CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

OPINIÓN | La secretaria de prensa, Kayleigh McEnany, ha cruzado una línea

Por Joe Lockhart

Nota del editor: Joe Lockhart es analista político de CNN. Fue secretario de prensa de la Casa Blanca entre 1998 y 2000 en la administración del presidente Bill Clinton. Es coanfitrión del podcast «Words Matter». Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opinión en CNNe.com/opinion

(CNN) — Cada secretario de prensa de la Casa Blanca enfrenta su propio momento de la verdad en el trabajo. Jerald terHorst, por ejemplo, renunció después de solo un mes porque no podía vivir con la decisión del presidente Gerald Ford de perdonar a su predecesor, el presidente Richard Nixon.

Elegir cuándo tomar una posición y qué revelar al público no siempre son decisiones sencillas. Hay ocasiones, por ejemplo, en las que la divulgación de los detalles operativos de las Fuerzas Armadas pone vidas en peligro. Surge la pregunta: ¿qué es más importante, decir la verdad o proteger vidas? Jody Powell enfrentó esa decisión bajo Jimmy Carter y decidió que salvar vidas ganaba sobre decir la verdad a la prensa durante la crisis de los rehenes iraníes.

Me enfrenté a mi propia prueba al principio de mi mandato como secretario de prensa. Cuando la Cámara de Representantes abrió las audiencias de juicio político sobre el entonces presidente Bill Clinton, basándose en el Informe Starr, me enfrenté a la decisión diaria de cómo responder a las preguntas sobre el comportamiento del presidente.

Sin saber el alcance total de lo que había sucedido, decidí no cuestionar los detalles del informe desde el podio, aunque para muchos eso parecía ser una confirmación de las acusaciones.

La secretaria de prensa Kayleigh McEnany enfrentó su momento de ajuste de cuentas en la sala de reuniones el miércoles, cuando los reporteros la confrontaron por las grabaciones, difundidas por el veterano periodista Bob Woodward, en las que el presidente Trump reconoció a principios de febrero que el coronavirus se transmitía por el aire y era más mortal que la gripe, incluso cuando rechazó públicamente las preocupaciones sobre el virus y lo llamó el «nuevo engaño» de los demócratas. En marzo, Trump le dijo a Woodward que intencionalmente minimizó los peligros del virus, diciendo: «siempre quise minimizarlo. Todavía me gusta minimizarlo, porque no quiero crear pánico».

McEnany falló en una escala épica en su respuesta. No proporcionó contexto para las declaraciones de Trump. En cambio, perpetuó las mentiras que incluso el propio presidente admitió ante Woodward en una cinta.

También trató de hacer pasar los comentarios de Trump como una señal de buen liderazgo, diciendo: «Entonces, este presidente hace lo que hacen los líderes… mantiene la calma y la resolución en un momento en que se enfrenta a un desafío insuperable». Pero el verdadero liderazgo es decir la verdad y asumir la responsabilidad por ella. Solo entonces el público estadounidense podrá confiar en que el presidente está velando por sus intereses, no solo por los suyos.

Cuando se le preguntó directamente si el presidente le había mentido al público estadounidense, McEnany tuvo el descaro de decir: «El presidente nunca le ha mentido al público estadounidense sobre el covid-19».

Eso es evidentemente falso. El presidente le ha mentido repetidamente al pueblo estadounidense sobre el coronavirus y el manejo de la pandemia por parte del gobierno. Ahora miente sobre mentir. Al afirmar lo contrario, McEnany incumplió la promesa que hizo a los periodistas en su primer día como secretaria de prensa cuando dijo que nunca les mentiría.

Al hacerlo, McEnany ha destruido su propia credibilidad personal y ha dañado fatalmente su capacidad para hablar en nombre del presidente y, lo que es más importante, de EE.UU.. Dado su historial, los aliados extranjeros no pueden confiar en lo que dice en el podio de la Casa Blanca. Esto representa un riesgo para la seguridad nacional de EE.UU..

Para ser justos, McEnany estaba atrapada entre la espada y la pared. Pero el secretario de prensa trabaja tanto para el presidente como para el pueblo estadounidense, proporcionando un vínculo vital entre los dos. La única respuesta apropiada en este caso fue decir: «La palabra del presidente habla por sí sola. No voy a analizarla ni interpretarla para usted». Esa es una forma de mantener la credibilidad mientras se envía una señal clara de que el presidente no está diciendo la verdad.

McEnany, sin embargo, ha demostrado que está más interesada en defender al presidente que en informar al público, y su único recurso ahora es renunciar.

El público tiene derecho a cuestionar si el presidente es digno de confianza y honesto. Y aunque el secretario de prensa no es un funcionario electo, quienquiera que desempeñe ese cargo debe tener cuidado de proteger su propia credibilidad. Sin ella, el secretario de prensa se convierte en nada más que un propagandista en lugar de un servidor público.

Al decir que la presidencia nunca le ha mentido al público estadounidense, su mandato como secretaria de prensa ha llegado a su fin, y su papel como propagandista estatal ha sido confirmado.