CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

OPINIÓN | La verdadera razón por la que Trump quiere hablar sobre el cabello de Pelosi

Por Jill Filipovic

Nota del editor: Jill Filipovic es una periodista residente en Nueva York y autora del libro «The H-Spot: The Feminist Pursuit of Happiness». Síguela en Twitter. Las opiniones expresadas en este comentario son exclusivamente suyas. Vea más artículos de opinión en cnne.com/opinion

(CNN) — Mientras el presidente Donald Trump amenaza la democracia estadounidense, alimenta la violencia y los conflictos, y continúa haciendo de EE.UU. un caso atípico en casos y muertes por coronavirus, él y sus secuaces republicanos quieren que nos concentremos en el cabello de Nancy Pelosi.

Sí, la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU. hizo algo egoísta y estúpido: se peinó dentro de un salón de San Francisco, en violación de las reglas del coronavirus de esa ciudad, y caminó sin máscara (según las imágenes de seguridad obtenidas por Fox News) desde una habitación a otra aparentemente después de lavarse el cabello. (La oficina de Pelosi insiste en que ella usó su máscara en cualquier otro momento durante su peinado y que había entrado como resultado de la información incorrecta de alguien en el salón sobre lo que estaba permitido por las nuevas regulaciones de la ciudad).

Cualquiera que sea el motivo por el desliz, Pelosi debería disculparse públicamente, y sus acciones ciertamente merecen una amonestación.

Pero realmente es algo ver al Partido Republicano y al presidente regañarla, dados sus propios fracasos masivos y su repetida e imprudente toma de riesgos. Recuerde que cuando Ted Cruz hizo algo similar, se cortó el pelo en un salón de Texas cuya propietaria había sido encarcelado por negarse a cerrar, Trump expresó su apoyo al salón.

De hecho, el presidente ha animado repetidamente a las empresas a abrir, favoreciendo el levantamiento de las restricciones en lugar de la implementación de los tipos de reglas que adoptó San Francisco.

Esto llevaría a uno a creer que el presidente no está seriamente preocupado de que Pelosi haya puesto en peligro a otros con su viaje al salón. En cambio, parece estar aferrándose a este incidente para distraer a la nación de su propia desastrosa incapacidad para hacer su trabajo. Entonces, mientras Trump intenta desviar nuestra atención, veamos algunos de los recientes abandonos del deber:

Todavía se ha negado a admitir y combatir adecuadamente la devastación del coronavirus, que ha matado a más de 186.000 estadounidenses hasta el jueves y está en camino de ser una de las principales causas de muerte del país en 2020, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU.. Según las principales causas de 2018, el año más reciente disponible, covid-19 ocupa el tercer lugar detrás de las enfermedades cardíacas y el cáncer, informa CNN.

Sus catastróficos fracasos han llevado al país al borde de la devastación económica y ha convertido a los EE.UU. en un Estado paria: los estadounidenses están atrapados en su mayoría dentro de nuestras propias fronteras, considerados una amenaza para la salud mundial que nos prohíbe viajar a varios países.

Continúa difundiendo desinformación mortal sobre el virus. El domingo, retuiteó una afirmación falsa de un partidario de la teoría de la conspiración de QAnon (un tweet que Twitter eliminó más tarde) afirmando que solo el 6% de las muertes por covid-19 fueron en realidad el resultado de la enfermedad pandémica. Totalmente falso, según los propios funcionarios de salud de su gobierno. Y muy a menudo Trump se niega a seguir los consejos de los expertos en salud pública y las súplicas de los funcionarios locales. Realizó un mitin bajo techo en Tulsa, Oklahoma, en junio, a pesar de las advertencias de que los riesgos de transmisión del coronavirus serían altos en tal evento. De hecho, el director del Departamento de Salud de Tulsa, Dr. Bruce Dart, dijo que el mitin «probablemente contribuyó» a los más de 500 casos de covid-19 que estallaron allí en las semanas posteriores al evento.

El partidario de Trump y excandidato presidencial Herman Cain asistió al mitin; no se puede saber si su muerte de covid-19 seis semanas después estuvo directamente relacionada con el evento (Cain había aconsejado anteriormente el uso de máscaras en su sitio web), pero cuando se trataba de eventos con el presidente, Cain parecía seguir la línea de Trump. («Las máscaras no serán obligatorias para el evento, al que asistirá el presidente Trump. ¡LA GENTE ESTÁ ALIMENTADA!», publicó la cuenta de Twitter de Cain en un tuit antes del evento de Trump en el Monte Rushmore; el tuit parece haber sido eliminado. )

Y todos acabamos de ver la Convención Nacional Republicana con más de 1.000 personas apiñadas hombro con hombro para ver hablar a Trump; muy pocos con máscaras, todos puestos en riesgo por este presidente irresponsable.

¿Y estamos hablando del cabello de Nancy Pelosi?

Además del coronavirus, el presidente también está sembrando caos y discordia sobre cuestiones de justicia racial en todo el país. Aterrizó en Kenosha, Wisconsin, el martes, sin tener en cuenta las súplicas de los funcionarios locales de mantenerse alejado; temían que la visita del presidente hostil y conspirador arrojara una cerilla a un polvorín.

Y, por supuesto, fue de todos modos.

Kenosha se ha visto sacudida por protestas y disturbios después de que un oficial de policía blanco disparó contra Jacob Blake, un padre de 29 años. Un policía le disparó a Blake, un hombre negro, siete veces en la espalda a quemarropa (sobrevivió milagrosamente), lo que provocó una investigación de derechos civiles por parte de investigadores federales. Es el último de una serie de tiroteos y asesinatos policiales de alto perfil que han alimentado las protestas de Black Lives Matter en todo el país durante todo el verano.

En lugar de abordar el dolor y el legítimo agravio de los manifestantes que piden justicia y reforma, Trump ha utilizado esas protestas para afirmar que las ciudades estadounidenses son infiernos anarquistas, plagadas de destrucción y caos, y de alguna manera caracteriza todo eso como el EE.UU. de Joe Biden: a pesar de que es Donald Trump quien es presidente y en cuya «vigilancia» ineficaz y egoísta está ocurriendo esto. En cambio, el presidente ha amplificado durante años a los nacionalistas blancos y ha alentado a los vigilantes armados y la violencia contra los manifestantes.

Después de que un adolescente armado fuera acusado de matar a dos personas y herir a una tercera en una protesta, el presidente incluso apareció para defenderlo. (A juzgar por las cuentas de las redes sociales que se cree que pertenecen al joven presunto tirador, era un seguidor de Trump).

Trump está haciendo lo que siempre hace: negarse a asumir responsabilidades y culpar a otra persona. Es algo extraordinario ver en cualquier adulto, y mucho menos en el líder de lo que alguna vez fue una nación poderosa y ampliamente respetada que lideró el mundo en ciencia, salud e innovación.

Trump no parece querer genuinamente la paz o incluso la salud y el bienestar de todos los estadounidenses; quiere poder. Y parece creer que avivar el resentimiento, la violencia y el caos mientras afirma ser el presidente de la ley y el orden es la mejor manera de aferrarse a él en un momento en el que su propia incompetencia es más clara que nunca.

Él cree que si todos estamos hablando del cabello de Nancy Pelosi, olvidaremos hablar sobre el hecho de que los salones no están abiertos en primer lugar porque la gente se enferma y muere debido al contagio con el que ha demostrado ser totalmente incapaz de lidiar.

La pregunta ahora es si los votantes caerán en la trampa.