CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

OPINIÓN | Donald Trump acaba de decirnos que nuestra democracia está en riesgo

Por John Avlon

Nota del editor: John Avlon es analista político senior de CNN. Las opiniones expresadas en este comentario pertenecen al autor. Ver más opiniones en cnne.com/opinion

(CNN) — La democracia estadounidense se ha definido por la transferencia pacífica del poder. Donald Trump parece tener otras ideas.

Esto no es un simulacro. Esto no es un juego.

Porque el presidente de Estados Unidos acaba de decirnos que no se comprometerá a entregar pacíficamente el gobierno a una nueva administración si pierde las elecciones.

Cuarenta y un días antes de las elecciones, Donald Trump no afirmó este miércoles la pregunta cívica más básica que cualquier presidente podría recibir. «¿Se comprometerá a asegurar de que haya una transferencia pacífica del poder después de las elecciones?»

publicidad

«Bueno, vamos a tener que ver qué pasa», dijo Trump desde el podio de la sala de prensa de la Casa Blanca. «Me he quejado mucho de las boletas y las boletas son un desastre … deshazte de las boletas y tendrás un … no habrá transferencia, francamente. Habrá una continuación”.

Esto es una amenaza. Esta es una advertencia. Y cualquiera que alguna vez se haya llamado patriota o defensor de la Constitución debería condenarla de inmediato. Pero, en cambio, espero que escuchemos a los republicanos tratar de racionalizarlo con alguna de las líneas reflexivas que últimamente balbucean cuando se les pide que defiendan lo indefendible cuando se trata de Trump. Dirán «así es como él habla» o «sólo está tratando de hacer que la prensa se levante», o lo llamarán noticias falsas y girarán hacia lo que sea y de alguna manera culparán a los demócratas.

El Anexo A son los comentarios del secretario de Justicia Bill Barr al Chicago Tribune a principios de este mes. «Usted conoce el proyecto de los liberales», dijo Barr. «¿Todas estas tonterías sobre cómo el presidente se mantendrá en el cargo y tomará el poder? Nunca había oído hablar de esas tonterías. Quiero decir, soy el secretario de Justicia. Creo que habría oído hablar de lo que están proyectando. Están creando una situación incendiaria donde habrá pérdida de confianza en el voto”.

La proyección es una droga increíble cuando vives en un salón de espejos. Porque Trump ha estado construyendo este caso, ladrillo a ladrillo retórico, a la vista durante meses, criticando sin pruebas contra un sistema electoral supuestamente manipulado (con la ayuda de Barr) y citando fraude ficticio en las boletas por correo en tuit tras tuit.

En mayo, durante una elección especial del Congreso en California (que finalmente ganó el republicano Mike García), Trump tuiteó: «Están tratando de robarse otra elección. Está todo amañado. Estos votos no deben contar. ¡Estafa!”.

Esto impulsó a uno de los mejores expertos en leyes electorales del país, Rick Hasen, a decirle a The Guardian: «Los comentarios son muy preocupantes porque aumentan las posibilidades de que los partidarios del presidente no acepten los resultados electorales como legítimos si pierde en noviembre».

En julio, Chris Wallace de Fox News le preguntó al presidente si aceptaría los resultados de las elecciones. Trump respondió: «Tengo que ver. No, no voy a decir simplemente que sí. No voy a decir que no”.

En agosto, en la Convención Nacional Republicana, Trump dijo: «La única forma en que pueden quitarnos esta elección es si se trata de una elección amañada». Les decía a sus seguidores muy claramente que la única forma en que puede perder es si le roban las elecciones. Eso es un pretexto para el caos.

Algunas de las personas que mejor conocen a Trump han estado advirtiendo sobre esto durante más de un año, en particular, su antiguo asesor, Michael Cohen, quien le dijo al Congreso en febrero de 2019: «Me temo que si pierde las elecciones en 2020, nunca habrá una transición pacífica del poder«.

Hasta hace poco, estaba dispuesto a creer que esto era una hipérbole. Después de todo, ningún presidente podría tener tanto desprecio por el país que presuntamente ama y la Constitución que juró defender. Pero la negativa de Trump a comprometerse con una transferencia pacífica del poder se produce el mismo día en que se publicó en The Atlantic un aleccionador análisis de Barton Gellman. Su artículo se llama: «La elección que podría quebrar a Estados Unidos» y debería ser lectura obligatoria. Gellman se centra en el caos que podría surgir en los 79 días entre las elecciones y el 20 de enero, cuando el mandato de un presidente termina, al mediodía, según la Constitución.

Explica cuánto de nuestras normas democráticas puede ser quebrantado por un presidente que se niega a respetarlas, respaldado por personas designadas por políticos que han sido sorprendidos tratando de poner su pulgar en la balanza (me vienen a la mente el Servicio Postal planteando preguntas sobre si las boletas se pueden entregar a tiempo y el Departamento de Seguridad Nacional supuestamente reteniendo pruebas de que Rusia difunde desinformación contra Biden) y los hiperpartisanos obedientes en el Congreso que han eliminado todas las barreras en su protección del presidente.

En agosto, Gellman conectó de manera convincente la obsesión de Trump en contra del voto por correo con un esfuerzo estratégico para deslegitimar los votos que se cuentan algo más tarde que los primeros resultados.

«Hay muchos votos legítimos que no se cuentan inmediatamente cada año electoral», escribió Gellman. «Por razones que los observadores electorales no comprenden totalmente, estos votos tienden a ser fuertemente demócratas, lo que lleva a que los resultados se inclinen hacia los demócratas a medida que se cuentan más, en lo que se conoce como el ‘cambio azul’. En la mayoría de los casos, el ‘cambio azul’ es relativamente intrascendente, cambia el conteo de votos finales pero no los resultados. Pero en otros, como en 2018, puede cambiar materialmente el resultado”.

En su nuevo artículo, Gellman entrevista a un asesor legal de la campaña de Trump, quien solicitó el anonimato, quien lo expuso todo: «Habrá un conteo en la noche de las elecciones, ese conteo cambiará con el tiempo y los resultados cuando el conteo final lo que se da será cuestionado por ser inexacto, fraudulento, elija su palabra «.

Ese es el escenario que está preparando el presidente Trump. Nunca nos hemos enfrentado a algo así en Estados Unidos. Salvo una explosión en la noche de las elecciones, que nadie espera, nos esperan días, sino semanas, de conteo de votos, dado el impulso de la pandemia hacia las boletas por correo. Y eso crea un contexto para el máximo caos y discordia civil si el presidente está dispuesto a hacer literalmente cualquier cosa para mantenerse en el poder. Y Trump nos acaba de decir, de nuevo, que es así.

En este punto, sería ingenuo pensar que Trump aceptaría la legitimidad de las elecciones si pierde. «El comportamiento y la intención declarada de Trump no dejan lugar para suponer que aceptará el veredicto del público si el voto va en su contra», escribe Gellman. «Conocemos a este hombre. No podemos permitirnos fingir». O, como Maya Angelou dijo una vez: «Cuando alguien le muestre quién es, créale”.