CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Innovación

Elon Musk muestra un implante cerebral que funciona… en un cerdo

Por Rachel Metz

(CNN Business) –– Elon Musk prometió que haría una demostración de su última tecnología fantástica, un nuevo tipo de chip implantable para el cerebro, el viernes. Y lo hizo, pero no fue con un sujeto humano: más bien, fue con un cerdo llamado Gertrude.

En un evento transmitido en vivo que comenzó tarde como es característico, Musk dio a conocer tres cerditos no tan pequeños: uno que no tenía un implante de su empresa de interfaces cerebro-computadora, Neuralink; uno que había sido implantado en el pasado; y Gertrude, que actualmente tiene un prototipo del dispositivo.

Gertrude daba vueltas en su corral, olfateando el suelo y comiendo, mientras fuertes tonos y pitidos llenaban el aire y una pantalla mostraba picos en su actividad cerebral en tiempo real. Musk explicó que a Gertrude se le insertó el implante en la cabeza hace dos meses y que se conectó a las neuronas de su hocico. Cuando tocaba algo con su hocico, enviaba picos neurales que eran detectados por los más de 1.000 electrodos en el implante.

¿Por qué mostrar cerdos cuando estás desarrollando un producto dirigido a humanos?

elon-musk-implante-cerebral-cerdo

«Los cerdos son en realidad bastante similares a las personas. Si vamos a resolver cosas para las personas, entonces los cerdos son una buena opción», explicó Musk durante una sesión de preguntas y respuestas después de la revelación del cerdo, y agregó: «Si el dispositivo dura en el cerdo, así como duró dos meses y se está fortaleciendo, entonces esa es una buena señal de que el dispositivo es robusto para las personas».

publicidad

La presentación se produjo más de un año después de que Musk presentara por primera vez su plan para un nuevo tipo de chip informático implantable. En julio pasado, esbozó una visión de un chip de computadora conectado a cables extremadamente delgados con electrodos, que serían incrustados en el cerebro de una persona por un robot quirúrgico. El implante se conectaría de forma inalámbrica a un pequeño receptor retroauricular que podría comunicarse con una computadora.

Musk dice que espera que el implante algún día ayude a los tetrapléjicos a controlar los teléfonos inteligentes, y tal vez incluso dote a los usuarios con una especie de telepatía. Al igual que las interfaces cerebro-máquina ya existentes, recopilaría señales eléctricas enviadas por el cerebro y las interpretaría como acciones.

La demostración, de la que Musk se había burlado en Twitter diciendo que «mostraría neuronas disparándose en tiempo real» y era principalmente un esfuerzo de reclutamiento para atraer a nuevos empleados, incluía más detalles sobre el implante que espera implantar eventualmente en el cerebro de las personas. Dijo que la compañía descartó la idea de un receptor retroauricular a favor de un implante completamente incrustado del tamaño de una moneda que se colocaría debajo del cráneo, un plan que suena más invasivo que el que Musk presentó el verano pasado. Musk mostró un prototipo del llamado Link, que dijo que incluiría muchos de los sensores que tienen los teléfonos inteligentes, como una unidad de medición inercial de seis ejes y sensores de temperatura y presión. El dispositivo utiliza Bluetooth Low Energy para comunicarse con una computadora.

La demostración también incluyó la segunda versión de un robot quirúrgico que Musk presentó en julio pasado, que está destinado a insertar el implante Neuralink en el cerebro.

La idea de una interfaz cerebro-máquina no es nueva. Los científicos han estado trabajando en ellas durante décadas, y se han implantado y probado en animales como monos, así como en humanos. Existen algunos dispositivos de estimulación cerebral profunda aprobados por la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) que están destinados, entre otras cosas, a controlar los temblores en personas con enfermedad de Parkinson. Y varias empresas de tecnología han trabajado en sus propios métodos para conectar el cerebro a las computadoras. Facebook, por ejemplo, ha trabajado en un dispositivo no invasivo que te permite enviar mensajes de texto pensando.

Synchron, con sede en San Francisco, fabrica un dispositivo inalámbrico que se coloca utilizando los vasos sanguíneos, lo que evita la necesidad de una cirugía para que el dispositivo llegue al cerebro. La compañía anunció que obtuvo una designación de avance de la FDA esta semana. Y ha comenzado a probar el dispositivo en personas.

Sin embargo, estos esfuerzos tienden a limitarse a los laboratorios por varias razones: son costosos, voluminosos, requieren entrenamiento (tanto del usuario como de la computadora) y, cuando se trata de un implante debajo del cráneo, la persona que lo lleva debe estar físicamente conectada a una computadora para que funcione. También tienden a limitarse a aplicaciones minuciosamente lentas, como escribir.

El procedimiento quirúrgico requerido para incrustar estos dispositivos en el cerebro también puede ser complicado. Actualmente el cráneo generalmente se abre con un corte, el cerebro está expuesto, se instalan chips, se montan conectores en el cráneo y se sutura la cabeza . Musk afirmó el año pasado que el robot de Neuralink podría, en cambio, implantar cables debajo del cráneo de una persona como hilos, sin pasar por los vasos sanguíneos y causando un «trauma mínimo».

A principios de esta semana en Twitter, en respuesta a una pregunta sobre qué tan cerca está el procedimiento Neuralink de la simplicidad de la cirugía ocular LASIK –una comparación que Musk ha hecho en el pasado– Musk predijo que Neuralink «podría acercarse bastante en unos pocos años».

Vale la pena señalar que Musk, quien también es director ejecutivo de Tesla y SpaceX, tiene un historial de hacer predicciones tecnológicas audaces y extravagantes que no siempre se cumplen: planeó, por ejemplo, enviar turistas espaciales alrededor de la luna en 2018, algo que aún no ha sucedido.

Neuralink, que se fundó en 2016, ha probado previamente una versión cableada de su implante en ratas (y Musk indicó que también le ha permitido a un mono controlar una computadora con su cerebro).

El viernes, Musk dijo que la compañía recibió la designación de «dispositivos innovadores» de la FDA en julio y se está preparando para su primera implantación en un ser humano, aunque no dijo cuándo sería. Musk había dicho en julio de 2019 que los ensayos en humanos podrían comenzar a fines de 2020, aunque la compañía no tenía la aprobación de la FDA para ese estudio.