CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Barbara Lagoa, una de las principales candidatas de Trump a la Corte Suprema de Justicia

Por Devan Cole, Ariane de Vogue, Katelyn Polantz

Washington (CNN) — El presidente Donald Trump dijo que planea seleccionar a una mujer para reemplazar a la difunta jueza Ruth Bader Ginsburg, un ícono feminista que ayudó a liderar el ala liberal de la Corte Suprema durante años. Entre las personas en su corta lista se encuentra Barbara Lagoa, una jueza conservadora, de 52 años, a quien nombró para la Corte de Apelaciones del 11 Circuito de Estados Unidos, el pasado diciembre.

Después de la muerte de Ginsburg, el viernes, el presidente inicialmente expresó interés en Lagoa, una jueza cubanoestadounidense con la que había hablado solo una vez antes. Los aliados de Trump abogaron por la jueza nacida en Miami, argumentando que su ciudad natal podría darles una ventaja de campaña en Florida, un estado crucial donde Lagoa se labró una carrera histórica como jurista.

«Es excelente. Es hispana. Una mujer excelente por todo lo que sé», le dijo Trump a Fox News, este lunes. «No la conozco. Florida. Nos encanta Florida».

Trump desoye críticas y última voluntad de jueza Ginsburg 2:36

Barbara Lagoa, una mujer de raíces hispanas

Antes de su nombramiento, el año pasado, Lagoa se desempeñó como la primera mujer hispana y la primera mujer cubanoestadounidense en la Corte Suprema de Florida. Para ese cargo fue nombrada en enero de 2019 por el gobernador republicano Ron DeSantis.

En el momento de su designación para el tribunal superior del estado, Lagoa habló sobre el significado personal del momento mientras el gobernador, su familia y sus padres —que son exiliados cubanos— estaban cerca.

publicidad

«Hace más de 50 años, mis padres, como tantos otros, llegaron a este país desde Cuba para comenzar a reconstruir sus vidas en una tierra que les ofrecía oportunidades, pero más importante, libertad», dijo Lagoa. «Sé que lo más alejado de sus mentes cuando llegaron aquí con solo la ropa en la espalda y su educación era que su única hija estaría aquí parada hoy con el gobernador de Florida en un evento como este de hoy, especialmente porque mi padre tuvo que renunciar a su sueño de convertirse en abogado».

Una fuente cercana a Lagoa dijo que apelaría al presidente porque su herencia cubana traería un tipo diferente de diversidad a la Corte Suprema. Además porque aunque asistió a una escuela de Derecho de la Ivy League, se ha mantenido fiel a sus raíces y no representa el elitismo que existe en algunos círculos de la costa este.

Originalista constitucional

Aunque Lagoa no sería la primera latina en tener un lugar en la Corte —esa distinción la tiene Sonia Sotomayor desde que el entonces presidente Barack Obama la nombró, en 2009— está claro que la herencia de su familia jugaría un papel clave papel en su toma de decisiones.

Durante su proceso de confirmación en el Senado, el año pasado, para el 11 Circuito, Lagoa vinculó su compromiso con el originalismo— la filosofía legal defendida por el difunto juez Antonin Scalia— con la política cubana.

«Si no estamos sujetos a lo que significa la Constitución y está cambiando constantemente, entonces no somos diferentes del país del que huyeron mis padres, que es Cuba. Porque Cuba tiene una constitución y una declaración de derechos y eso no significa nada», dijo Lagoa, durante su testimonio, ante la Comisión Judicial del Senado. «Porque no hay nadie que lo sostenga y decir que esto es lo que significa la definición de esta constitución si siempre está cambiando».

Y agregó: «Los principios que se articularon en la Constitución (de Estados Unidos) en el momento de la ratificación tienen un significado, ese significado es constante. Lo que cambia es la aplicación de ese significado a cosas nuevas».

Pero el originalismo y el pensamiento judicial de Lagoa podrían resultar problemáticos para ella, pues el personal de la Casa Blanca que trabaja en la búsqueda de la candidata de Trump discutió, este fin de semana, su reciente voto con la mayoría sobre un fallo sobre los derechos de los delincuentes cuando el 11º Circuito confirmó el requisito de que se paguen multas antes de que los delincuentes recuperen el derecho al voto.

«Al final, como reconoce nuestro juramento judicial, responderemos por nuestro trabajo como jueces que se sientan  fuera de la historia humana», dice parte de la opinión del juez jefe de circuito, William Pryor, al que Lagoa se unió.

Multas para los delincuentes

El caso cuestionó si exigir que los delincuentes paguen multas judiciales y otros costos asociados con sus sentencias era inconstitucional y violaba la cláusula de protección igualitaria de la Constitución.

Lagoa se puso del lado de la mayoría, 6-4, en la importante decisión de la corte de este mes. Se dictaminó que el requisito de que los delincuentes paguen todas las multas antes de recuperar su derecho al voto estaba dentro de la ley. Explicó que su voto estaba en consonancia con cómo ella ve los límites del papel de un juez.

«Nuestro papel en el sistema constitucional es simplemente revisar ese paso para cumplir con la Constitución, no alargar su paso. Actuar de otra manera violaría los principios del federalismo y la separación de poderes, los dos garantes estructurales de los derechos individuales y la libertad en nuestra Constitución», escribió Lagoa «… Corresponde a los ciudadanos del estado de Florida y sus legisladores estatales electos, no a los jueces federales, hacer cambios adicionales a la misma».

El resultado en el caso de Florida puede ser uno de los más impactantes en un estado de campo de batalla en esta elección, afectando a miles de personas, dijeron los abogados del caso. Antes de una decisión reciente en el caso, la Corte Suprema se había negado a intervenir antes de que dictara el tribunal de circuito completo. La Corte Suprema se dividió 6-3, con Ginsburg en la minoría.

¿Regresará el aborto a la Corte Suprema? 0:47

Aborto y el caso Roe vs. Wade

La mayor parte de las opiniones de Lagoa han estado en la corte estatal, por lo que no ha intervenido en algunos asuntos constitucionales de peso como el caso Roe vs. Wade, cuando era juez federal.

Sin embargo, durante su proceso de confirmación en el Senado, el año pasado, se le preguntó a Lagoa sobre el caso histórico que legalizó el aborto en Estados Unidos y desde entonces ha servido como una prueba de fuego clave para los demócratas y algunos republicanos.

En respuesta a preguntas escritas de la senadora demócrata Dianne Feinstein, de California, Lagoa dijo que la decisión de 1973 «es un precedente vinculante de la Corte Suprema y yo la seguiría fielmente», y señaló que para «los jueces de tribunales inferiores, todos los precedentes de la Corte Suprema, incluidos Roe vs. Wade … es una ley establecida».

Antes de ser nombrada por DeSantis para la Corte Suprema de Florida, Lagoa sirvió durante más de una década en la Corte de Apelaciones del Tercer Distrito. Para ese cargo fue nombrada, en 2006, por el entonces gobernador Jeb Bush.

Ella también hizo historia con ese nombramiento, por ser la primera mujer hispana y la primera mujer cubanoestadounidense en formar parte del panel.

Fue abogada del caso Elián González

Lagoa también ha ejercido la abogacía tanto en el ámbito civil como en el penal, según su biografía oficial. Allí señaló que también se desempeñó durante algún tiempo como fiscal federal adjunta para el Distrito Sur de Florida.

Como abogada privada, en 2000, Lagoa representó a la familia estadounidense de Elián González, el niño cubano cuya familia había sido rescatada en las aguas abiertas del Atlántico, mientras libraban una encarnizada batalla para obtener asilo para él. El caso de alto perfil sacudió Florida, provocando tensiones entre Cuba y Estados Unidos.

Así fue la batalla internacional por el balserito Elián González 1:42

También representó a la estrella de rock Sammy Hagar en una demanda por incumplimiento de contrato.

Lagoa asistió a la Universidad Internacional de Florida antes de obtener su título de abogada en la Universidad de Columbia, en 1992. Allí ayudó a editar la prestigiosa revista de Derecho de la escuela, según su biografía. Está casada con Paul Huck, que también es abogado, y los dos tienen tres hijas.