CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Clima

Cerca de 8 millones de personas están bajo vigilancia de inundaciones repentinas mientras la depresión tropical Laura avanza por el Centro-Sur de EE.UU.

Por Christina Maxouris

(CNN) — Aproximadamente ocho millones de personas están bajo vigilancia de inundaciones repentinas mientras Laura avanza por el Centro-Sur, trayendo consigo amenazas de fuertes lluvias y tornados aislados.

El viernes por la mañana temprano, Laura cruzó Arkansas y avanzó hacia el sureste de Missouri como una depresión tropical con vientos de 56 km/h. Como preparación para la tormenta, Arkansas desplegó previamente equipos de búsqueda y rescate junto con miembros de la Guardia Nacional para ayudar.

A lo largo del día, la tormenta cruzará Kentucky y continuará hacia el este hasta llegar a la costa a través de Nueva Jersey y Delaware, el sábado por la noche.

Se espera que Laura arroje hasta 15 centímetros de lluvia sobre el centro y norte de Arkansas, este viernes, mientras que partes del sur de Louisiana, Mississippi y Missouri pueden ver lluvias aisladas de hasta 13 centímetros.

Es probable que la lluvia provoque inundaciones repentinas en arroyos, carreteras y áreas urbanas, así como inundaciones moderadas de ríos en algunas partes de Louisiana, Mississippi y Arkansas, dijo el Centro Nacional de Huracanes de EE.UU. (NHC, por sus siglas en inglés).

publicidad

«La amenaza de fuertes lluvias y el potencial de inundaciones repentinas y urbanas se extenderán hacia el noreste a los valles del centro de Mississippi, el bajo Ohio y Tennessee, y los estados del Atlántico Medio, el viernes y el sábado», dijo el centro.

Partes de Tennessee, Kentucky, Missouri, Arkansas, Alabama y Mississippi tienen el mayor riesgo de tornados, el viernes, mientras que ese riesgo se trasladará a Virginia, Carolina del Norte, Maryland, Nueva Jersey, Delaware y partes de Pensilvania, el sábado.

Más de 500.000 clientes no tenían electricidad en Louisiana, el viernes temprano, y más de 200.000 estaban a oscuras en Texas, según poweroutage.us.

«Como una semana salida de una mala novela de ciencia ficción»

Laura tocó tierra, el jueves temprano, cerca de Cameron, Louisiana, como un huracán de categoría 4, con vientos de alrededor de 240 km/h. Algunas áreas a lo largo de la costa fueron azotadas por vientos feroces y una implacable marejada ciclónica que dejó algunos vecindarios llenos de escombros.

«#Laura ha dejado peligros como carreteras inundadas, cables eléctricos caídos y vida silvestre desplazada en nuestras comunidades que nadie debería tomar a la ligera», dijo el gobernador de Louisiana, John Bel Edwards, en Twitter, el jueves por la noche. «Todo el mundo debe permanecer alerta y estar seguro».

Se reportaron al menos seis muertes en todo el estado luego del ciclón. Cuatro personas murieron después de la caída de árboles: una niña de 14 años, en el Distrito Vernon; un hombre de 51 años, en el Distrito Jackson; un hombre de 60 años, en el Distrito Acadia, y un hombre de 64 años en el Distrito Allen, dijeron las autoridades.

Dos personas murieron en el Distrito Calcasieu: un hombre de 24 años y otro hombre cuya edad no fue revelada por el Departamento de Salud estatal.

laura-destrucción-lake-charles

Imagen de un edificio dañado, el jueves, después de que Laura pasara por un área cercana a Lake Charles.

En un mensaje, publicado después del paso del ciclón, el alcalde de Lake Charles, Nic Hunter, dijo en Facebook, el jueves por la noche, que las últimas «24 horas se sintieron como una semana salida de una mala novela de ciencia ficción».

Las plantas de agua resultaron dañadas, dijo el alcalde, y «apenas sale un hilo de agua de la mayoría de los grifos» en las casas de Lakes Charles, junto con cortes de energía generalizados.

«Si regresas a Lake Charles para quedarte, asegúrate de que entiendes la realidad y estás preparado para vivir en ella durante muchos días, probablemente semanas», escribió el alcalde. «Mirar e irse es realmente la mejor opción para muchos», agregó.

«Nunca había visto este tipo de daño»

En todo el estado, muchos de los que fueron evacuados antes del huracán tienen miedo de lo que puedan encontrar cuando regresen a sus hogares. El huracán azotó comunidades, dañando techos y paredes, arrancando letreros de las calles, rompiendo árboles y doblando postes de luz.

En Lafayette, Louisiana, la casa de Brandon Montgomery se salvó de las inundaciones y los daños causados por el viento, el jueves. Pero su vecino no tuvo tanta suerte: al menos 30 cm de agua inundaron su casa.

Las inundaciones en su vecindario comenzaron durante la madrugada del jueves y, para el jueves por la mañana, el agua había subido a aproximadamente un metro de altura.

En Lake Charles, que fue duramente azotado por Laura, algunos edificios quedaron reducidos a trozos de madera, informó WVUE, afiliada de CNN.

Latoyia Jackson y su hermana le dijeron a la afiliada que su familia las instó a evacuar cuando el ciclón se abría paso hacia su comunidad. Los dos han visto fotos del lugar y Jackson ahora dice que teme volver y descubrir que «todo se ha ido».

En el centro de Lake Charles, dos residentes le dijeron a WVUE que no podían encontrar ni una sola persona con quien hablar en medio de la devastación.

«Nunca había visto este tipo de daño», dijo un residente. Las imágenes de la ciudad muestran letreros de tiendas en el piso, ventanas rotas, tiendas de campaña destruidas y escombros en las carreteras.

«Hay mucho daño. La gente va a necesitar mucha ayuda aquí», dijo Paul Heard, que estaba en Lake Charles cuando llegó el huracán. Heard dice que salió de su casa y se refugió en su coche justo cuando el ciclón arrancaba partes del techo, el jueves temprano.

Mientras miraba desde ocho metros de distancia, «podía ver que mi techo subía y bajaba varios centímetros», le dijo a CNN.

Rob Shackelford, Jason Hanna, Madeline Holcombe y Theresa Waldrop, Joe Sutton y Kelsie Smith, de CNN, contribuyeron a este informe.