CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Enfermedades

OPINIÓN | La muerte de Chadwick Boseman encendió una luz muy necesaria sobre el cáncer colorrectal

Por Fola May

Nota del editor: La Dra. Fola P. May es gastroenteróloga e investigadora del cáncer en UCLA Health y en la Administración de Salud para Veteranos, y directora de calidad de UCLA Health. Pertenece a la facultad del Centro Kaiser Permanente para la Equidad en la Salud de UCLA, donde su investigación se centra en la prestación de atención médica, la equidad en la salud y las políticas de salud. Las opiniones expresadas en este comentario son las del autor. Leer más opinión en cnne.com/opinion

(CNN) — Es más difícil porque fue muy repentino. Es más difícil porque es una enfermedad que conozco muy bien. Es más difícil porque era joven, talentoso y negro. Es más difícil porque nuestra comunidad ya ha soportado tanto en este año frío y cruel que es 2020.

Como Kobe Bryant, George Floyd, John Lewis y los otros hombres negros cuyas muertes prematuras han ocurrido este año, el fallecimiento de Chadwick Boseman a los 43 años envió ondas de choque no solo a la comunidad negra, sino al mundo entero. Su muerte por cáncer de colon deja un vacío en el mundo. En la pantalla grande, Boseman encarnaba a hombres legendarios y mitos que trascendían la raza y atraían a lo mejor de todos nosotros: figuras históricas, íconos culturales y superhéroes que parecía que solo él podía representar. Y fuera de la pantalla, nos honró con su sabiduría, fuerza y compasión por los demás de una manera que solo un superhéroe de la vida real podría hacerlo.

No era su médica y no puedo hablar sobre los detalles de su proceso médico con el cáncer de colon, pero como médica e investigadora del cáncer que ha centrado su carrera en las disparidades en el cáncer colorrectal, no me enorgullezco de compartir que mi profesión ha fracasado en controlar esta enfermedad.

El cáncer colorrectal es la segunda causa más común de muerte relacionada con el cáncer entre hombres y mujeres combinados en los Estados Unidos.

Aunque tradicionalmente es una enfermedad de adultos mayores, se ha infiltrado en grupos de edades cada vez más jóvenes. También hay grupos raciales y étnicos que ven sus devastadoras consecuencias con mayor frecuencia. Este elevado número de víctimas es particularmente irónico dado que la enfermedad se puede prevenir en gran medida y el 90% de los casos son curables si se detecta a tiempo.

El impacto del cáncer colorrectal es implacable. Y si no se abordan con diligencia cuatro características clave de esta enfermedad, seguirá siéndolo.

Ya no es una enfermedad de adultos mayores

Tuve el honor de participar en un tributo público al Sr. Boseman el fin de semana posterior a su muerte. En la circunstancia imposible de llorar a un héroe caído y al mismo tiempo cumplir con la responsabilidad de brindar educación sobre una enfermedad que está matando a demasiados, encontré fuerza en el ejemplo que dio Chadwick Boseman. Si pudiera seguir inspirando a millones frente a su propia mortalidad, seguramente podré ejercitar mi oficio en medio de mi tristeza y encender una luz sobre esta enfermedad común envuelta, con demasiada frecuencia, en un misterio.

El diagnóstico de Boseman de cáncer de colon a los 39 años es raro y está lejos de la presentación típica de la enfermedad. Tradicionalmente, pensamos en el cáncer colorrectal como una enfermedad de los ancianos. Y, en muchos aspectos, lo es. La edad media de aparición es de 66 años para los hombres y de 69 años para las mujeres.

La Sociedad Estadounidense del Cáncer estima que solo alrededor de 11 de cada 100.000 personas desarrollarán cáncer colorrectal entre las edades de 35 y 39, en comparación con aproximadamente 120 de cada 100.000 personas de 65 a 69 años.

Pero la desafortunada realidad de las últimas dos décadas es que estamos viendo esta condición cada vez más en los adultos jóvenes, a quienes definimos como los menores de 50 años. El número de casos de cáncer colorrectal en ese grupo de edad está aumentando en un 2,2% por año.

Actualmente, el 11% de los casos de cáncer colorrectal ocurren en este grupo de edad.

Los síntomas se ignoran con demasiada frecuencia

En muchos casos, los síntomas que son clásicos del cáncer colorrectal no se evalúan en los adultos jóvenes, en gran parte porque no se sospecha mucho de la enfermedad. Con demasiada frecuencia, los signos clásicos (sangre en las heces, nuevo dolor abdominal o dolor rectal) son explicados por el paciente o por los proveedores médicos como afecciones benignas como hemorroides o afecciones gastrointestinales crónicas. En el caso de estas personas, los estudios de evaluación y diagnóstico se retrasan y el diagnóstico se pierde o se adelanta hasta que las mejores opciones de tratamiento o cura ya no están disponibles.

Con la epidemiología cambiante del cáncer colorrectal, debemos estar más alerta cuando los signos del mismo están presentes en los adultos jóvenes. Atrás quedaron los días en que esto era una enfermedad de los ancianos. Todos los pacientes con síntomas preocupantes deben ser evaluados y considerados para una colonoscopia, independientemente de su edad.

El papel de la raza y la etnia

Los afroamericanos también deben reconocer su riesgo elevado. La incidencia de cáncer colorrectal es un 20% mayor en los negros que en los blancos, y los negros tienen un 40% más de probabilidades de morir a causa de la enfermedad que los blancos. Estas disparidades tienen su origen en políticas de larga data y determinantes sociales de la salud que incluyen el entorno de vida, los factores del estilo de vida, las comorbilidades médicas, las diferencias en el uso de exámenes de detección y el seguro médico, así como el trato desigual por parte de los sistemas de atención médica. Como resultado, los negros ven disparidades en todos los aspectos del curso del cáncer colorrectal, desde la prevención y la detección temprana hasta el tratamiento y la supervivencia.

Los latinos y las personas de ascendencia nativa americana o nativa de Alaska también enfrentan barreras únicas para la detección del cáncer colorrectal que contribuyen a las bajas tasas de detección y los malos resultados.

Aunque los esfuerzos de salud pública se han centrado en abordar las disparidades en estos grupos, existe una necesidad urgente de atención nacional a estas diferencias de salud. Particularmente, en un momento en el que la pandemia de covid-19 ha aumentado la aprensión por ir a los centros de salud, debemos informar a los pacientes que existen procedimientos seguros para realizar la detección.

El cáncer no esperará a que el covid-19 desaparezca.

Un legado duradero a través de la conciencia

En el fallecimiento de Chadwick Boseman solo encuentro una pizca de consuelo: honrando su memoria y enseñando a los jóvenes, la comunidad negra y otras poblaciones desatendidas sobre esta devastadora enfermedad, es posible que podamos salvar vidas . Todo el mundo necesita hacerse un examen de detección de cáncer colorrectal.

Para aquellos con antecedentes familiares de enfermedades, la detección debe comenzar a los 40 años, o 10 años antes de la edad en que se diagnosticó al primer miembro de la familia (lo que ocurra primero). Para hacerlo bien, las personas diagnosticadas con cáncer colorrectal deben compartir su historial médico con otros miembros de la familia para evitar perder oportunidades de detección. Además, también se deben realizar pruebas genéticas para familias con múltiples casos.

Las personas con afecciones médicas predisponentes, como enfermedad inflamatoria intestinal o antecedentes de radiación en el abdomen o la pelvis, deben hablar con sus proveedores médicos sobre el momento de la detección del cáncer colorrectal, ya que probablemente también esté indicada la detección temprana.

Para los afroamericanos sin antecedentes familiares de cáncer colorrectal, la detección debe comenzar a los 45 años. Y las personas que no son de raza negra sin antecedentes familiares deben iniciar la detección a los 45 o 50 años. Afortunadamente, existen muchas opciones de detección, incluidas las pruebas caseras de detección de heces, además de la colonoscopia. La implementación de programas para fomentar la detección en los Estados Unidos ha disminuido drásticamente el número de casos anuales de cáncer colorrectal y muertes atribuidas a la enfermedad desde la década de 1990.

Sin embargo, con casi 150.000 casos por año, más de 50.000 muertes por año y muy pocas personas que utilizan pruebas de detección que salvan vidas, está claro que nuestros esfuerzos para prevenir la enfermedad son insuficientes.

Una prioridad de salud pública establecida por la Mesa Redonda Nacional de Cáncer Colorrectal, una coalición dedicada a reducir la incidencia y la mortalidad por cáncer colorrectal en los Estados Unidos, nos desafía a llegar al objetivo de lograr que el 80% de los estadounidenses se sometan a pruebas de detección de cáncer colorrectal en todas las comunidades.

«Cada comunidad» se refiere específicamente a elevar las tasas de detección no solo para las poblaciones mayoritarias que tienen acceso a atención médica de alta calidad, sino también entre las poblaciones de bajos ingresos, desatendidas y las comunidades negras e hispanas donde a menudo vemos las tasas de detección más bajas. Estas son también las comunidades en las que vemos innumerables barreras para la detección, las tasas más altas de covid-19 y el mayor potencial para detener el impacto del cáncer colorrectal en nuestra nación.

Nunca resolveremos por completo la pérdida de un alma tan extraordinaria como Chadwick Boseman. Ayudó a recordar a una generación de afroamericanos la grandeza de la que procedían y despertó nuestra imaginación para soñar con los héroes en los que podemos convertirnos. Se ha ganado un lugar en nuestra memoria colectiva y, a través de sus películas, celebraremos su legado.

Mientras lo honramos, también podemos seguir destacando la enfermedad que se llevó a este notable talento demasiado pronto. Debemos prestar más atención a los factores asociados con el riesgo de cáncer colorrectal y la importancia de los síntomas y la detección, independientemente de la edad, la raza o la marginación histórica. Al hacerlo, podemos continuar aumentando la conciencia pública, el empoderamiento de los pacientes y el acceso a la atención médica, y tal vez evitar que otra estrella brillante se desvanezca demasiado pronto.