CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Turismo

Viajar avergonzado: otra plaga de 2020

Por Terry Ward

(CNN) — Para muchas personas, viajar en estos días está plagado de dudas, investigación adicional y mucha confusión en cuanto a logística, restricciones de viaje y seguridad, y eso es antes de agregar lo que todos los demás tienen que decir sobre sus decisiones.

Los viajeros que eligen compartir lo que hacen durante las vacaciones en este momento pueden verse acosados ​​por un caso de la última plaga de 2020: la vergüenza de viajar.

Para Sarah Archer, una joven de 27 años del área de Boston que trabaja como gerente de marketing de contenido, la vergüenza de viajar le creó «un hoyo en el estómago» durante viajes recientes por Europa, e incluso sirvió para moldear algunos de sus comportamientos.

«Tengo un novio en Suiza, así que traté de encontrar una forma de entrar en Europa. Fue difícil con un pasaporte estadounidense», dijo en una llamada telefónica con CNN.

Serbia, que aún no forma parte de la Unión Europea, se había reabierto a los viajeros, incluidos los estadounidenses, a fines de mayo. Entonces, Archer decidió volar allí el 10 de julio para encontrarse con su novio, quien voló desde Suiza.

Poco después de que Archer llegara a Serbia, Croacia se abrió a los dueños de pasaportes estadounidenses, por lo que la pareja alquiló un automóvil y cruzó la frontera. A partir de ahí, dado que Croacia había sido eliminada de la lista de países de riesgo para ingresar a Suiza, Archer pudo volar a Zúrich con su novio el 1 de agosto, luego de que el gobierno suizo confirmara que podía ingresar al país.

Archer dijo que hace todo lo posible durante sus viajes para hacer todo de forma segura y legal. Escribió un artículo en Medium sobre cómo logró ingresar a Europa y compartió publicaciones en su cuenta de Instagram –donde conoce a todos sus seguidores–, y se sorprendió al recibir mensajes directos de algunos amigos que le preguntaban si realmente necesitaba viajar en este momento.

«Me preguntaron si no parecía irresponsable y egoísta viajar en esta época», comentó. «Me pregunté: ‘¿Estoy haciendo algo mal?’ Te cuestionas a ti misma».

La estadounidense Sarah Archer, a la derecha, y su novio, Christian, se reunieron en Europa en julio. Cortesía de @sarahashleyarcher

La ironía, dijo Archer, es que la mayoría de las personas que la rodean en Serbia y Croacia e incluso ahora, en Berna, Suiza, donde se instaló con su novio durante unos meses, no usan máscaras en las calles e incluso en las tiendas de comestibles.

Pero ella le da crédito a la vergüenza que sintió en las redes sociales, en parte, por influenciarla a ella y a su novio para que usen máscaras cada vez que están en público ahora, a pesar de que a menudo están entre las únicas personas que lo hacen.

«Es realmente como si las cosas fueran normales en Suiza en este momento», afirma Archer. «Pero viniendo de EE. UU. y sabiendo cómo esto ha afectado a las personas me hace más consciente. Como viajera de larga data y usando en las redes sociales mientras estoy en estos países, también me siento responsable de no contagiarme (del virus) y de no extender el contagio».

Archer no es la única que cuestiona sus opciones de viaje y modifica su comportamiento debido a la vergüenza en las redes sociales. Pero resulta que las razones por las que la gente se siente avergonzada (o no) y las motivaciones para avergonzar evolucionan con tanta fluidez como la propia pandemia.

Sarah Archer, fotografiada en Split, Croacia, dice que sus amigos han cuestionado su decisión de viajar. Cortesía de @sarahashleyarcher

¿Qué tan efectivo es avergonzar en las redes sociales?

«Se observa un repunte en el escarnio cuando la gente está desesperada por lograr que todos se adhieran a alguna norma y cuando es poco probable que se aplique esa norma a través de los canales oficiales», dice Krista Thomason, profesora asociada de filosofía de la Universidad de Swarthmore y autora de «Naked: The Dark Side of Shame and Moral Life».

Y cuando se trata de viajar avergonzando durante la pandemia, dice Thomason, puede haber otras emociones e impulsos más allá de los riesgos para la salud que llevan a los usuarios de las redes sociales a avergonzar a las personas.

«Muchas personas cancelaron las vacaciones o los viajes para ver a sus seres queridos. Cuando ven que otros disfrutan de viajes que no son esenciales, pueden estar enojados, envidiosos y sentir que no es justo», afirma Thomason. «Las personas sienten que han renunciado a cosas que son importantes para ellos, por lo que, naturalmente, se sentirán molestos al ver que otros no han hecho lo mismo».

Y aunque la evidencia de la efectividad de la vergüenza es mixta, dice Thomason, funciona en algunos casos.

«Si tomo una foto de una playa llena de gente y la publico en las redes sociales, no hay garantía de que alguien en la imagen sepa que ha sido avergonzado», comenta.

«Ahora, si comparto una foto de mis vacaciones recientes y la gente me afrenta por mi viaje no esencial, podría llegar a darme cuenta de mi error», agrega. «Pero podría enojarme con la misma facilidad porque estas personas tratan de decirme cómo vivir mi vida».

Un viaje reciente a Atlantic City, Nueva Jersey, no fue exactamente lo que la viajera Mosaka Williamson esperaba que fuera. Cortesía de Mosaka Williamson

A veces eres tú quien se avergüenza

Incluso cuando la vergüenza no proviene de otras personas, algunos viajeros se sienten avergonzados o culpables por sus elecciones; de hecho, se avergüenzan a sí mismos.

Ese fue el caso de Mosaka Williamson, una escritora de 30 y tantos que, desde marzo, había superado la pandemia mayormente sola, escondida en su apartamento de la ciudad de Nueva York.

«Había estado encerrada en mi apartamento, en Zoom y en el teléfono, casi todo el tiempo», dice. «Llegué al punto en el que solo necesitaba ir a algún lado».

Después de mucha deliberación e investigación sobre qué estados podía visitar sin tener que estar en cuarentena durante 14 días al regresar a la ciudad, Williamson y su esposo, que habían pasado gran parte del encierro en el norte del estado de Nueva York, decidieron pasar unos días en Atlantic City, Nueva Jersey, en agosto.

Pero la escapada no fue tan estimulante como esperaba.

«Fue como unas vacaciones en un hospital, siempre estaba en guardia, siempre lavándome las manos», explica. «Si mi esposo se iba a comer una papa frita después de tocar una puerta, yo pensaba, ‘¡No! ¡No hagas eso!'»

Cuando Williamson entró en la piscina del hotel, después de esperar su turno en una cola de personas que esperaban para hacer lo mismo (una medida de precaución tomada por el hotel para evitar el hacinamiento), dice que caminó hacia el medio, se dio la vuelta y salió casi  inmediatamente.

La piscina no estaba llena. Pero se sentía cohibida, dice, ya que era la única en el agua con una máscara.

«Había visto fotos en Internet de piscinas y playas abarrotadas y estaba como, ‘Qué vergüenza esa gente'», señala. «Entonces, aquí estaba yo en la misma situación. En las fotos que publiqué desde Atlantic City, no quería mostrar a la gente porque la mayoría no llevaba máscaras y no quería asociarme con ellas».

El bloguero Lee Abbamonte ha publicado fotos impresionantes como esta, del Parque Estatal Snow Canyon en Utah, desde que comenzó a viajar nuevamente. Cortesía de @LeeAbbamonte

No todos los que viajan ahora temen avergonzarse

Para personas como Lee Abbamonte, un experto en viajes y bloguero que ha visitado todos los países del mundo y se gana la vida llevando a sus seguidores, los intentos de avergonzar en las redes sociales pueden resultar débiles.

«Ya pasé el punto en mi vida de preocuparme», afirma Abbamonte, quien acaba de cumplir 42 años. «Aparte del hecho de que viajar es mi vida, mi pasión y mi trabajo, lo hago de manera segura y responsable y hago las pruebas».

Abbamonte dice que no salió de su apartamento durante casi 80 días durante la pandemia, a excepción de los recados esenciales. A finales de mayo, voló a Las Vegas para «jugar al golf, adentrarse en las montañas y básicamente hacer actividades al aire libre en las que pudiera distanciarme de los demás».

En el transcurso de su viaje de dos semanas, compartió fotos con sus 68.000 seguidores de Instagram de él mismo jugando al golf frente al Wynn Las Vegas, el increíble paisaje alrededor del Parque Estatal Snow Canyon en el sur de Utah y otras vistas que provocan envidia.

«Fue lo mejor que pude haber hecho por mi salud mental», según Abbamonte, quien ha viajado por Estados Unidos varias veces desde entonces y recientemente regresó de México.

«Todos estaban felices de verme viajar de nuevo, les dio esperanzas», cuenta Abbamonte, y agrega que aún no se ha avergonzado de ninguno de sus viajes de este verano.

Abbamonte ha estado jugando golf y disfrutando del aire libre en sus viajes y no se avergüenza de decirlo. Cortesía de @LeeAbbamonte

La falta de normas genera confusión

Michael Trager, del sitio web de viajes y casino de Las Vegas TravelZork, sin embargo, tuvo una respuesta diferente en las redes sociales de algunos seguidores cuando viajó desde su casa en Londres a Las Vegas en junio para informar para su sitio web sobre la reapertura de los casinos de Las Vegas.

“Cada vez que tuiteaba, alguien en el Reino Unido decía algo como ‘Sabes que tienes que ir a cuarentena cuando regreses’. Casi había una implicación de que no lo haría».

«La gente quiere recordarte las reglas con la implicación de que no creen que lo vayas a hacer», asegura Trager sobre sus experiencias con la vergüenza en las redes sociales.

Según Thomason, la confusión en torno a las reglas y normas, incluso en lo que respecta a los viajes y lo que muchos de nosotros experimentamos durante la pandemia, puede afectar tanto la forma en que las personas se avergüenzan en las redes sociales como la eficacia de ese escarnio.

«Parte del problema de la afrenta es que involucra normas comunitarias», explica Thomason. «Entonces, si llegas a un punto en el que intentas presentar a esta persona como un ejemplo de mal comportamiento, una vez que llegas al punto en el que ya no está claro cuáles son las normas comunitarias, es un poco más difícil que la vergüenza logre su cometido».

Trager, que es ciudadano estadounidense, indica que sabía que estaba haciendo todo bien, desde viajar de manera legal y segura desde el Reino Unido a EE.UU. hasta la cuarentena a su regreso en el Reino Unido, según lo ordenaban las reglas, pero aún se sentía avergonzado.

«La diferencia ahora es que se permite viajar», dice. «Entonces la pregunta es, si se permite viajar, ¿por qué no se puede compartir la forma en que lo haría habitualmente?»

«Siempre que sigas las reglas, no deberías tener que sentirte cohibido», dice. «Pero sé que la gente lo está, porque yo definitivamente lo estaba».

Michael Trager visitó Las Vegas en junio para informar sobre la reapertura de casinos para su sitio TravelZork. Recibió muchos recordatorios en línea sobre la cuarentena a su regreso. Cortesía de Michael Trager / TravelZork

¿Publicar sobre viajes en este momento puede tener un propósito útil?

El experto en puntos de fidelidad y viajes Gary Leff de View from the Wing manifestó en una columna de agosto que la vergüenza por viajar ha «disminuido sustancialmente en comparación con fines de marzo y abril», pero que la gente sigue temiendo publicar en sitios como Instagram debido a una posible reacción violenta.

«Si dices que has ido a algún lugar, todavía habrá críticas. Pero no es tan ruidoso y universal como ciertamente lo fue en abril y, hasta cierto punto, en mayo», afirma Leff.

«Si vivimos con él (el virus), seguiremos viviendo con él», asegura. «Y eso incluye cierta aceptación de los viajes, aunque no la aceptación universal».

Leff opina que publicar en las redes sociales puede servir para preparar a las personas que quizás no viajan en este momento para lo que pueden esperar cuando decidan aventurarse en el mundo.

«Si alguna vez vamos a volver a la normalidad o establecer cómo se ve la nueva normalidad, será viendo cómo vive la gente», indica. «Nuestras vidas en línea están sustituyendo a ese ser en persona. Por lo tanto, compartir en línea se vuelve más importante especialmente en el entorno actual».

Compartir en las redes sociales, dice Leff, que no ha viajado desde marzo, pero asegura que cuando lo haga de nuevo compartirá su experiencia, incluso puede ser «parte del proceso de recuperación».

«No se trata simplemente de encender un interruptor de luz», expresa. «La gente está cambiando sus comportamientos, su marco de referencia».

«El mecanismo de cómo sucede eso es ver lo que harán otras personas y formarse tu propio juicio al respecto», afirma.

Mosaka Williamson dice que su viaje a Atlantic City fue incómodo en parte porque no sabía qué esperar. Cortesía de Mosaka Williamson

Williamson, quien considera un próximo viaje a St. Martin con su madre, pero todavía está muy indecisa sobre si comprará el tiquete e irá, cuenta que parte de lo que hizo que su experiencia en Atlantic City fuera tan incómoda es que ella no sabía qué esperar.

Cuando se trata de publicar en las redes sociales, ella dice que «se sentiría más cómoda publicando sobre todos los obstáculos que enfrente al ir allí porque eso es al menos es más informativo que alardear de estar en una playa en St. Martin».

«Voy a usar dos máscaras, gafas y guantes en el avión. Voy a parecer loca y no me importa», comenta Williamson.

Y para cualquiera que pueda sentirse inclinado a avergonzarla, o cualquier otra persona que publique la realidad de cómo se ven los viajes en estos días, es posible que desee reconsiderarlo.

«Cuando hay mucho en juego, las personas se sienten justificadas para avergonzar y se sienten justificadas para ser duras con la vergüenza», dice Thomason. “A menudo oirás a la gente decir: ‘Ésta es la única forma en que podemos hacer que la gente se comporte'».

«Pero el hecho de que algo sea efectivo no lo hace moralmente correcto», concluye.

A medida que partes del mundo se abren con cautela, en última instancia, depende de usted cómo elija aventurarse y cuánto elija dejar que el coro de críticos lo afecte una vez que llegue allí también.

El escritor Terry Ward, residente en Florida, viaja de nuevo y trata de no ocultarlo en Instagram. Encuentra su trabajo en terry-ward.com.