CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Trump reveló accidentalmente algo muy importante en un tuit

Por análisis de Chris Cillizza

(CNN) –– En un día cualquiera, el presidente Donald Trump puede tuitear o retuitear decenas ––y algunas veces cientos–– de cosas. La mayoría de ellas o celebran algo que él hizo (o no hizo) o simplemente son el tipo de propaganda estándar que podría producir un trol de internet conservador promedio.

Pero de vez en cuando, Trump, sin darse cuenta, revela algo importante sobre sí mismo en Twitter. Y eso sucedió este miércoles, con este mensaje del mismo Trump (la negrilla es mía):

«¡El Dow Jones acaba de cerrar por encima de 29.000! Tienen mucha suerte de que yo sea su presidente. Con Joe Hiden se desplomaría».

«Tienen mucha suerte de que yo sea su presidente», es, a primera vista, algo excepcional en las declaraciones de un mandatario. De hecho, es inconcebible que cualquier presidente anterior llegara a decir eso.

¿Por qué? Porque los expresidentes anteriores han entendido que servir en ese cargo significa tanto un honor como una confianza pública. Que 330 millones de estadounidenses confíen en esa posición la representación de sus intereses tanto a nivel nacional como internacional es un regalo enorme que debería honrar a cualquiera que ascienda como presidente. Es, sin lugar a dudas, el punto culminante y el honor de la vida de cualquiera que llegue a servir.

publicidad

Pero Trump, como deja en claro su tuit del miércoles, ve las cosas de manera muy diferente. En su mente, él le está haciendo un favor al país al servir como presidente. Él considera la presidencia un inconveniente, uno que solo está dispuesto a asumir porque cree que es el único que puede arreglar lo que aflige al país.

Esa no es una suposición. Trump ha dicho eso mismo. Muchas veces.

«Amaba mi vida anterior. Tenía tantas cosas andando», dijo Trump a Reuters en una entrevista de 2017. «Esto es más trabajo que en mi vida anterior. Pensé que sería más fácil».

«Esto me está costando una fortuna, ser presidente», aseguró Trump en un discurso en California en 2019. «Probablemente me esté costando entre 3.000 y 5.000 millones de dólares por el privilegio de serlo ––y no me podría importar menos––, no me importa. Sabes que si eres rico, no importa. Solo quiero hacer un gran trabajo».

Trump usó la Casa Blanca como escenario político electoral 0:57

En una entrevista con Barstool Sports a principios de este verano, Trump fue aún más franco. «El mejor día de mi vida en términos de negocios y vida y todo fue el día antes de anunciar que me postularía a la presidencia», señaló. «Todo estaba bien… Ahora estoy muy contento de haberlo hecho, pero me trataron de manera muy injusta».

Toda la idea del tipo «me debes algo» también estuvo presente en la Convención Nacional Republicana que acaba de concluir.

«Todo esto cambió drásticamente en 2015 cuando un multimillonario llamado Donald Trump arriesgó su propia vida de lujo», dijo Charlie Kirk, presidente de un grupo de jóvenes conservadores, en el primer discurso de la convención. Y el propio Trump asintió con la cabeza a todo lo que había renunciado en su discurso de aceptación durante la última noche de la convención; «Desde el momento en que dejé atrás mi vida anterior, y fue una buena vida, no he hecho más que luchar por ustedes», dijo.

Mira, para Trump el hecho de ser presidente es una imposición. Lo alejó de su gran vida de ser rico y famoso. Y en su mente, también de ser muy apreciado. «Tenía una buena popularidad… estaba cerca del 100% de popularidad», le señaló a Barstool Sports. (De hecho, esto es totalmente inexacto. Trump nunca ha tenido un índice de aprobación superior al 50%. Nunca. Ni la vida pública ni privada).

Ahora, ser presidente no ha sido tan divertido como Trump esperaba. ¡Y ha sido, bueno, difícil! ¡Mucho más difícil que ser una estrella multimillonaria de reality shows!

Por eso, Trump quiere que se le agradezca por asumir esta carga. La carga de ser presidente.

Lo cual, sinceramente, tiene sentido, porque quiere él que se le agradezca casi todo.

Trump propone una educación patriótica 6:52

A mediados de marzo, mientras la pandemia de coronavirus (que ahora ha cobrado la vida de más de 185.000 estadounidenses) se extendía en EE.UU., Trump sugirió que se le debía elogiar por su manejo al respecto. «Hemos hecho un trabajo fantástico», dijo. «Lo único que no hemos hecho bien es tener buena prensa. Hemos hecho un trabajo fantástico pero no ha sido apreciado. Incluso el cierre de las fronteras, que nunca se había hecho, y no solo lo hicimos, las cerramos, pero fue temprano. A la prensa no le gusta escribir sobre eso», completó.

El siguiente mes, cuando los periodistas le preguntaron sobre su respuesta al virus, Trump respondió lo siguiente: «Creo que no hubo muertes cuando cerré el país. Y deberían decirme muchas gracias».

En 2018, el entonces gerente de campaña de Trump 2020, Brad Parscale ––que posteriormente fue degradado de cargo–– apareció en un anuncio instando al público a asegurarse de que el presidente estuviera enterado de su gratitud hacia él. «El presidente Trump ha logrado más durante su mandato que cualquier presidente en la historia», decía Parscale en el anuncio. «Necesitamos hacerle saber al presidente Trump que apreciamos lo que hace por Estados Unidos. Necesito que llamen al número en pantalla y le den las gracias al presidente Trump».

Y, para no ir muy lejos, el mes pasado Trump tuiteó esto: «RINO Ben Sasse, quien necesitaba mi apoyo y respaldo para obtener la candidatura republicana al Senado del GRAN estado de Nebraska, ahora que lo tiene (Gracias presidente T), se volvió pícaro de nuevo. ¡Esta tontería juega directamente en las manos de los radicales de izquierda demócratas!».

Entiendes la idea. Este es un hombre que quiere que se le agradezca literalmente todo. No entiende que la presidencia no se trata de él sino del país. Se ve a sí mismo como un gran hombre que se ha rebajado a ser presidente, y espera que todos a su alrededor reconozcan constantemente los enormes sacrificios que realiza.

Ese punto de vista se aparta radicalmente de la forma en que se ha considerado la presidencia hasta ahora. En realidad, puede ser la idea más radical que tiene Trump.

Allison Gordon, de CNN, contribuyó a este informe.