CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
El Salvador

Organizaciones feministas de El Salvador piden la libertad de 18 mujeres presas por la pérdida de sus bebés en partos extrahospitalarios

Por Merlin Delcid

(CNN Español) — Dos organizaciones feministas de El Salvador pidieron este jueves la libertad de 18 mujeres que se encuentran en prisión tras haber sufrido la pérdida de sus bebés en partos extrahospitalarios.

Según la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto, los abogados de las mujeres continuarán pidiendo a la justicia de El Salvador su liberación a través de la revisión de sus condenas una vez que logren nueva evidencia que fortalezca la teoría de inocencia. La organización Colectiva Feminista también hace el mismo reclamo por las mujeres en prisión por ese motivo.

De las 18 mujeres en prisión por estas causas, 15 tienen sentencia en firme por el delito de homicidio agravado y las otras tres aún enfrentan el proceso penal, según Agrupación Ciudadana. Dos de las mujeres llevan 11 años detenidas tras recibir una condena de 30 años de cárcel, de acuerdo con la agrupación.

Aunque las investigaciones contra las mujeres se iniciaron por un supuesto aborto o un parto extrahospitalario, tras la investigación la Fiscalía General de El Salvador asegura que comprueba a los jueces que hay intención de la madre de quitarle la vida al bebé.

“En la mayoría de casos los embarazos de estas mujeres han estado ocultos, nadie sabe que estaban embarazadas”, aseguró a CNN Graciela Sagastume, coordinadora de la Dirección Nacional de la Mujer de la Fiscalía.

“Las mujeres buscan ayuda médica cuando tienen problemas de salud tras el parto extrahospitalario y se tiene el indicio que no dieron auxilio a su bebé”, dijo Sagastume.

Por esa razón, en este tipo de casos la Fiscalía ha presentado la acusación por homicidio agravado cuya pena puede llegar hasta los 40 años de cárcel. En otros, ha solicitado el cambio de delito, según la Fiscalía.

“Primero probamos la muerte por una causa no natural y además la voluntad de la persona de querer causar daño”, señaló Sagastume.

Las feministas, por su parte, dicen que no dejarán de insistir en la inocencia de las mujeres en prisión bajo estos cargos. Los partos extrahospitalarios ocurrieron en el último trimestre de embarazo, de acuerdo con las organizaciones, y la emergencia obstétrica deriva en la pérdida involuntaria del feto, insisten.

Desde 2009 y hasta este jueves, 45 mujeres que estaban encarceladas en El Salvador por casos similares han recuperado la libertad a través de solicitudes de revisión de la sentencia o por medio de la conmutación de penas o indultos.

“En los casos de indulto a conmutación de la pena salen libres por un beneficio penal, es un perdón del Estado pero no es porque se prueba la inocencia”, aseguró Sagastume. “Eso es el resultado de informes criminológicos favorables, buena conducta, readaptación y la condición familiar de la mujer, ya que muchas tienen otros hijos pequeños”, agregó.

Las organizaciones feministas, según Sagastume, intentan vincular este tipo de casos con su propuesta de despenalización del aborto.

El Código Penal de El Salvador establece las penalizaciones del aborto en cualquier circunstancia, incluso en los casos en los que peligre la vida de la madre o que el embarazo sea el resultado de una violación.

Además, el Código Penal salvadoreño indica que el castigo de prisión será tanto para la mujer que se lo practique como al personal médico que lo realice.

“Hay 18 mujeres actualmente detenidas de manera injusta, mujeres que fueron denunciadas desde los hospitales”, le dijo a CNN la activista feminista Sara García, quien también es integrante de la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto.

Las organizaciones feministas hicieron el llamado durante la inauguración de un memorial para recordar a una mujer identificada como “Beatriz”, a quien la Corte Suprema de Justicia de El Salvador rechazó su petición de aborto en mayo de 2013.

La mujer pidió interrumpir su embarazo porque tenía lupus, una enfermedad que afecta el sistema inmunológico. Además, los médicos le habían informado que su bebé nacería sin cerebro y que moriría minutos después.

“El Estado le falló a ‘Beatriz’, le negó interrumpir su embarazo, la obligó a estar hospitalizada y tener al bebe en una cesárea, pero el bebé murió tal y como lo habían pronosticado los médicos”, dijo la activista feminista Sara García.

“Beatriz” murió el 8 de octubre de 2017, según Sara García, tras sufrir un deterioro mayor de su salud derivado de lesiones en un accidente de tránsito.,