CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Reino Unido

Así fue cómo Diana de Gales llegó a ser conocida como la Princesa del Pueblo

Por Breeanna Hare

(CNN) — En 1995, dos años antes de Diana, la princesa de Gales, muriera en un accidente automovilístico en París, dijo en una entrevista televisiva que le gustaría ser reina. Pero no se refería a la monarquía británica con la que se había casado. Quería ser la reina de los corazones de las personas.

En los 23 años transcurridos desde su muerte el 31 de agosto de 1997, ha quedado claro cuán bien cumplió esa esperanza. Cada agosto, llegan tributos para celebrar su vida y su legado, uno que valoraba la autenticidad sobre el protocolo y la humanidad sobre el prestigio.

Ella usó su fama para crear conciencia sobre una serie de causas, desde la lepra hasta la violencia doméstica y la salud mental. Fue noticia en 1987 cuando intencionalmente estrechó la mano de un paciente con sida, en un trabajo que buscaba disipar el mito de que el VIH / sida se podía contagiar a través del tacto. Y en los meses previos a su muerte, usó el centro de atención de los medios de comunicación y puso la mira en los peligros de las minas terrestres en Angola.

Ella era, en palabras del ex primer ministro británico Tony Blair, «la princesa del pueblo».

«La gente sentía un parentesco con ella»

Cuando Blair usó esa frase en un discurso después de la muerte de Diana, estaba buscando palabras para ayudar a una nación a llorar una pérdida sorprendentemente repentina.

La princesa de Gales había finalizado su divorcio del príncipe Carlos en 1996, pero el intenso escrutinio de los medios aún la seguía cuando se fue de vacaciones el verano siguiente con su novio Dodi Fayed. Justo después de la medianoche del 31 de agosto, un Mercedes que transportaba a Diana y Fayed se estrelló en un túnel no lejos de la Torre Eiffel de París. El accidente mató a Diana, Fayed y su conductor, Henri Paul.

Así creció Enrique, el príncipe rebelde de la familia real 2:16

La noticia llegó a la familia real mientras estaban en Escocia en el Castillo de Balmoral. En cuestión de horas, el príncipe Carlos voló a París para recuperar el cuerpo de Diana antes de regresar a Balmoral para estar con los hijos del matrimonio: el príncipe Guillermo y el príncipe Enrique.

«La reacción inmediata de la familia real fue decir: ‘Debemos reagruparnos y proteger a los niños; habrá formalidades que seguirán, pero eso es lo que hacemos», dijo el autor Jonathan Dimbleby en la serie original de CNN sobre la familia real «Los Windsor».

«La prioridad de Carlos eran esos chicos. Estaba desesperadamente preocupado por ellos», agrega la biógrafa Penny Junor.

A los 15 y 12 años, Guillermo y Enrique «estaban en una edad muy tierna y difícil… esto fue lo más impactante, terrible y espantoso que les sucedió».

Cuando las transmisiones de televisión comenzaron a informar sobre el accidente mortal, la familia real emitió una breve declaración de que estaban «profundamente conmocionados y angustiados» por la noticia.

Pero «para esta población en duelo, no parecía nada», recuerda la historiadora Kate Williams en «The Windsor».

A medida que pasaban las horas, con británicos notoriamente reservados en luto abierto, todos los ojos estaban puestos en que el Palacio de Buckingham hiciera un gesto o declaración más grande, para establecer una conexión, de la forma en que Diana siempre había sido capaz de hacer.

«La gente se emocionó mucho con Diana porque tenía una conexión extraordinaria con todo el mundo», dice Anji Hunter, exasesor de Blair, en la serie de CNN. «La gente sentía un parentesco con ella; era como si tu amada amiga, madre, hermana, hubiera muerto».

Y desde la perspectiva del público, la reina y su casa estaban siendo demasiado silenciosos.

«Creo que el público estaba esperando que la reina liderara la mañana», dice Junor. «Y ella no lo hizo».

Capturando el dolor de un país

En esta creciente crítica entró el primer ministro Blair, él mismo con solo cuatro meses en el cargo. En su autobiografía, recuerda ser muy consciente del dolor y la rabia que comenzaba a irradiar entre el público.

La respuesta del Palacio «fue muy fiel al protocolo, pero no tuvo en cuenta el hecho de que a la gente le importa un comino el protocolo», escribió, según la BBC. Blair dijo que su papel era «proteger a la monarquía, canalizar la ira antes de que se convirtiera en rabia y, en general, hacer que todo el asunto emergiera de una manera positiva y unificadora en lugar de ser una fuente de tensión, división y amargura».

Blair tomó notas para su ahora famoso discurso en el reverso de un sobre, con la guía de su líder de comunicaciones Alastair Campbell.

Una vez que Blair tomó el micrófono, compartió la emoción que el público estaba buscando. «Me siento como todos los demás en este país hoy, completamente devastado», dijo sobre la muerte de Diana. «Era un ser humano maravilloso y cálido. Aunque su propia vida a menudo se vio tristemente afectada por la tragedia, tocó la vida de muchos otros, en Gran Bretaña y en todo el mundo, con alegría y consuelo … Ella era la princesa del pueblo, y así será por siempre como permanecerá en nuestros corazones y en nuestros recuerdos, para siempre «.

Reflexionando sobre la frase «la princesa del pueblo» en su libro, Blair dijo que «parece algo de otra época, cursi y exagerado».

Sin embargo, es difícil discutir lo bien que capturó el legado de Diana, particularmente en ese momento, dice el periodista Richard Kay en «The Windsor».

«Él acuñó esta maravillosa frase sobre la princesa del pueblo y tocó la fibra sensible», dice Kay. «Parecía resumir los sentimientos de un país en una parálisis de dolor y conmoción de una manera que la Reina no hizo».

La reina responde

Antes del funeral de Diana, la reina Isabel II respondió a un público que exigía que la familia real demostrara de alguna manera que les importaba.

En la televisión en vivo, se dirigió a sus súbditos como una «reina y como una abuela», y señaló a Diana como un «ser humano excepcional y talentoso». Y en el funeral, la reina dio un paso más para rendir homenaje.

«La reina no se inclina ante nadie, nunca», dijo la historiadora Jane Ridley en la serie de CNN. Y, sin embargo, mientras la procesión fúnebre pasaba por el Palacio de Buckingham, se vio a la reina en el frente, «haciendo una reverencia a su nuera».