CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mujer

OPINIÓN | Una plaga que sobrevivirá el covid-19

Por Patricia Scotland

Nota del editor: La baronesa Patricia Scotland QC, nacida en Dominica, es secretaria general de la Mancomunidad Británica de Naciones. Ella es la primera mujer en ocupar el cargo. Anteriormente, fue fiscal general de su majestad en el Reino Unido (la primera mujer en estar en ese lugar) y se desempeñó como ministra en los gobiernos de Gordon Brown. Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente las del autor. Ver más opinión en CNNE.COM/opinion

(CNN) — Científicos de todo el mundo están trabajando las 24 horas del día para suministrar una vacuna que podría detener esta devastadora pandemia. Sin embargo, este virus mortal ha puesto de relieve una vez más cómo también necesitamos desesperadamente una cura para una enfermedad completamente diferente, una que lamentablemente sobrevivirá el covid-19.

Para muchas mujeres aterrorizadas, el miedo a un virus silencioso puede pasar, pero los gritos, las palizas y las amenazas constantes de violencia permanecerán. La coexistencia forzada y las presiones económicas han provocado un aumento de la violencia doméstica a tasas alarmantemente altas desde que el virus entró en nuestras vidas. Las llamadas de socorro a las líneas telefónicas de ayuda para casos de violencia doméstica han aumentado hasta en un 300% en algunos países, mientras que las tasas de homicidio doméstico son más altas de lo normal, un patrón que se repite en todo el mundo.

He escuchado las desgarradoras historias de tantas víctimas a lo largo de los años en mi papel de secretaria general de la Mancomunidad Británica de Naciones. A menudo se les pregunta: «¿Por qué no te fuiste?» Si bien puede parecer que tienen la opción de hacerlo, el camino hacia la libertad es precario. Además del abuso físico, emocional y financiero, los perpetradores a menudo usan tácticas coercitivas para controlar el comportamiento, aislando a las víctimas de sus familiares y amigos, imponiendo restricciones sobre las necesidades básicas y amenazando con hacerles daño si hay algún indicio de deseo de irse. A las víctimas a menudo les resulta difícil reconocer el abuso hasta que se encuentran en situaciones peligrosas. Su capacidad de actuar se erosiona continuamente bajo esta presión, dejándolos con la sensación de que no tienen más remedio que quedarse.

Incluso en tiempos normales, las capas de la burocracia también pueden actuar como barreras a la libertad. Las víctimas se preguntan: «¿Me creerá la policía? ¿Cómo puedo asistir a la corte? ¿Dónde dormiré? ¿La denuncia del abuso hará que mi pareja sea más peligrosa? ¿Conseguiré la custodia de mis hijos?» Las restricciones del confinamiento y el distanciamiento físico han intensificado aún más estas ansiedades.

Por lo tanto, es importante que nuestras instituciones y prestadores de servicios creen condiciones que respondan de manera adecuada y comprensiva a las diferentes circunstancias de todas las mujeres antes de que sea demasiado tarde. Las innovaciones introducidas durante la pandemia, como los tribunales virtuales, las órdenes de protección en línea, los centros de asesoramiento emergentes y los refugios improvisados, deben compartirse en todo el mundo.

Y eso es exactamente lo que planeamos hacer: aplanar la curva de violencia en los países de la comunidad de naciones.

En asociación con la Fundación NO MÁS, la secretaría de la comunidad de naciones ha desarrollado un portal digital, con herramientas y recursos fáciles de usar para gobiernos, organizaciones comunitarias y personas de nuestros 54 países miembros para reducir los casos de violencia doméstica y sexual.

Los gobiernos, en particular aquellos con recursos más limitados, pueden descargar conjuntos de herramientas para establecer campañas locales que aborden la violencia doméstica y sexual, apoyar a las víctimas y a las personas en riesgo y capacitar a los líderes comunitarios sobre el terreno. El portal digital está diseñado específicamente para ayudar a las víctimas a comprender y reconocer la violencia y brindarles acceso integral a información crítica, incluidas líneas directas locales, refugios, planes de seguridad y orientación legal.

Hemos desarrollado pautas para ayudar a los ciudadanos a hablar cuando ven violencia en sus círculos de familiares y amigos o comunidades locales. El portal también contará con guías de buenas prácticas para prevenir abusos, brindar servicios y proteger a los sobrevivientes, incluidas leyes modelo sobre la penalización del control coercitivo en las relaciones para que se investigue un historial completo de abuso y no como incidentes aislados.

Reconocemos que el abuso no se detiene cuando las mujeres son retiradas de sus hogares abusivos. Las víctimas necesitan apoyo constante para recuperarse del trauma y reconstruir sus vidas. Sus hijos también necesitan asesoramiento para cambiar las actitudes y comportamientos desarrollados como resultado de presenciar la violencia entre los padres. Los perpetradores deben participar en programas especiales para ayudar a evitar que reincidan en el futuro.

Es por eso que estamos acelerando nuestro trabajo continuo en varios frentes en la comunidad de naciones. Estamos haciendo una causa financiera para abordar la violencia contra las mujeres ayudando a los países a medir el costo económico si no actuamos, una cifra que en 2016 se estimó a nivel mundial en unos U$S 1.5 billones. Este modelo alienta a los países a destinar más recursos a la prevención de la violencia en lugar de intervenir una vez que comienza. Es un enfoque más rentable con beneficios inmediatos y a largo plazo tanto a nivel individual como social.

Además, aunque muchos países tienen leyes diseñadas específicamente para proteger a las mujeres que son abusadas, estas no siempre cumplen con los estándares internacionales. Trabajando con socios, incluida ONU Mujeres, estamos brindando apoyo a los países para reformar la legislación y las leyes que discriminan injustamente por motivos de género para que las mujeres tengan los mismos derechos para dejar a sus parejas abusivas y buscar justicia.

La violencia nunca está justificada. El abuso doméstico es la traición del amor y la confianza. Estamos trabajando con algunos países miembros para garantizar que todas las víctimas estén protegidas contra la violencia doméstica de todas las formas posibles, incluida la separación, la restitución, la compensación e incluso la pensión alimenticia por orden judicial.

Nuestros hogares deben ser santuarios, no cárceles. No necesitamos el don de ver el futuro para ser conscientes de lo que está sucediendo frente a nosotros en este momento. Es hora de que todos nos levantemos, digamos “No más” y trabajemos con determinación y un sentido de propósito para construir hogares y comunidades más seguras en un mundo más justo, igualitario y pacífico.