CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Televisión

Aitor Gabilondo, el hombre detrás de la serie «Patria»

Por Miguel Ángel Antoñanzas

(CNN Español) — Es el hombre que vio las posibilidades de una larga novela española escrita en 2016 por el autor vasco Fernando Aramburu. Una novela que se convirtió en un fenómeno editorial con más de un millón de ejemplares vendidos en 30 idiomas.

Se llama Aitor Gabilondo y es el productor ejecutivo de una de las producciones más ambiciosas de HBO Europe, la miniserie “Patria”.

MIRA aquí el especial de la serie «Patria»: Dos mujeres, una sola tierra

Aitor Gabilondo tiene ese cosquilleo que cualquier creador puede experimentar cuando su obra va a ser expuesta al público.

Dice que se trata de un cosquilleo “pero de los buenos. Creemos que tenemos una buena serie que puede conectar con el público y esperamos que así sea. Y además tenemos la parte buena. Es que ya no se puede cambiar. Ya está hecha. Ahora ya sólo se puede esperar a que guste”.

Gabilondo nos dice por videoconferencia, después de presentar la serie en el Festival de cine de San Sebastián, que quería contar una historia a través de los ojos de dos mujeres, Miren y Bittori.

publicidad

En un mercado tan saturado de excelentes series en distintas plataformas, Gabilondo cree que la suya puede encontrar su espacio porque es “una serie universal de relaciones muy reconocibles, pero tiene la particularidad de ser de una zona del País Vasco, una zona muy especial, muy distinta, y creo que la manera de comportarse, de la propia estética del lugar, va a llamar la atención”.

La miniserie se rodó en lugares como San Sebastián, Soraluze y Elgoibar en el País Vasco, durante 22 semanas, con la participación de 110 actores y más de 500 extras.

La serie cuenta en 8 capítulos con abundantes “flashbacks” la historia de dos familias, 9 personas, pero sobre todo de estas dos mujeres, madres y esposas, que van viendo como su estrecha amistad no soporta la violencia del grupo terrorista ETA.

Una de ellas, Bittori, escucha los disparos que en la calle acaban con la vida de su marido, un pequeño empresario de transportes que no puede pagar la extorsión que durante años ejerció ETA en el País Vasco.

La otra, Miren, se ve arrastrada por el fanatismo de su hijo que ingresa en las filas de ETA hasta cometer varios asesinatos.

La elección de las dos actrices, conocidas sobre todo por trabajos anteriores más cerca de la comedia que del drama, no fue una decisión arbitraria. Sí es cierto que se querían actrices vascas, pero además sus papeles pedían otro registro.

“Las conocía porque con las dos había trabajado en el pasado, pero yo es que, cuando leí la novela y cuando estaba escribiendo los guiones, sólo podía verlas a ellas. Y en primer lugar eran vascas. Venían con toda su experiencia personal, que creo que podían, digamos, poner también esa interpretación. Y luego venían de la comedia. Y yo creo que eso me daba seguridad porque pensaba: bueno, como son cómicas, le van a quitar solemnidad a la alemana, porque la tentación de ponerse muy solemne y grandilocuente estaba ahí y entonces ellas son unas actrices con una naturalidad muy grande, y pensaba que eso era un valor”, dice Gabilondo.

Para Gabilondo el reto más importante de esta serie fue “la parte emocional de contar esta historia, porque, aunque sea una historia de ficción, recuerda pasajes reales, pasajes que uno por edad ha vivido sin hilares. Enfrentarse a un tema del que no se hablaba mucho y se intentaba evitar por el dolor que provocaba y por los problemas que provocaba y aterrizarlo en una serie de ficción realmente fue lo más duro para mí”.

Uno de los protagonistas sin rostro ni frases es el pueblo donde viven los personajes principales y donde ocurre el asesinato de el “Txato”.

A menudo durante los peores años del terrorismo de ETA, gran parte de la sociedad en el País Vasco se veía atemorizada de definirse de un lado u otro, y el silencio era muchas veces la respuesta a esta violencia.

Gabilondo tiene su propia visión sobre esa época: “Sí, yo sí creo que es cierto esto, que se dice que hubo un silencio espeso, pero también es verdad que duró muchos años y que ese silencio, que esa realidad no fue igual. Siempre a lo largo de treinta años la sociedad fue cambiando. Hay que decir, y es así, que los primeros años cercanos al franquismo, el movimiento de ETA tenía un gran apoyo social que fue perdiendo progresivamente a lo largo de los años, y creo que la sociedad se fue adaptando progresivamente a ese discurso. Es verdad que eso fue así”.

Aun así, el productor ejerce cautela: “También es cierto, y no me gustaría caer en la simplificación de criticar a la sociedad en general como cómplice de la inmensa mayoría de las personas que vivían aquí. Tenían muy pocas oportunidades o capacidades para decir nada. Tenían una vida la gente normal, sencilla, de la calle, que no quería problemas, y yo creo que eso ha sido una conquista progresiva de la sociedad”.

La serie se ha producido en un formato que se usa principalmente en EE.UU., donde el llamado show runner, o productor ejecutivo, es el creador de la serie y a menudo el escritor de los guiones. Los directores son más bien artesanos que responden a la visión del creador.

“Es una figura importada de Estados Unidos que cada vez está más asentada aquí. Mi trabajo previo fueron casi dos años. Cuando vinieron los directores, mi tarea fundamental era transmitirles con la mayor precisión posible lo que habíamos acordado con HBO y lo mismo que yo quería para llevarlo a cabo. Fueron horas y horas de conversaciones, de aportar referencias estéticas, de compartir y luego, efectivamente, dejarles la libertad creativa en el set, en el rodaje, para que ellos todo lo que se ha hablado lo ejecuten. Pero bueno, con una conversación permanente, diaria, de lo que se estaba haciendo, así fue”, explica el creador.

La serie está considerada como una de las apuestas más importantes de la filial de HBO en Europa. Fue rodada principalmente en San Sebastián, Elgoibar y Soraluze, en la provincia de Guipúzcoa, durante 22 semanas, con 110 actores y centenares de extras para las escenas de manifestaciones. En Soraluze, un pueblo de 2.000 habitantes, hasta una cuarta parte de la población participó en algunas de las escenas.

La serie acaba con un abrazo, parco, rápido, pero de esperanza, que podría ayudar a que las heridas todavía abiertas en la sociedad vasca puedan comenzar a cerrarse.

“Ojalá ayude. Vamos a verlo. Creo que el hecho de que se pueda ver en tu casa sin testigos, puedas verlo sin tener que hacer un acto social de ir a un lugar, en la intimidad, puede ayudar, al menos a que íntimamente sientas que la necesidad de abrazar, de que te genere buenos sentimientos. De ahí a que se pase a la realidad, lo tendremos que ver con los años, y los años y los años. Veremos”, concluye el guionista y creador de la serie.

Lo que debes saber de «Patria»

    • La miniserie de 8 capítulos “Patria” se emite a partir de este domingo 27 de septiembre, los dos primeros episodios se podrán ver por streaming en HBO Max, y cada fin de semana se estrenan otros dos.
    • En HBO Latino la serie estará disponible a partir del 30 de septiembre.
    • Creada y escrita por Aitor Gabilondo
    • Dirigida por Félix Viscarret y Óscar Pedraza
    • Basada en la novela del mismo título de Fernando Aramburu
    • Producida por HBO Europe en colaboración con HBO Latinoamérica.