CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Los CDC fueron presionados para minimizar los riesgos de covid-19 en la reapertura de escuelas, dice un exmiembro del personal de Mike Pence

Por Shelby Lin Erdman

(CNN) — Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) fueron presionados para minimizar los riesgos de la pandemia de covid-19 al reabrir las escuelas para clases presenciales, confirmó a CNN Olivia Troye, exasesora principal del vicepresidente Mike Pence.

Troye dijo que una historia publicada por The New York Times sobre la campaña de presión era precisa.

Gupta: Pautas del CDC sobre asintomáticos son confusas 4:00

La situación era una «pesadilla»

Troye, quien trabajó como principal miembro del personal de Pence con el Grupo de Trabajo sobre el Coronavirus de la Casa Blanca durante meses antes de dejar la administración Trump el mes pasado, dijo que la situación era una «pesadilla».

«Desafortunadamente, fue un esfuerzo, ya sabes. En ocasiones me tomaban por sorpresa, cuando había empleados subalternos que tenían la tarea de buscar diferentes datos para gráficos que mostraran que el virus no era tan malo para ciertas poblaciones, edades o demografía», le dijo a Chris Cuomo de CNN este lunes Troye, exasesora de seguridad nacional de Pence.

MIRA: Embarazadas con covid-19: los riesgos de un parto prematuro, según estudio de los CDC

publicidad

Sin embargo, estudios recientes, incluido uno de Corea del Sur el mes pasado, han demostrado que los niños pueden transmitir el coronavirus al igual que los adultos.

Troye confirmó un incidente en junio en el que ella y esos empleados subalternos, empujados por el jefe de gabinete de Pence, Marc Short, intentaron eludir a los CDC para encontrar datos sobre el covid-19 que respaldarían mejor la postura del presidente Donald Trump. El objetivo era hallar datos de que el covid-19 representaba poco riesgo para los niños y por ello las escuelas deberían reabrir.

«Creo que puso a estos miembros del grupo de trabajo y médicos en una posición muy desafiante», dijo Troye al describir «lo que estaba sucediendo detrás de escena».

«Creo que han visto desde el principio que la narrativa del presidente ha sido que ‘todo está bien. Todo está bien. Es hora de volver a la normalidad. Hagamos que la economía vuelva a funcionar'».

Estiman unos 60 millones de casos de covid-19 en EE.UU. 0:45

Una «campaña deliberada de desinformación» para que los CDC minimizaran los riesgos del covid-19

Trump les dijo a los gobernadores: «‘Necesitan abrir las escuelas. Tienen que tratar de hacer que parezca que todo está bien cuando en realidad no lo es.

«Creo que se debe a que su respuesta ha sido tan mala en el camino, que su respuesta fue decir cualquier cosa menos la verdad», dijo Troye.

El Dr. Peter Hotez, decano de medicina tropical del Baylor College of Medicine y experto en vacunas, dijo que esto era una «campaña deliberada de desinformación».

«Este es en realidad un componente de una campaña de desinformación bastante impresionante, de una manera nefasta, y una campaña de desinformación anticientífica lanzada por la Casa Blanca», dijo Hotez.

Más de 587.000 niños en Estados Unidos han dado positivo por covid-19 desde el comienzo de la pandemia de coronavirus a principios de este año, según la Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación de Hospitales de Niños. Hubo un aumento del 15% de los casos en niños entre el 3 y el 17 de septiembre.

Los consejos de Deborah Birx para que ni Trump ni Pence contraigan el coronavirus 13:47

Redfield está en una posición difícil

Troye dijo que creía que al Dr. Robert Redfield, el director de los CDC, le costaba mucho tratar de equilibrar la política y lo que los científicos estaban descubriendo sobre la pandemia del coronavirus.

«He visto al Dr. Redfield tratando de averiguar cómo va a navegar por este panorama político mientras representa la verdadera evidencia de lo que los científicos y los expertos de los CDC y todos los médicos le decían».

Trump ha contradicho públicamente a Redfield en varias ocasiones, incluso hace poco más de una semana después de que Redfield testificara en una audiencia en el Senado sobre un posible cronograma de la vacuna contra el covid-19. El presidente dijo que Redfield «cometió un error» y estaba «confundido» cuando dijo que una vacuna no estaría disponible hasta el próximo verano.

Troye dijo que evitó criticar a los miembros del Grupo de Trabajo sobre el Coronavirus de la Casa Blanca porque vio la lucha durante el verano entre tratar de equilibrar la agenda de Trump de reabrir la economía y las escuelas con comunicar los riesgos mortales de la pandemia.

«Creo que puso a estos miembros del grupo de trabajo y médicos en una posición muy desafiante. Los vi luchar de primera mano a diario», dijo.

Los expertos en salud también se han preocupado por lo que muchos ven como la politización de los CDC bajo la administración Trump, señalando varios cambios en su sitio web en las últimas semanas.

La postura de los CDC sobre el covid-19

Los CDC cambiaron repentinamente su guía sobre la prueba de pacientes con coronavirus asintomáticos, diciendo que no necesitaban hacerse la prueba, antes de revertir la guía una semana después.

La agencia también publicó una guía sobre la transmisión aérea del coronavirus hace poco más de una semana, antes de eliminarlo repentinamente unos días después, diciendo que se publicó por error.

Los funcionarios de comunicaciones de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. habían presionado recientemente para cambiar el lenguaje en los informes científicos semanales publicados por los CDC para no socavar el mensaje político de Trump, dijo un funcionario de salud federal a CNN hace varias semanas. Redfield respondió más tarde que «en ningún momento se ha comprometido la integridad científica» de estos informes.

Troye se ha pronunciado varias veces contra el presidente y la respuesta a la pandemia de coronavirus desde que renunció a su cargo, aunque la oficina de Pence dijo que fue despedida.

Pero la exasesora se negó a decir si habló con Pence sobre los problemas que vio. Cuomo le preguntó si también se le pidió a Pence que guardara silencio sobre los riesgos para los niños si las escuelas se abrían demasiado pronto.

«Todos tienen un jefe y, desafortunadamente para el vicepresidente Pence, su jefe es Donald Trump», dijo.