CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Voto Latino

5 conclusiones del debate vicepresidencial entre Kamala Harris y Mike Pence

Por Eric Bradner, Kevin Liptak

(CNN) — Fue el mismo debate de la semana pasada, pero descafeinado.

En el debate vicepresidencial el miércoles por la noche en Utah, el vicepresidente Mike Pence hizo volar los esfuerzos del moderador por hacer cumplir los límites de tiempo. Pero fue más educado al respecto que el presidente Donald Trump la semana pasada.

El debate cubrió más temas que el enfrentamiento Trump-Biden de la semana pasada. Pero la senadora de California Kamala Harris, compañera de fórmula del candidato demócrata Joe Biden, a veces ignoró las preguntas que le hicieron. Pence les prestó rutinariamente incluso menos atención.

Los dos no ofrecieron respuestas directas sobre si habían discutido la transferencia de poder con la parte superior de sus papeletas: dos hombres que compiten por ser la persona de mayor edad jamás elegida presidente, en medio de una pandemia.

Harris, quien es conocida por sus duros cuestionamientos a los nominados por Trump en las audiencias de comisiones del Senado, a menudo jugó a lo seguro. Muy consciente de la dinámica racial y de género presente como la primera mujer negra y del sur de Asia en participar en un debate electoral general. Ella, sin embargo, le disparó a Pence cuando él habló por encima de ella.

«Señor vicepresidente, estoy hablando», dijo cuando Pence la interrumpió en una respuesta sobre la pandemia de coronavirus.

publicidad

En general, el debate en última instancia fue sobre Trump, con Harris ofreciendo duras críticas al historial de la administración sobre la pandemia y Pence defendiendo al presidente en todo momento.

Aquí hay cinco conclusiones del debate vicepresidencial:

El universo alternativo de Pence

Mike Pence: China tiene la culpa del coronavirus 0:46

Si Pence no es exactamente conocido por proporcionar respuestas directas a preguntas en entrevistas o conferencias de prensa, su evitación a responder las preguntas de la moderadora Susan Page de USA Today el miércoles parecía alcanzar nuevos niveles de evasión.

Por momentos parecía estar debatiendo en un planeta diferente, dando respuestas a preguntas que quería responder en lugar de a las planteadas. Cuando se le preguntó sobre la salud del presidente, Pence respondió sobre la gripe porcina. Cuando se le preguntó sobre la Corte Suprema, Pence respondió sobre el alto general iraní Qasem Soleimani. Cuando se le preguntó sobre proteger la cobertura médica de las personas con afecciones preexistentes, atacó a Harris sobre la idea de aumentar el número de jueces en la corte.

«Deje de jugar a la política con la vida de la gente» es una frase que probablemente esperarías durante un debate este año, pero no de alguien que trabaja para Trump. Sin embargo, Pence hizo la acusación y dijo que Harris estaba socavando la confianza en una eventual vacuna contra el coronavirus al decir que no la tomaría a menos de que fuera respaldada por expertos en salud pública.

«El hecho de que continúe socavando la confianza del público en una vacuna, si surge una vacuna durante la administración de Trump, creo que es inconcebible», dijo Pence. «Senadora, solo le pido que deje de jugar a la política con la vida de la gente».

Su ataque pareció ignorar los repetidos esfuerzos de Trump por meter explícitamente la política en la pandemia, incluidos los esfuerzos para desarrollar una vacuna.

También le dijo a Harris que ella no tenía derecho a sus propios hechos, a pesar de la mala relación de la administración de Trump con los hechos.

LEE: Debate vicepresidencial: Pence intenta defender a Trump mientras ignora su historial de mentiras

Harris juega a lo seguro

Harris cuestiona a Trump por no condenar supremacismo blanco 2:17

Harris abrió la noche con una rápida condena del manejo de la administración Trump de la pandemia de coronavirus, señalando que unas 210.000 personas han muerto y más de 7,5 millones de personas han contraído la enfermedad.

«El pueblo estadounidense ha sido testigo del mayor fracaso de cualquier administración presidencial en la historia de nuestro país», dijo Harris. Argumentó que los trabajadores de primera línea habían sido tratados como «trabajadores sacrificados» y que Trump había minimizado repetidamente la gravedad del virus, mientras disuade a las personas de usar máscaras.

Harris jugó a lo seguro durante gran parte de la noche del miércoles, una táctica disponible para una papeleta que las encuestas han demostrado que lidera en dos dígitos a nivel nacional y está por delante en todos los estados decisivos. Una fuente cercana a la campaña le dijo a Jake Tapper de CNN que Harris «fue consciente de las diversas dinámicas y de enhebrar la aguja en el equilibrio entre ser asertiva y dejar ir en algunos puntos. Las mujeres son juzgadas de manera diferente, es una aguja que todos tenemos que enhebrar todo el tiempo y por supuesto ella ha sido la única mujer y la única mujer negra en muchos espacios».

Pero calificó a la administración de Trump de incompetente en lo que podría ser el único tema que importa en las elecciones de 2020.

«Respetas al pueblo estadounidense cuando les dices la verdad. Respetas al pueblo estadounidense cuando tienes el coraje de ser un líder, hablando de esas cosas que quizá no quieres que la gente escuche, pero que necesitan escuchar para poder protegerlos. Pero esta administración se basó en la información de si tú tenías, como padre o como trabajador, si no tenías suficiente dinero ahorrado, estabas en una fila de comida debido a la ineptitud», dijo Harris. «Han tenido que sacrificar demasiado debido a la incompetencia de esta administración».

Aquí puedes ver cómo fue el minuto a minuto: Debate vicepresidencial entre Kamala Harris y Mike Pence.

Sin respuestas sobre salud ni transferencia de poder

Para los candidatos a vicepresidente que se presentan junto a los candidatos presidenciales más antiguos de la historia, parece una pregunta natural e importante: ¿Ha discutido una transferencia de poder en caso de que el jefe quede discapacitado?

Si sus respuestas fueron una pista, no parece que lo hayan discutido. Ni Pence ni Harris querían entrar allí. En cambio, cada uno entregó una respuesta no relacionada con el problema y agotó el tiempo.

Para Pence, el tema es delicado. Trump es extremadamente cauteloso con respecto a su salud y sensible a las sugerencias de que no es apto para el trabajo. Durante el fin de semana, cuando Trump fue hospitalizado por coronavirus, se irritó al ver las especulaciones en la televisión sobre si transferiría el poder a Pence, según personas familiarizadas con el asunto.

En lugar de proporcionar información sobre sus conversaciones con Trump sobre el tema, Pence entregó una respuesta completa sobre el brote de gripe porcina de 2009, utilizando todo su tiempo.

LEE: Tratamiento experimental que recibió Trump habría afectado sus análisis de sangre que muestran anticuerpos, dice Regeneron

Más tarde, cuando se le presionó sobre si un presidente debería ser transparente sobre su salud, Pence cambió rápidamente para expresar su agradecimiento en nombre de Trump por el gran apoyo durante su lucha contra el covid.

Harris también parecía consciente de responder una pregunta que podría interpretarse como un reconocimiento tácito de que su compañero de fórmula podría no lograr los cuatro años. En lugar de dar una respuesta completa sobre si un presidente le debe a los estadounidenses ser transparente sobre su salud, recurrió a un ataque contra Trump, por no revelar sus declaraciones de impuestos.

Las respuestas quizá no fueron sorprendentes. La salud es un tema sensible y personal que, les guste o no a los candidatos, informa las decisiones de los votantes.

Pero su falta de respuestas es insatisfactoria para los estadounidenses que quieren saber que los planes están en marcha en caso de que el presidente más viejo de la historia, que será el caso para cualquiera de los candidatos que gane, se enferma o queda incapacitado.

Harris esquiva la pregunta de Pence sobre aumentar el número de jueces en la corte

Por segundo debate consecutivo, los republicanos han presionado a sus rivales demócratas para que aborden si aceptarían el impulso de los progresistas para agregar escaños a la Corte Suprema. Y nuevamente, los demócratas lo esquivaron.

Pence ignoró una pregunta sobre cómo la administración de Trump protegería a las personas con afecciones preexistentes si su demanda para poner fin a las protecciones de Obamacare tiene éxito, y en su lugar planteó la cuestión de los escaños en los tribunales. Preguntó si una administración de Biden buscaría agregar escaños a la Corte Suprema si la administración de Trump aprueba la nominación de la jueza Amy Coney Barrett para reemplazar a la exjueza Ruth Bader Ginsburg.

«Este es un caso clásico de, si no puedes ganar según las reglas, vas a cambiar las reglas», dijo Pence, volviéndose hacia Harris y preguntando directamente si ella y Biden «¿van a llenar la Corte Suprema para salirse con la suya?».

Harris no respondió directamente, sino que dijo que el Senado no debería seguir adelante con la confirmación de Coney Barrett.

«Joe y yo somos muy claros: el pueblo estadounidense está votando en este momento. Y debería ser su decisión sobre quién servirá (en la corte)… de por vida», dijo.

Pence replicó: «Usted no respondió. Joe Biden no respondió. El pueblo estadounidense merece una respuesta directa, y si aún no lo ha descubierto, la respuesta directa es que van a llenar la Corte Suprema.»

Biden y Harris han evitado en general las preguntas de procedimiento sobre cómo superarían la intransigencia de los republicanos del Congreso.

Los progresistas están furiosos porque el Partido Republicano está avanzando con una nominación a la Corte Suprema ahora, después de retrasar una durante los últimos 11 meses del mandato del expresidente Barack Obama. Y han insistido en que poner fin al umbral de 60 votos del Senado para romper el obstruccionismo es la única forma de promulgar políticas demócratas importantes.

La papeleta demócrata ha estado dispuesta a recibir golpes ocasionales de los republicanos sobre esas preguntas para evitar desencadenar ciclos completos de noticias en torno a sus respuestas hasta la fecha. No está claro si esa estrategia será sostenible.

LEE: Citación por declaración de impuestos de Trump vuelve a la Corte Suprema, tras otro revés para el presidente

El plexiglás en el debate sirve como recordatorio del covid

Harris podría haber ganado el debate antes de que ella y Pence tomaran sus asientos el miércoles por la noche en Utah.

Las barreras de plexiglás erigidas por la Comisión de Debates Presidenciales sirvieron como un recordatorio visual de la pandemia de coronavirus que ha alterado casi todos los aspectos de la vida estadounidense. Y cada vez que se mostraba a Harris y Pence en una sola toma de cámara, las barreras eran visibles.

Los observadores políticos dijeron que el debate probablemente hizo poco para cambiar los votos de los estadounidenses. Y aunque ambos candidatos pudieron haber entregado líneas que se pueden convertir en clips cortos para anuncios, ninguno dijo nada sorprendente.

En las redes sociales, lo que generó más revuelo que cualquier cosa que cualquiera de los candidatos haya hecho fue una mosca que se posó en el cabello de Pence.