CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Periodismo

OPINIÓN | Algunas reflexiones y agradecimientos a CNN Digital en sus 25 años

Por Meredith Artley

Nota del editor: Meredith Artley es la editora en jefe de CNN Digital.

(CNN) — Las marcas de periodismo de confianza son más importantes ahora que nunca. CNN es sin duda una de esas, de hecho, la más confiable. A través de nuestras plataformas digitales, llegamos a más de 30 millones de personas en promedio en un solo día. Ese número que ha crecido drásticamente desde que CNN.com se lanzó este día en 1995. Esa confianza y crecimiento, y el instinto de millones de personas que vienen a CNN cuando más importa, inspira y motiva a quienes trabajamos aquí.

En el 25 aniversario del lanzamiento de CNN Digital, me gustaría compartir un poco sobre cómo trabajamos, unas palabras de agradecimiento y optimismo ante lo que algunos llaman delicadamente «vientos en contra».

La semana pasada es un buen ejemplo. La Convención Nacional Republicana. El tiroteo de Jacob Blake en Kenosha, Wisconsin, y la posterior violencia, boicots y llamadas a la justicia. La devastación del huracán Laura y los incendios forestales de California. La muerte prematura y conmovedora de Chadwick Boseman. Y las secuelas del presunto envenenamiento de un líder de la oposición rusa. Todo en el contexto de una pandemia mundial, con tasas de casos y muertes aumentando y disminuyendo, con una carrera mundial por las vacunas y con una orientación cambiante e inconsistente para los estadounidenses.

Un equipo global de periodistas produjo cientos de historias en texto, video, fotografías y gráficos. Trabajaron juntos las 24 horas del día, los siete días de la semana para publicar actualizaciones precisas y en vivo, para mantener las páginas de inicio actualizadas en la web móvil, nuestras aplicaciones y el escritorio. Enviaron alertas y boletines, crearon podcasts, actualizaron los canales sociales y se conectaron con las audiencias. Como siempre. Pero más ocupados.

Así pasó una semana.

Y unos salvajes 25 años.

He trabajado en periodismo digital desde el principio, a mediados de los 90. En aquellos días había entusiasmo en torno a las promesas de internet: se elevarán nuevas voces e ideas, se fomentará más diálogo a través de las fronteras, la innovación creativa ayudará a difundir información y conocimiento. Algo de eso se ha realizado.

Pero hay elementos siniestros en estos días. Malos actores y trolls que usan internet para difundir mentiras, miedo y odio. Lo vemos difundido en las plataformas sociales en las que CNN ha tenido presencia durante años. Vemos que la desinformación florece en esos lugares y nos preguntamos si la energía que ponemos en compartir nuestro trabajo en esas plataformas es un acto inútil. ¿Es el periodismo solo alimento para algoritmos que se nutren de la indignación y la división?

¿Qué camino tomará esto? ¿Prevalecerán los mejores ángeles o los demonios? Incluso el día del lanzamiento de CNN.com en 1995, existía el temor de un «infierno multimedia» allí mismo en la página de inicio, con un enlace a una historia que advertía sobre la pérdida de la privacidad y la amenaza de la anarquía.

Hay una verdadera razón para el optimismo. Hay periodismo por hacer, público que lo quiere y gente talentosa para hacerlo.

Sobre esas personas talentosas…

Mi parte favorita del día es cuando nuestro equipo digital de periodistas se reúne a las 8 A.M., hora de Atlanta, con una videollamada global. Hay ecos de las reuniones de noticias de la vieja escuela en las que los mejores editores comparten historias sobre las noticias más importantes y convincentes del día. Pero entretejido a lo largo de esos lanzamientos hay una discusión sobre las personas que vienen a CNN. ¿Dónde pasan tiempo con nosotros? ¿Qué tienen curiosidad por aprender? ¿Qué preguntas quedan por responder? Una cosa es ser grande y otra interesante. Ahí es donde está nuestro enfoque. Usamos datos para informar el proceso humano del periodismo.

Solíamos estar uno al lado del otro en salas de redacción abarrotadas en Atlanta, Nueva York, Washington, Los Ángeles, Londres y Hong Kong. Estos días hemos estado esparcidos y separados. Sin embargo, de alguna manera estamos aún más unidos en el campo de juego visualmente nivelado de las videollamadas. Hemos continuado con el trabajo que tenemos que hacer en estos tiempos extraordinarios. Hacemos tiempo para celebrar cumpleaños y bebés, dar la bienvenida a los nuevos miembros del equipo, tocar música, tener noches de trivia y “happy hours”. La camaradería es lo más importante en los ciclos de noticias ocupados y en tiempos difíciles.

Una de las fortalezas de CNN a lo largo de los años ha sido nuestra capacidad para entregar noticias de todo el mundo, de todos los periodistas de CNN. Nuestros usuarios se han beneficiado de años de ver los momentos más importantes desde nuestro aire, escuchar a personas como Don Lemon y Sanjay Gupta en audio, ver el programa de transmisión «Full Circle» de Anderson Cooper, suscribirse al boletín de Brian Stelter, explorar informes empresariales visuales de Nima Elbagir y leer y ver historias de todo el mundo que se basan en una profunda experiencia en toda la organización.

Digital ha pasado de la esquina al centro. Esa es una transición que he visto en la década que he estado en CNN y a lo largo de mi carrera. Mi primer trabajo fue en otra marca de confianza: NYTimes.com. Recuerdo haber sabido entonces que CNN.com había estado en la World Wide Web meses antes que NYT. Observé CNN.com de cerca, observando qué tan rápido se actualizaban, cómo estaban innovando desde el principio. Me pregunté sobre la gente que trabajaba allí. ¿Cómo iban con el trabajo de crear un nuevo enfoque del periodismo en una nueva plataforma desde dentro de una marca de noticias establecida?

Desde entonces tuve la oportunidad de conocer a muchos de esos «puntocommers» originales de CNN. Hoy somos fuertes por lo que empezaron. A ellos y a todos los alumnos de CNN Digital, gracias.

¿A dónde nos llevarán los próximos 25 años? Hay más señales de optimismo en la trayectoria hasta ahora. La confianza que la gente tiene en CNN. El tiempo que pasan con nosotros todos los días y las muchas formas en que nos buscan.

El profundo interés que vemos todos los días por un periodismo preciso, convincente y oportuno que capture momentos, eleve voces e ideas diversas y responsabilice al poder al investigar, verificar los hechos y mantenerse al día.

Y el mejor motivo de optimismo: la gente que trabaja aquí. Nuestros periodistas comprometidos. Los talentosos equipos de desarrolladores, ingenieros, gerentes de producto, científicos de datos y expertos en desarrollo de audiencias, en constante iteración e innovación. Gracias a ellos y a todos nuestros socios en el negocio.

Esa es una base bastante sólida sobre la que construir durante los próximos meses, años y décadas.

Le escribí al equipo el viernes después de una semana larga y llena de noticias: «Qué tiempos increíbles estamos viviendo. Estoy agradecida con cada uno de ustedes, agradecida de poder hacer este trabajo en este momento para millones de personas todos los días, juntos».

En nombre de todos los que estamos aquí, quiero extender ese agradecimiento a cada persona que nos brinda su tiempo y su confianza.

Saludos a los próximos 25 años.