CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

OPINIÓN | Desenmascarando la verdadera filosofía del gobierno de Trump

Por Joe Lockhart

Nota del editor: Joe Lockhart es analista político de CNN. Fue secretario de Prensa de la Casa Blanca entre 1998 y 2000 en la administración del presidente Bill Clinton. Es coanfitrión del podcast «Words Matter». Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opinión en cnne.com/opinion

(CNN) — ¿Ha visto Estados Unidos alguna vez una campaña presidencial como esta? ¿Una que involucra a un candidato tan fuera de lo común como el presidente Donald Trump, con su pequeña pero rabiosa base, que se postula para la reelección durante una pandemia, una crisis económica aplastante y una temporada mortal de sucesos naturales consecutivos?

Por supuesto que ninguno de los que estamos con vida hemos presenciado algo como esto. Pero mire más, y verá que hay algo muy antiguo y muy familiar en la carrera electoral de 2020.

El choque entre Trump y Joe Biden es entre dos filosofías y valores distintos que se han enfrentado en Estados Unidos durante más de 240 años.

En este rincón, el individualismo. Ésta es la ideología que valora la libertad y la autonomía personal, el derecho a perseguir las propias metas y deseos y valora los derechos del individuo por encima de los del estado u otros grupos sociales.

publicidad

Nadie encarna esa filosofía más que Trump. Él es un ejemplo que camina y respira “estoy bien” y todos los demás pueden valerse por sí mismos. Lo escuchamos todos los días de Trump. Los estadounidenses tienen derecho a tomar sus propias decisiones sobre lo que hacen, cómo viven y qué riesgos tomarán con sus propios cuerpos. Una ironía aquí es que la filosofía no se extiende a los derechos reproductivos. Pero yo divago.

Trump lo lleva al extremo al poner repetidamente a sus propios seguidores en riesgo de contraer coronavirus en pos de su objetivo personal de ser reelegido. Al parecer, no cree en el sacrificio personal o compartido. Eso estuvo en plena exhibición en el controvertido mitin de Nevada que celebró el domingo, que desafió a la ciencia aceptada y las regulaciones estatales.

Después, Trump no expresó preocupación por sus seguidores, apiñados en la sala. No usa una mascarilla, se ha burlado de Biden y de los reporteros por usar una, y el martes por la noche en el foro del canal ABC pronunció un extraño relato sobre cómo a los camareros no les gusta usar tapabocas. Al parecer, no le preocupa su propia salud porque no entra en contacto con nadie que no haya sido examinado.

Como dijo su hija Ivanka, «nadie que no esté usando mascarilla puede acercarse a él «. En pocas palabras, parece que Trump cree que el único de quien tiene que preocuparse es de él mismo.

En la otra esquina está la fuerza filosófica opuesta en la sociedad estadounidense, ilustrada por la campaña de Joe Biden. Biden sostiene que no vivimos independientes unos de otros, sino que estamos todos juntos en esto. Ese es un valor que ha llegado a representar la inclinación filosófica del Partido Demócrata durante los últimos 50 años.

El presidente Bill Clinton habló sobre oportunidad, responsabilidad y comunidad. Esa comunidad, la capacidad de depender de su vecino y su gobierno para estar allí para usted y comúnmente sacrificarse cuando sea necesario. Hillary Clinton describió cómo se necesita una aldea para criar a un niño y organizar la vida estadounidense.

El Estado de la Unión de 2012 de Barack Obama se enmarcó en estas palabras: «Nadie construyó este país por sí solo. Esta nación es grandiosa porque la construimos juntos. Esta nación es grandiosa porque trabajamos en equipo». En un discurso anterior, Obama argumentó que «nuestro éxito nunca se ha centrado únicamente en la supervivencia del más apto. Se ha tratado de construir una nación en la que todos estemos mejor. Nos unimos, colaboramos y hacemos nuestra parte».

Los debates originales en la Convención Constitucional fueron sobre la división entre los federalistas y aquellos que defendían los derechos de los estados. Abarcaron temas serios como cómo funcionarían nuestro gobierno federal y nuestro sistema bancario, pero también dejaron al descubierto esta división filosófica en el país que nunca se ha resuelto realmente y que impulsa el discurso político hoy.

Por ejemplo, al ver a CNN entrevistar a los partidarios de Trump que asistieron al mitin de Nevada sin distanciamiento social ni mascarillas, escuchamos una versión aún más básica del individualismo estadounidense. Hablaron de que tenían derecho a asistir al evento y que eran ellos los que corrían el riesgo, uno que estaban dispuestos a correr.

A pesar de que científicos y expertos médicos con larga experiencia en epidemiología y transmisión de enfermedades infecciosas les han dicho una y otra vez, incluidos los propios funcionarios de salud de la administración, que el virus se manifiesta regularmente sin síntomas, muchos de ellos se niegan a aceptar responsabilidad por el riesgo y peligro que representan para el resto de su comunidad, ya sea para aquellos reunidos para celebrar a Trump o para aquellos en sus pueblos, ciudades y lugares de trabajo.

Ahí es donde este fuerte individualismo, glorificado desde Wall Street hasta las novelas occidentales y las películas de John Wayne, choca con el riesgo de cada elemento en todas nuestras comunidades estadounidenses. Sea testigo de que más de 400.000 estadounidenses asistieron a un evento de motociclistas en Dakota del Sur recientemente, ejerciendo sus derechos personales y también propagando infecciones.

Durante los próximos 50 días, Trump le recordará todos los días sus derechos personales y los de él también. Continuará diciéndole a la gente de los suburbios que tiene derecho a mantener a diferentes personas fuera de allí. Se burlará de Joe Biden y de los demócratas que están tomando medidas, como usar mascarillas, para mantenernos a todos a salvo. Dejará que todos los estadounidenses diseñen sus propios planes para mantenerse seguros y saludables mientras presionan a las escuelas, empresas y deportes para que se abran, desafiando las directrices de su propio gobierno.

Sobre todo, despreciará la idea de que, como comunidad nacional, somos responsables los unos de los otros y debemos compartir el sacrificio común.

Vemos esto mientras se enfoca diariamente en cómo le está yendo al mercado de valores: afirmó este martes por la noche que todos poseen acciones, pero la realidad es que solo la mitad de los estadounidenses lo hacen. En lugar de centrarse en el mercado laboral en apuros, señaló lo bien que les está yendo a él y a otras personas ricas como él, mientras que otros estadounidenses luchan por mantener sus hogares y alimentar a sus familias.

Biden y los demócratas argumentan explícitamente que no podemos estar a la altura de las circunstancias si no nos mantenemos unidos. Los individuos no rechazaron a los nazis en la Segunda Guerra Mundial ni lanzaron la guerra contra el terrorismo después del 11 de septiembre. Estos esfuerzos fueron efectivos solo porque el país y nuestras comunidades trabajaron juntos. Biden utilizará los debates y sus anuncios para enfatizar que la comunidad es lo mejor de Estados Unidos: la mentalidad comunitaria básica y los valores comunitarios no son un complot del estado profundo para quitarle los derechos a las personas.

Durante siglos, nuestro país ha equilibrado ingeniosamente dos filosofías en conflicto de una manera que ha convertido a Estados Unidos en la envidia del mundo. Pero la presidencia de Donald Trump está alterando este equilibrio. Nos está obligando a decidir con qué valor viviremos, y esto tendrá profundas implicaciones para el futuro de nuestro país y la felicidad de quienes tienen la suerte de estar aquí.

Y es por eso que cuando ambos candidatos dicen que es la elección más importante en nuestras vidas, ambos tienen razón.