CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

Descubren que la Tierra oxida la Luna

Por Jessie Yeung

(CNN) — La Luna se está oxidando.

Los científicos tuvieron la misma reacción que probablemente tuviste cuando llegaron a esta conclusión. No debería ser posible; después de todo, no hay oxígeno en la luna, uno de los dos elementos esenciales para crear óxido, el otro es el agua.

Pero la evidencia estaba ahí.

La sonda lunar de la India, Chandrayaan-1, orbitó la luna en 2008, recopilando datos que han llevado a numerosos descubrimientos a lo largo de los años, incluida la revelación de que hay moléculas de agua en su superficie. La sonda también llevaba un instrumento construido por la NASA que podía analizar la composición mineral de la Luna.

Cuando los investigadores de la NASA y el Instituto Hawai de Geofísica y Planetología analizaron los datos recientemente, se sorprendieron al encontrar indicios de hematita, una forma de óxido de hierro conocida como óxido. Hay muchas rocas ricas en hierro en la Luna, pero el óxido solo se produce cuando el hierro se expone al oxígeno y al agua.

«Al principio, no lo creía por completo. No debería existir basado en las condiciones presentes en la Luna», dijo Abigail Fraeman, científica del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, en un comunicado de prensa.

No solo no hay aire en la Luna, sino que está inundado de hidrógeno que fluye desde el sol, transportado por el viento solar. El óxido se produce cuando el oxígeno elimina los electrones del hierro; el hidrógeno hace lo contrario al agregar electrones, lo que significa que es más difícil que se forme óxido en la luna rica en hidrógeno.

«Es demasiado intrigante», dijo Shuai Li de la Universidad de Hawaii, autor principal del estudio, que fue publicado el miércoles en la revista Science Advances. «La Luna es un entorno terrible para que se forme hematita».

Después de meses de investigación, Li y los científicos de la NASA creen que lo han descifrado, y la respuesta al misterio está en nuestro propio planeta.

Esta es su teoría

Una pista importante fue que el óxido estaba más concentrado en el lado de la luna que mira hacia la Tierra, lo que sugiere que de alguna manera estaba vinculado a nuestro planeta.

La Tierra está envuelta en un campo magnético y el viento solar estira esta burbuja para crear una larga cola magnética en la dirección del viento. La Luna entra en esta cola tres días antes de que se llene, y se necesitan seis días para cruzar la cola y salir por el otro lado.

Durante estos seis días, la cola magnética de la Tierra cubre la superficie de la Luna con electrones y pueden suceder todo tipo de cosas extrañas. Las partículas de polvo en la superficie de la Luna podrían flotar del suelo y el polvo del satélite natural podría convertirse en una tormenta de polvo, según la NASA.

Un mapa mejorado de hematitas (polvo) en la luna, mostrado en rojo usando una proyección esférica del lado cercano.

Y, especuló Li, el oxígeno de la Tierra viaja en esta cola magnética para aterrizar en la Luna, donde interactúa con las moléculas de agua lunares para crear óxido.

La cola magnética también bloquea casi todo el viento solar durante la luna llena, lo que significa que la Luna está temporalmente protegida de la explosión de hidrógeno, lo que abre una ventana para que se forme óxido.

«Nuestra hipótesis es que la hematita lunar se forma a través de la oxidación del hierro de la superficie lunar por el oxígeno de la atmósfera superior de la Tierra, que ha sido continuamente arrastrado a la superficie lunar por el viento solar cuando la Luna está en la cola magnética de la Tierra durante los últimos miles de millones de años», explicó Li en un comunicado de prensa de la Universidad de Hawaii.

«Este descubrimiento remodelará nuestro conocimiento sobre las regiones polares de la Luna», agregó. «La Tierra puede haber jugado un papel importante en la evolución de la superficie de la Luna».

Esta teoría también podría explicar por qué se ha encontrado óxido en otros cuerpos sin aire como los asteroides. «Podría ser que pequeños trozos de agua y el impacto de las partículas de polvo estén permitiendo que el hierro en estos cuerpos se oxide», dijo Fraeman.

Pero algunas preguntas siguen sin respuesta; por ejemplo, aunque la mayor parte del óxido se encontró en el lado cercano de la luna, también se detectaron algunos rastros más pequeños en su lado lejano, donde el oxígeno de la Tierra no debería poder llegar. Tampoco está claro cómo exactamente interactúa el agua en la Luna con la roca.

Para recopilar más datos sobre estos misterios sin resolver, la NASA construye una nueva versión del instrumento que recopiló todos estos datos existentes sobre la composición mineral de la Luna. Una de estas características será capaz de mapear el hielo de agua en los cráteres del satélite natural, y «también puede revelar nuevos detalles sobre la hematita», aseguró el comunicado de la NASA.