CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Coronavirus

El imprudente regreso de Trump tras su hospitalización por covid-19 encontró con una Casa Blanca dramáticamente cambiada

Por Kevin Liptak, Kaitlan Collins, Jeff Zeleny

(CNN) — El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, puede estar ansiosamente buscando volver a la normalidad después de tres noches en el hospital por covid-19. Pero la Casa Blanca a la que llegó, este lunes, con una floritura dramática e imprudente ha cambiado drásticamente desde que fue trasladado por aire desde el jardín sur, a fines de la semana pasada.

En lugar de un hervidero de actividad preelectoral, el ala oeste se ha convertido en un caldo de cultivo para el contagio viral. Al menos 11 de los asesores o aliados del presidente han contraído el virus o, en el caso de su hija Ivanka, están trabajando desde casa. Suites enteras de oficinas están vacías mientras los asesores de Trump trabajan para aislarlo en la residencia y fuera del ala oeste.

El confuso mensaje sobre la salud de Trump 2:35

Una nueva aura de desconfianza se estaba instalando cuando varios asistentes plantearon preguntas sobre si habían sido puestos en peligro imprudentemente durante la última semana. Las acusaciones de mala gestión, dirigidas principalmente contra el secretario general de la Casa Blanca, Mark Meadows, han surgido en medio de una de las crisis presidenciales más graves en una generación. La ausencia de esfuerzos sólidos de rastreo de contactos generó inquietudes a medida que se cuestionaban las normas sobre las pruebas y el uso de mascarillas.

Nada de esa ansiedad se alivió cuando Trump regresó a la Casa Blanca, el lunes. Su primer acto después de subir los escalones del pórtico sur fue quitarse la mascarilla y guardársela en el bolsillo. Esto a pesar de que sigue infectado con el coronavirus y podría infectar a las personas cercanas. Luego se le vio salir al balcón y volver a entrar para que un equipo de cámaras pudiera filmar su entrada.

«Regresaremos. Regresaremos al trabajo. Estaremos al frente», dijo Trump en un video grabado a su regreso. «Como su líder, tenía que hacer eso. Sabía que había peligro, pero tenía que hacerlo».

publicidad

Cambios en la Casa Blanca

Aunque cuatro horas antes sus médicos admitieron que aún no estaba «fuera de peligro» en su lucha contra el covid-19, Trump enmarcó la enfermedad como en el pasado: «¿Ahora estoy mejor y tal vez soy inmune? No lo sé. Pero no dejen que domine sus vidas».

En la residencia de la Casa Blanca donde hablaba sin mascarilla, el personal ya reducido se redujo aún más después de que el presidente y la primera dama contrajeran coronavirus. Al menos un miembro del personal, que es personal militar asignado directamente para apoyar al presidente en la Oficina Oval y la residencia, dio positivo durante el fin de semana, según una persona familiarizada con el asunto.

Cuando Trump regresó a casa, se había asegurado un suministro de batas médicas, gafas protectoras y mascarillas respiratorias para que los usaran sus equipos de salud y seguridad, y posiblemente el personal de la residencia, en caso de que tuvieran que acercarse mucho al presidente.

En las horas posteriores a su llegada, se vio a un empleado de la Casa Blanca desinfectando la sala de conferencias de prensa con un traje blanco completo con capucha, guantes y gafas protectoras.

Y se había dispuesto una suite temporal de oficinas en la planta baja de la mansión ejecutiva, adyacente a la sala médica de la Casa Blanca, según una persona familiarizada con los planos. El espacio de trabajo de Trump se ajustó tanto con el interés de monitorear constantemente al presidente, que aún convalece, con la esperanza de mantenerlo fuera del ala oeste, donde el personal está lidiando con un creciente brote de coronavirus.

La disposición de Trump para seguir adelante

trump-minimiza-coronavirus

Trump esperaba que su regreso a la Casa Blanca pudiera indicar su disposición a pasar de lo que parecía, al menos en las descripciones de sus médicos, ser un caso grave de una enfermedad que ha matado a más de 210.000 estadounidenses hasta ahora.

«No le tengan miedo al covid. No dejen que dominen sus vidas», tuiteó Trump el lunes temprano. Y lo dijo a pesar de que sus médicos habían descrito síntomas preocupantes y que fue tratado con una combinación de terapias experimentales que casi nadie más tenía disponible.

La situación dentro del edificio solo se estaba volviendo más tensa en las horas antes y después de su regreso. Trump, un paciente activo de coronavirus, todavía se encuentra en «territorio inexplorado», según su médico, después de recibir una avalancha de tratamientos y terapias experimentales. Un gran cuerpo de personal político y de la residencia, que ya estaba nervioso después de numerosos eventos potenciales de propagación, ahora debe lidiar con un comandante en jefe contagioso que está ansioso por demostrar su capacidad para liderar.

Por ahora, Trump no regresará al ala oeste, o al menos ese es el plan.

Si bien Trump tiene espacio para oficinas en su residencia personal en el tercer piso de la Casa Blanca, las oficinas temporales en la sala de mapas y la sala de recepción diplomática brindarán un acceso más cercano a sus médicos y equipo médico.

La sala de mapas, donde Trump se preparó para el debate de la semana pasada y donde ha ensayado sus discursos sobre el estado de la Unión, está directamente al lado de la sala médica, que incluye un área de recepción, una sala de exámenes y la oficina del Dr. Sean Conley. La sala de recepción diplomática está al final del pasillo.

Los consultorios médicos se han comparado con una pequeña «atención de urgencia» y, en tiempos normales, el personal los utiliza para primeros auxilios o para recuperarse con medicamentos de venta libre. Pero las instalaciones también se pueden utilizar en caso de emergencia para realizar algún tipo de cirugía o administrar ayuda urgente. El martes por la noche, el presidente recibirá una quinta y última dosis intravenosa del antiviral remdesivir en la Casa Blanca.

Trump ignora las pautas de los CDC contra el covid-19

Las pautas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) dicen que las personas infectadas con coronavirus deben aislarse de las demás durante al menos 10 días después de que aparezcan los síntomas. Pero Trump ha ignorado descaradamente las recomendaciones de los CDC durante el transcurso de la pandemia.

Pocos creen que se podría evitar que Trump organizara más sesiones fotográficas, como lo hizo el domingo, cuando salió de los confines del hospital Walter Reed en una camioneta negra para saludar a los partidarios que estaban al lado de la avenida. Posteriormente, agentes del Servicio Secreto le dijeron a CNN que el episodio demostró un desprecio por parte del presidente por su salud y seguridad.

El presidente continuó la práctica el lunes cuando regresó a la Casa Blanca. Después de saludar al helicóptero y caminar adentro sin mascarilla, Trump regresó afuera con varias personas y un equipo de cámara para aparentemente volver a filmar su entrada a la mansión.

Cuando regrese a trabajar este martes, lo que sus aliados han proclamado en voz alta que está ansioso por hacer, Trump no tendrá tantas caras conocidas a su alrededor. Su hija y asesora principal, Ivanka Trump, está trabajando desde su casa esta semana, según un asistente, «con mucha precaución».

El lunes, la Casa Blanca se negó a decir cuántos empleados se estaban aislando debido a su exposición a la secretaria de Prensa, Kayleigh McEnany, la asesora principal Hope Hicks o el propio presidente. El asistente personal de Trump, Nick Luna, y dos asistentes de prensa también dieron positivo. Todos se quedan en casa.

El covid-19 llega a la Casa Blanca a 1 mes de la elección 1:53

Los empleados de la Casa Blanca están a «oscuras»

La rápida propagación de la enfermedad entre los asesores de Trump ha provocado una intensa reacción violenta entre los empleados, que se han quejado de que se les mantiene en la oscuridad sobre cómo los líderes de la Casa Blanca planearon lidiar con el brote.

La respuesta fallida al brote de coronavirus en el ala oeste ha sido liderada por Meadows, quien no envió un correo electrónico a su personal durante el fin de semana para informarles de los protocolos, a pesar de la hospitalización del presidente.

En cambio, el personal no recibió nuevas orientaciones sobre las prácticas laborales hasta el domingo por la noche. Varios funcionarios de la Casa Blanca expresaron su frustración en privado porque Meadows pasó el fin de semana actuando más como el amigo del presidente que como el secretario general de la mansión presidencial.

El lunes, la Casa Blanca defendió sus prácticas a pesar del creciente número de asistentes que dieron positivo.

«Hemos estado en la pandemia durante muchos meses», dijo el vicesecretario de Prensa, Brian Morgenstern, a los periodistas en la Casa Blanca. «Sabemos qué hacer cuando alguien se enferma: reevaluamos si alguien ha estado en contacto cercano, ¿necesitan hacerse otra prueba? ¿Necesitan trabajar de forma remota? Eso es lo que estamos viendo».

El uso de mascarillas en la Casa Blanca

¿Qué mensajes tiene el paseo de Trump con covid-19? 3:03

Sin embargo, los asesores suelen seguir el ejemplo de sus superiores cuando se trata de llevar mascarillas, trabajar de forma remota o distanciarse socialmente en la oficina. Varios funcionarios le dijeron a CNN que no usan mascarillas en las reuniones a menos que lo hagan sus jefes, un patrón que ha llegado a varias otras agencias además del ala oeste.

Hasta que le diagnosticaron covid, a Trump se le veía con poca frecuencia con una mascarilla y se burlaba de los demás por usarla. Él les dio instrucciones a los reporteros para que se quitaran sus mascarillas durante las conferencias de prensa. También se ha enfurecido en las reuniones cuando los asistentes intentan hablar a través de una.

Ahora, cualquier miembro del personal que se reúna con Trump en persona tendrá que usar equipo de protección personal completo. No estaba claro de qué otra manera planeaba la Casa Blanca garantizar la seguridad del personal cuando Trump regresara.

«Hemos trabajado con nuestros expertos en enfermedades infecciosas para hacer algunas recomendaciones sobre cómo mantener todo seguro en la Casa Blanca para el presidente y quienes lo rodean», dijo Conley, el médico de la Casa Blanca, a los periodistas en el hospital Walter Reed, el lunes. «Estamos viendo dónde va a poder llevar a cabo sus deberes en su oficina. Solo diré que está en línea con todo lo que hemos estado haciendo arriba durante los últimos días».

Presionado sobre cómo su equipo mantendría a Trump «seguro en cuarentena», Conley se negó a dar más detalles.

«Me gustaría poder profundizar más en eso, pero no puedo», dijo.

Falta de claridad

La falta de claridad no ayudó a mejorar la impresión de que Trump no se estaba tomando en serio su condición de portador de un virus altamente contagioso y potencialmente mortal. Fue duramente criticado por organizar la sesión fotográfica frente al Walter Reed, que varios agentes del Servicio Secreto dijeron, en privado, ponía a sus colegas en un riesgo innecesario.

Las preguntas internas y las feroces críticas en torno al impulso de Trump en el paseo alrededor del Walter Reed están dirigidas a Tony Ornato, el subjefe de Operaciones de la Secretaria General de la Casa Blanca, quien firmó la decisión a pedido del presidente, según le dijo una persona familiarizada con el asunto a CNN.

«Nunca le diría que no al presidente», dijo una persona familiarizada con el asunto. «Por eso el presidente lo ama».

El subjefe de Operaciones de la Secretaria General de la Casa Blanca (o «DCOS» como se le conoce dentro de la Casa Blanca) tiene un papel notablemente poderoso en el ala oeste. Supervisa todo, desde la unidad médica hasta la programación y el avance a la oficina militar de la Casa Blanca. Cada movimiento público del presidente, y muchos detalles detrás de escena, quedan a discreción de este rol.

Ornato es un antiguo funcionario del Servicio Secreto, que fue asignado al puesto en diciembre pasado. Técnicamente, todavía es un empleado del Servicio Secreto, pero está asignado temporalmente al ala oeste. Fue visto como una elevación muy inusual en ese momento.

El nuevo líder de detalle del presidente «se siente neutralizado en su papel», dijo una persona familiarizada con el asunto, porque Ornato supervisa todo. En el interior, algunos han visto a Ornato en los últimos meses como que no se toma en serio el coronavirus, porque ahora está efectivamente en un papel político y está cerca del presidente.

— Peter Morris de CNN contribuyó a este informe.