CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crimen

Crimen

EE.UU. planea ejecutar a un hombre por un crimen que cometió a los 19 años. Científicos dicen que investigaciones sobre el cerebro demuestran por qué es una decisión equivocada

Por Harmeet Kaur

(CNN) — Por primera vez en casi 70 años, Estados Unidos ejecutará a un hombre por un crimen que cometió cuando era adolescente.

Christopher Vialva, ahora de 40 años, recibirá la pena de muerte este jueves en una prisión federal en Terre Haute, Indiana. La justicia lo condenó hace 20 años por los asesinatos en 1999 de dos ministros jóvenes en Fort Hood, Texas. En el momento del crimen, tenía 19 años.

El crimen fue atroz. Su abogado y otros defensores están de acuerdo.

Christopher Vialva

Pero dadas décadas de investigación desde entonces sobre el desarrollo del cerebro de los adolescentes, el anuncio del Departamento de Justicia plantea una pregunta clave: ¿Debe una persona recibir el castigo máximo por un crimen que cometió en su juventud?

«A pesar de la naturaleza muy, muy atroz del crimen por el que Christopher ha sido condenado, mi posición es que, según la ciencia, su cerebro no era el cerebro de un adulto de pleno derecho», le dijo a CNN Jason Chein, profesor de psicología en Temple University y autor de un reciente artículo de opinión sobre la sentencia de Vialva. «Y eso me lleva a la conclusión de que el castigo de quitarse la vida es demasiado severo».

CNN se comunicó con el Departamento de Justicia en busca de comentarios, pero no recibió respuesta.

Así es ver una ejecución de pena de muerte 3:52

Los cerebros de los adolescentes no están completamente maduros, según la investigación

El Departamento de Justicia anunció el 31 de julio que planeaba ejecutar a Vialva, junto con William LeCroy, quien fue ejecutado el martes. Será la séptima ejecución federal desde que el Departamento de Justicia puso fin a una pausa de 17 años de esa práctica en julio.

A Vialva lo juzgaron por su papel —junto con un grupo de adolescentes— en el secuestro y asesinato de Todd y Stacie Bagley en 1999 en Fort Hood, Texas, según un comunicado del Departamento de Justicia.

Un tribunal federal determinó que Vialva disparó contra las víctimas, mientras que el coacusado Brandon Bernard, que tenía 18 años en ese momento, prendió fuego al automóvil para destruir las pruebas. Ambos fueron declarados culpables y condenados a muerte.

«Una persona tiene potencial de cambio»

El crimen por el que Vialva fue condenado fue «vil» y no hay duda de que debe responder, dijo Chein. Pero la investigación que ha surgido desde su juicio ha demostrado que el cerebro de una persona de 20 años aún no está completamente maduro.

«La evidencia nos dice que una persona a esta edad tiene el potencial de cambio», dijo Chein. «Su personalidad y sus comportamientos no están fijados de la forma en que podríamos pensar que finalmente se convertirían en un adulto más maduro».

Los estudios muestran que es más probable que los adolescentes corran riesgos graves, especialmente cuando están con sus compañeros. También muestra que no controlan tan bien sus impulsos en situaciones estresantes o acaloradas.

Los estudios de imágenes cerebrales muestran que en los adolescentes, la región del cerebro implicada en la toma de decisiones y la evaluación de riesgos todavía es inmadura en el desarrollo. Al mismo tiempo, la parte del cerebro que juega un papel en la regulación del placer y la recompensa es relativamente más activa que en otros períodos del desarrollo.

Esa combinación, dicen los científicos, puede generar resultados peligrosos.

Ejecutan a reo mexicano en Texas (video de 2017) 0:31

No hay un límite estricto para cuando una persona madura

La Corte Suprema ya ha reconocido que la edad temprana debe tenerse en cuenta en las decisiones de sentencia, argumentan los defensores.

En 2005, el Tribunal dictaminó que la ejecución de un menor constituía un «castigo cruel e inusual» y prohibía la pena de muerte para menores. En 2012, la Corte Suprema sostuvo que imponer una cadena perpetua obligatoria sin posibilidad de libertad condicional para los delincuentes juveniles era inconstitucionalmente desproporcionado.

Según esa lógica, el gobierno federal no debería buscar la pena de muerte para una persona que fue condenada por un delito mientras su cerebro aún era inmaduro en el desarrollo. Así lo señaló Henderson Hill, abogado principal de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU).

Sin embargo, Vialva no se considera un menor porque tenía 19 años en el momento de cometer el crimen.

«Simplemente va en contra de la buena ciencia, lo que sabemos sobre el desarrollo del cerebro», dijo Hill a CNN. «… Es horrible pensar que este tipo de juicio final se puede emitir sobre un joven de 19 años».

La forma en que funciona el sistema legal no toma en cuenta los matices en torno al desarrollo del cerebro, dijo Chein. El proceso no es monolítico. Eso significa que los diferentes sistemas del cerebro se desarrollan a diferentes ritmos y el punto en el que alguien se considera un adulto desde el punto de vista del desarrollo varía de persona a persona.

«La idea de que existe esta línea brillante, esta edad en la que de repente se cruza hacia la madurez a medida que se pasa de los 17 a los 18 años, se ve muy socavada por la evidencia de la ciencia del desarrollo», dijo Chein. «No hay ningún momento en el que se cruce esta línea, y se sea ahora un adulto».

Esa complicada realidad ya es evidente en la forma en que Estados Unidos trata a los adultos, dicen los defensores.

Las personas pueden votar y alistarse en el ejército a los 18 años. Pero no pueden comprar alcohol o tabaco hasta los 21 años. Las compañías de seguros y alquiler de automóviles cobran tarifas más altas para las personas menores de 25 años porque se las considera conductores de mayor riesgo.

«[Vialva] no habría tenido la edad suficiente para comprar un paquete de cigarrillos o alcohol», dijo Hill. «Pero tiene la edad suficiente para que lo ejecuten. Eso no tiene ningún sentido».

Las personas tienen el potencial de cambiar a medida que envejecen

El cerebro de una persona continúa desarrollándose hasta bien entrados los 20 años. Por ello, los expertos dicen que quien es una persona a los 19 o 20 años no es necesariamente una indicación de lo que será a los 30 o 40.

La abogada de Vialva, Susan Otto, argumenta que ese es el caso de su cliente, quien dijo que ha madurado significativamente desde que lo conoció en 2003. Una evaluación del cerebro de Vialva mostró que cuando tenía 19 años, tenía «el desarrollo la perspicacia de un joven de 16», dijo Otto.

La abogada señaló la aceptación de Vialva de la fe mesiánica y su remordimiento por el crimen como evidencia de su crecimiento como persona.

«No puedo decir que él era una mala persona cuando lo conocí y que de alguna manera resultó ser un buen tipo», le dijo a CNN. «Puedo decirte que era un niño cuando lo conocí».

A pesar de lo que ahora muestra la investigación, Otto dijo que la madurez intelectual de Vialva, junto con otros problemas no formaban parte de su defensa original. Entre ellos abuso, enfermedad mental y racismo que experimentó mientras crecía. Un examen realizado por un psicólogo también encontró «evidencia convincente» de que Vialva probablemente sufre de daño cerebral orgánico y / o trastorno bipolar, según un comunicado de prensa de la ACLU.

Otto dijo que debido a que hubo «deficiencias en su representación legal», es injusto que ejecuten a Vialva.

«La cuestión no es si Christopher debería ser responsable por el daño que causó, nadie lo discute», dijo en un comunicado emitido por la ACLU.

«Es si realmente podemos llamar justicia matar a Christopher por un error que cometió cuando era adolescente cuando no recibió la ayuda o la defensa que todos merecen».