CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Los debates virtuales no son nuevos: hace 60 años, Kennedy y Nixon hicieron uno a más de 4.800 kilómetros de distancia

Por Kerry Flynn

(CNN Business) –– Este año sin precedentes ha inspirado grandes innovaciones. Sin embargo, la idea de organizar un debate virtual no es una de ellas.

Reunir a la gente de forma remota y televisarlo no es nada nuevo. Ni siquiera en la política y los debates presidenciales. El 13 de octubre de 1960, se realizó virtualmente el tercer debate presidencial entre John F. Kennedy y Richard Nixon. Kennedy estaba en Nueva York, mientras que Nixon estaba en Los Ángeles, y los dos se mostraron en una pantalla dividida. El moderador del debate, el entonces presentador de ABC News Bill Shadel, estuvo en Chicago junto con un panel de cuatro reporteros.

Ese debate ocurrió hace sesenta años, casi exactamente, antes de que la Comisión de Debates Presidenciales anunciara este jueves que el próximo debate presidencial entre Donald Trump y Joe Biden se llevará a cabo virtualmente tras el diagnóstico de coronavirus de Trump.

Shadel sentó las bases en su introducción al debate histórico. En ese momento explicó que si bien los dos candidatos estaban a más de 4.800 kilómetros de distancia, aún podían escucharse y verse en vivo.

«Ahora, como en la última reunión, los temas a discutir serán sugeridos por preguntas de un panel de corresponsales. Sin embargo, a diferencia de los dos primeros programas, los dos candidatos no compartirán el mismo escenario», dijo Shadel.

publicidad

«En Nueva York, el candidato presidencial demócrata, el senador John F. Kennedy. Separado por más de 4.800 kilómetros en un estudio de Los Ángeles, el candidato presidencial republicano, el vicepresidente Richard M. Nixon. Se unen ahora a la discusión de esta noche por una red de instalaciones electrónicas que permite que cada candidato vea y escuche al otro», continuó Shadel.

En un estudio de televisión de ABC, el senador John F. Kennedy se lleva la mano al oído mientras escucha a su oponente, el vicepresidente Richard M. Nixon, durante un debate presidencial televisado el 13 de octubre de 1960 (Crédito: Paul Schutzer/The LIFE Picture Collection via Getty Images)

El «arreglo fue necesario por la agenda de campaña de los candidatos, que los ubicó en costas opuestas en esta etapa de la campaña», según un artículo del diario The New York Times publicado el 14 de octubre de 1960.

Y en 1967, Robert F. Kennedy y Ronald Reagan participaron en un debate llamado «Foro del mundo». El moderador Charles Collingwood estuvo en Londres con un grupo de estudiantes que hicieron preguntas. Reagan y Kennedy respondieron vía satélite.

La pandemia ha llevado a que los eventos virtuales sean la norma en 2020. Las conferencias de editores, las graduaciones universitarias y los funerales se han visto obligados a conectarse en línea debido a las pautas de distanciamiento social.

Pero Trump dijo este jueves que no participará en el segundo debate si se lleva a cabo de forma remota. En una entrevista con Fox Business Network, Trump sugirió que un debate virtual significaría que el moderador podría «interrumpirlo cuando quiera».

Por supuesto, los moderadores seguirían las reglas del debate independientemente del formato. La campaña de Biden accedió al debate virtual.

El precedente de tener debates virtuales se estableció hace sesenta años. Kennedy lo hizo. Nixon lo hizo. ¿Por qué Trump no?

Como escribió Brian Stelter, de CNN, este jueves: «Hay razones comprensibles por las que Trump querría optar por no participar en un debate virtual. El formato en sí, con los dos candidatos en casillas en competencia en la pantalla, socialmente distanciados entre sí, será un recordatorio de su fracaso de la administración para contener el coronavirus».