CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Informes del Grupo de Trabajo sobre Coronavirus muestran una grave realidad en EE.UU. a pesar del mensaje positivo de Trump

Por Betsy Klein

(CNN) — Mientras el presidente de EE.UU., Donald Trump, pintaba una imagen positiva de la pandemia de coronavirus e instaba a los estados a reabrir las empresas y escuelas de la nación, los datos del grupo de trabajo sobre coronavirus de la Casa Blanca publicados el lunes muestran que estaba recibiendo informes cada vez más nefastos sobre la propagación de la pandemia en julio y agosto.

La Subcomisión Selecta de la Cámara sobre Coronavirus publicó el lunes informes estatales de ocho semanas compilados por el grupo de trabajo de la Casa Blanca.

El grupo de trabajo entrega estos informes cada semana a las oficinas de los gobernadores de sus respectivos estados y anteriormente se ha negado a ponerlos a disposición del público o confirmar la autenticidad de cualquiera de los datos informados. Hubo alguna discusión en una llamada con los gobernadores a principios de este mes, cuyo audio fue obtenido por CNN, sobre hacer que algunos de los datos sean accesibles al público en tiempo real, pero eso aún no ha sucedido.

«En lugar de ser sinceros con el pueblo estadounidense y crear un plan nacional para solucionar el problema, el presidente y sus facilitadores mantuvieron estos informes alarmantes en privado mientras minimizaban públicamente la amenaza a millones de estadounidenses», dijo el presidente de la subcomisión James Clyburn, un demócrata de Carolina del Sur, en un comunicado.

El más reciente de los ocho informes publicados por la subcomisión está fechado el 9 de agosto. Desde entonces, el curso de la pandemia ha cambiado, mejorando en algunos lugares y empeorando en otros.

El informe de 459 páginas del 9 de agosto tiene una sección para cada estado, que incluye datos extensos sobre los casos del estado hasta el nivel del condado, así como recomendaciones privadas detalladas a los funcionarios estatales y locales para frenar la propagación, incluida la promoción del distanciamiento social y los revestimientos faciales, implementando rastreo de contactos y cierre de bares y clubes nocturnos en estados de «zona roja».

LEE: Estados Unidos y Reino Unido ocupan los últimos lugares en la clasificación del manejo de los gobiernos de la pandemia

La «zona roja» indica que hay más de 100 casos nuevos por cada 100.000 habitantes y/o la positividad de la prueba es superior al 10%, según la definición del grupo de trabajo. Había 20 estados en la «zona roja» al 9 de agosto.

La «zona amarilla» indica entre 10 y 100 nuevos casos por 100.000 habitantes y/o prueba positiva entre 5 y 10%, según la definición del grupo de trabajo. Había 28 estados más el Distrito de Columbia en la «zona amarilla».

Solo dos estados, Maine y Vermont, estaban en las zonas verdes de casos y positividad de las pruebas.

El mismo día que se publicó el informe, Trump afirmó que los casos de coronavirus estaban aumentando debido al aumento de las pruebas, lo que es refutado por muchos estados en el informe con tasas de positividad de las pruebas en aumento, es decir, la proporción de personas que dan positivo en comparación con las que dan negativo, lo que puede indicar un brote incipiente.

«¡Casos arriba debido a GRANDES pruebas! Gran parte de nuestro país lo está haciendo muy bien. ¡Abran las escuelas!», tuiteó, pasando a abogar por la reapertura de escuelas en conferencias de prensa esa semana.

Los datos más detallados del informe muestran cómo Trump ha tratado de generar buenas noticias y seleccionar datos positivos.

«Si nos fijamos en algunos de los estados que tuvieron un brote recientemente, a todos les está yendo muy bien. La Florida está bajando rápidamente. Quiero dar mucho crédito a los gobernadores. La Florida está bajando, y Arizona está bajando, muy abajo. Han hecho un trabajo fantástico», dijo Trump durante una sesión informativa el 12 de agosto.

Es cierto que la Florida y Arizona habían visto una disminución en los casos nuevos y la positividad de las pruebas esa semana. Pero ambos estados todavía estaban experimentando una propagación significativa y estaban en la «zona roja» de casos y pruebas positivas en el informe del 9 de agosto. El informe recomendó medidas en La Florida como «considerar un mandato de máscara en todo el estado para los condados con 50 o más casos activos», «garantizar la transmisión de mensajes a todos los ciudadanos para limitar las reuniones sociales a 10 o menos personas incluso dentro de las familias» y «ampliar la capacidad de prueba en laboratorios de salud pública… para reducir los tiempos de respuesta».

«Muchos lugares están realmente en una forma fantástica, algunos con muy poco o ningún problema. Grandes porciones de Estados Unidos», dijo Trump en esa sesión informativa del 12 de agosto.

Solo se había hecho público uno de los informes anteriores, el informe del 14 de julio, que fue obtenido por el Centro para la Integridad Pública de Periodismo, una organización sin fines de lucro. Ese informe mostró 18 estados en la «zona roja» y pidió que se redujeran las reaperturas, incluido el cierre de bares y gimnasios en muchos lugares.

La Casa Blanca está criticando la decisión de la subcomisión de publicar los informes.

LEE: Hay muchas pruebas de coronavirus disponibles en Estados Unidos, pero no se están utilizando

«En medio de una pandemia en curso, algunos miembros del Congreso han optado por emitir irresponsablemente un informe partidista completamente con el propósito de distorsionar falsamente el historial del presidente para proteger la salud y la seguridad del pueblo estadounidense y salvar millones de vidas», dijo el subsecretario de Prensa, Judd Deere, a CNN en un comunicado.

«El Grupo de Trabajo sobre Coronavirus ha estado brindando recomendaciones personalizadas a estados individuales durante meses alentando a los gobernadores y funcionarios de salud locales a actuar de inmediato, mientras que al mismo tiempo el presidente Trump y toda la administración les ha recordado a los estadounidenses que sigan las recomendaciones y mejores prácticas de los CDC para frenar la propagación mientras trabajamos para reabrir», agregó Deere.

Manu Raju de CNN contribuyó a este informe.