CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Colombia

Envían a la cárcel a los dos policías involucrados en el caso de Javier Ordóñez en Colombia  

Por Diana Castrillón

(CNN Español) — La jueza 29 de control de garantías acogió el pedido de la Fiscalía e impuso medida de aseguramiento contra los dos policías involucrados en el caso de Javier Ordóñez en Colombia. Más temprano, la Fiscalía solicitó imputar a los agentes con los delitos de tortura y homicidio agravado.

La jueza se acogió a la petición de un fiscal de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos de la Fiscalía General de la Nación, que imputó los delitos de homicidio y tortura agravada a los exagentes Juan Camilo Lloreda Cubillos y Harby Damián Rodríguez Díaz, cargos que no fueron aceptados por los procesados.

 Los expolicías, que fueron enviados a la Cárcel y Penitenciaria de Media y Mínima Seguridad para Miembros de la Fuerza Pública de Facatativá, aparecen en un video del 8 de septiembre deteniendo al abogado Javier Ordóñez, de 43 años, a quien le aplicaron varias descargas eléctricas mientras le pedían poner sus manos atrás, pese a que el ciudadano decía «ya no más» y que después falleció.

Envían a prisión a los policías

“En criterio de la jueza sí tendría que sacrificarse el derecho de la libertad de estos dos ciudadanos, que no mostraron comportamientos adecuados en ejercicios de sus funciones, que causaron de qué manera la muerte de una persona, pero previamente lo torturaron causándole muchos e intensos dolores”, dijo la jueza al explicar su decisión.

La Fiscalía General de la Nación de Colombia solicitó imputar los delitos de homicidio agravado y tortura a dos de los siete policías involucrados en un caso de supuesto abuso policial que desató protestas en el país. En la segunda audiencia judicial que tuvo lugar este domingo, ellos rechazaron los cargos imputados y pidieron que los juzgue la Justicia Penal Militar.

Durante la audiencia, la Fiscalía pidió a la jueza 29 de control de garantías que ordene la medida de aseguramiento intramural contra los exuniformados.

A Javier Ordoñez lo «torturaron», dice jueza

La jueza de control de garantías consideró que el fiscal justificó de manera razonable y suficiente el por qué se sacrificó el derecho de la libertad de los dos exagentes, “que no mostraron comportamientos adecuados en ejercicios de sus funciones, que causaron la muerte de una persona, pero previamente lo torturaron causándole muchos e intensos dolores”.

La jueza agregó que «en Colombia está prohibida la tortura y los tratos crueles, inhumanos y degradantes. No solo lo dice Wilmer (testigo ocular de los hechos presentado por el fiscal), también lo dice el material fotográfico, se ve a Javier Humberto con tres juegos de esposas, esposado de manos y pies en posición fetal”.

La decisión de la jueza fue refutada por la defensa de Harby Damián Rodríguez Díaz, que interpuso un recurso de apelación. El abogado de Rodríguez Díaz solicitó a la segunda instancia que su cliente pueda cumplir la medida de detención preventiva en su casa, una petición que fue negada por la jueza.

Por su parte el abogado defensor de Juan Camilo Lloreda Cubillos no presentó ningún recurso y aceptó la decisión. 

El fiscal del caso estuvo de acuerdo con la decisión de la jueza, pero realizó un recurso de reposición, pues consideró que la cárcel para policías de Facatativá no es la idónea.

Los detalles de la necropsia

La representante del Ministerio Público leyó ante la jueza y la defensa de los involucrados la necropsia realizada por Medicina Legal al cuerpo de Javier Ordóñez. Según el documento, la causa de muerte del abogado fue «hemorragia masiva intra abdominal y retroperitoneal secundaria por alto trauma de abdomen. Lesiones producidas por múltiples traumatismos contundentes en abdomen y región lumbar».

El texto concluye que «su muerte se debió a un trauma abdominal cerrado contundente de alta energía, diagnóstico de muerte violenta, cuyo fallecimiento obedece a circunstancias de violencia». El fiscal durante la audiencia dijo que «los uniformados deciden someter a Ordoñez, por lo cual no solo supuestamente usan fuerza corporal sino también pistola electrochoques».

El fiscal encargado de la investigación leyó un recuento de los hechos ocurridos la noche del 8 de septiembre, en los que se adelantó el procedimiento policial en respuesta a un supuesto altercado que involucraba a Ordóñez.

Advirtió que, de acuerdo con el testigo ocular Wimer Salazar, amigo a quien arrestaron junto con Javier, después de que lo detuvieran, el abogado recibió golpes contundentes dentro del vehículo que los transportaba hacia el puesto policial del barrio Villa Luz, en el oeste de Bogotá.

Dentro del Centro de Atención Inmediata (CAI), de acuerdo con el relato, Ordóñez continuaba esposado y expresaba dolor.

El testimonio del hermano de Javier Ordóñez

Varios muertos en Bogotá tras deceso de Javier Ordóñez 3:31

Durante la audiencia, Luis Alejandro Ordóñez, hermano de la víctima fatal y médico profesional, llamó la atención sobre otros detalles de la necropsia.

«Lo que dice la exploración externa es que presenta 14 lesiones de tipo hemorrágico, las cuales fueron presentadas en tórax, abdomen, lumbar, región frontal y fronto parietal… en toda la humanidad, mi hermano presenta lesiones», manifestó.

Sobre la exploración interna, agregó: «hay un estallido que se produjo en el riñón derecho y es debido a un trauma de muy alta energía, no pueden ser lesiones infligidas como lo mencionan los uniformados. Mi hermano, estando en el piso reducido, no puede hacer una explosión renal con ese mecanismo. Mi hermano tuvo el 80% de pérdida sanguínea. Hay un orificio con cavitación que está escrito en el informe de Medicina Legal de arma de fuego».

Mientras leía el informe de la necropsia, el hermano de Ordóñez rompió en llanto y llamó a los uniformados «monstruos».

Los argumentos de la defensa

El abogado defensor del policía Harvy Damian respondió que «no cuenta con argumentos para desvirtuar los requisitos». Además aseguró que la defensa conoce que la condena mínima de esta pena podría superar los cuatro años de prisión.

Refutó la petición de medida de aseguramiento carcelaria, alegando que su defendido no representa obstrucción para la justicia y ya no forma parte de la Policía.

La defensa mencionó que Harvey Damian estuvo en la institución cerca de 11 años, cuenta con 24 felicitaciones y tres condecoraciones. Pidió que esos factores se tomaran en cuenta para imponer una medida menos invasiva, como detención domiciliaria.

Por su parte, el abogado de Juan Camilo Lloreda Cubillos, el último en hablar durante la audiencia, dijo que su «representación jurídica no pretende imponerse a la solicitud realizada y coadyuvada por el Ministerio Público y la representación de la víctima, si eso es lo sensato y sustentado por el señor fiscal».

Reiteró que su cliente quiere responder por los hechos, y pidió que se haga justicia dentro del protocolo procesal.

Sus últimas palabras durante la intervención se refirieron al hermano de Javier Ordóñez.

«Lamentamos profundamente, usted no sabe el dolor. Quiero que le transmita a su familia que Juan Camilo siente el dolor de la pérdida de su hermano, y que está respondiendo y va a responder», dijo.

El 11 de septiembre, el ministro de Defensa, Carlos Holmes, informó que se suspendería a otros cinco policías para someterlos a un proceso de investigación.