, que recibió nueve disparos en la mezquita de Al Noor, dijo que se hizo el muerto para salvar su propia vida. «Pensé que iba a morir y traté de quedarme lo más quieto posible cuando el pistolero regresó por segunda vez», dijo Atacocugu. «Podía sentir la sangre y el cerebro de la persona a mi lado corriendo por mi cuello. Si me hubiera movido, no estaría aquí hoy».

Mosque shooting survivor Temel Atacocugu arrives at Christchurch High Court for day three of the sentencing hearing for Australian Brenton Tarrant, in Christchurch, New Zealand, on August 26, 2020.

El superviviente al ataque terrorista Temel Atacocugu llega al tribunal.

Dijo que le sacaron seis balas del cuerpo y quedaron tres. A pesar de las múltiples cirugías, sigue sufriendo dolor y está muy deprimido. Aunque sigue rezando en la mezquita, no ha podido trabajar desde los tiroteos y se ha visto obligado a vender su negocio.

«Me siento ansioso y nervioso con cualquier sonido detrás de mí, y cuando la oración ha terminado, siento una sensación de alivio, no me ha pasado nada», dijo Atacocugu. «El trauma vivirá conmigo para siempre, las imágenes y el olor de la mezquita me persiguen. No veo un futuro sin dolor».

Sazada Akhter, quien probablemente nunca volverá a caminar, describió sus horribles heridas a través de una persona de apoyo.

«Estoy en una silla de ruedas por el resto de mi vida», dijo. «No me impedirá alcanzar mis sueños. Mientras estés en prisión, piensa en lo que me has hecho».

Che Ta Binti Mat Ludin describió cómo se escondió del pistolero en la sala de oración de las mujeres y vio cadáveres en el camino cuando salía de la mezquita. Después del tiroteo, regresó a Malasia. «Me sentí inseguro en Christchurch. Me siento reacio a socializar y no tengo muchas ganas de hablar con la gente».

Nathan Smith gestures as he makes a victim impact statement during the sentencing hearing of Brenton Tarrant on August 25, 2020.

Nathan Smith.

Nathan Smith, que es blanco y musulmán, dijo que tenía en sus brazos a un niño de 3 años en la mezquita de Al Noor, rezando por que estuviera vivo. «No lo estaba. Mataste en mi nombre», le dijo a Tarrant. «Todo lo que has hecho es causar una gran vergüenza a los europeos de todo el mundo».

«Has cambiado mi vida para siempre y nunca te perdonaré».

‘No estamos quebrados’

Otros adoptaron un tono desafiante y le dijeron a Tarrant que había fallado en su misión de difundir el odio; en cambio, había acercado a la comunidad.

«Mi corazón está roto, pero no estamos rotos. Tú hiciste eso. Gracias por eso», dijo Khaled Alnobani, un devoto de la mezquita Al Noor, a Tarrant en la corte.

Mosque shooting survivor Khaled Alnobani points at the gunman, 29-year-old Australian Brenton Harrison Tarrant, on August 24, 2020.

Khaled Alnobani.

Algunos, como Mirwais Waziri, quien es oriundo de Afganistán, se salieron del guión. En lugar de leer su declaración sobre el impacto de la víctima, le dijo a Tarrant: «Vine aquí como refugiado y no voy a ir a ninguna parte. Tú eres el perdedor, nosotros somos los ganadores». Hubo aplausos de la galería pública mientras hablaba.

Mohammad Siddiqui, quien pasó ocho días en el hospital luego de recibir un disparo en el brazo en la mezquita de Al Noor, dijo que trató de no hablar sobre los ataques porque no quería darle a Tarrant la satisfacción.

«Hemos hecho el duelo, hemos llorado, pero somos más fuertes».

Algunos incluso ofrecieron perdón por el hombre que se había llevado a sus seres queridos.

John Milne dijo que había perdonado a Tarrant por matar a su hijo de 14 años. «Eres un terrorista, un asesino, pero aún así un hombre. Ni una sola bala me alcanzó, pero hay un gran agujero en mi corazón».

«Si tienes la oportunidad, me gustaría que dijeras lo siento».

John Milne holds a photograph of his son, Sayyad Milne, who was killed in the attacks, during his victim impact statement in Christchurch, New Zealand, on August 26, 2020.

John Milne sostiene una foto de su hijo, Sayyad Milne, quien fue asesinado en los ataques.

Janna Ezat dijo que llora todos los días por su hijo Hussein Al-Umari, que murió en los ataques. Toma medicamentos para la ansiedad y la depresión, y todavía la atormenta la imagen del cuerpo de su hijo, que le fue devuelto el día de su cumpleaños.

Ella le dijo a Tarrant que había decidido perdonarlo.

«No tengo odio y no tengo venganza. Yo perdono. El daño está hecho y solo tengo una opción… Te perdono».

‘Nunca volverá a ver la luz del día’

Es probable que Tarrant pase gran parte de su condena en régimen de aislamiento, según el profesor de derecho de la Universidad de Waikato Alexander Gillespie.

Eso es en parte porque permitirle mezclarse con la población carcelaria en general le daría la oportunidad de difundir sus puntos de vista extremistas. También es porque algunos prisioneros «van a querer matarlo», dijo Gillespie.

«Simplemente tendrá que estar acordonado durante mucho tiempo», dijo Gillespie. «Siempre tendrá un tiro al blanco en la espalda».

Gillespie dijo que era posible que Tarrant apelara su sentencia en un intento por aumentar su notoriedad.

No hay llamados en Nueva Zelandia para que Tarrant sea enviado a su Australia natal para cumplir su condena, especialmente dado el enorme costo para los contribuyentes de mantenerlo encarcelado durante décadas. Según un documento del gabinete que se hizo público a principios de este año, 3,6 millones de dólares neozelandeses (US$ 2,35 millones) para cubrir el costo de solo sus primeros dos años bajo custodia, lo que sugiere que podría costar decenas de millones de dólares cada década que Tarrant esté encerrado.

Pero actualmente, transferir a Tarrant a Australia no es una opción, dijo Gillespie. Para que eso suceda, Nueva Zelandia y Australia tendrían que firmar un acuerdo de transferencia de prisioneros.

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, dijo que Ardern no le había planteado el problema. Acogió con beneplácito la sentencia del jueves, diciendo: «Hoy se dictó justicia en Nueva Zelandia».

«Todos los australianos estaban y siguen estando horrorizados y devastados por su despreciable acto terrorista».

Ya sea que Tarrant sea enviado a Australia o se quede en Nueva Zelandia, la sentencia seguirá siendo la misma, dijo Gillespie.

«Nunca volverá a ver la luz del día».

La periodista Donna-Marie Lever informó desde Christchurch, Nueva Zelandia. Julia Hollingsworth de CNN informó y escribió desde Hong Kong. Angus Watson contribuyó con el reportaje desde Sydney, Australia.