CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | La telerrealidad ayudó a formar la imagen de Donald Trump al difuminar las líneas de la realidad

Por Brian Lowry

(CNN) –– Después de que «Survivor» y «Big Brother» marcaran la nueva generación de programas de telerrealidad, lancé una campaña para etiquetar a esos programas como «escenificados» y «sin guion», preocupándome de que llamar a los programas que estaban tan visiblemente producidos, planificados y moldeados por la edición de la «realidad» rayara en engañar a los lectores.

El esfuerzo resultó infructuoso, pero 20 años después estamos viendo el impacto de haber extendido la palabra «realidad» para acomodar este género popular.

Y recordar que con la televisión ver es constantemente creer, incluso si lo que se presenta no es precisamente cierto.

La conversación surge de nuevo, o debería, dados los informes recientes de The New York Times sobre los impuestos del presidente Trump y las revelaciones de que la imagen creada por «The Apprentice» no reflejaba necesariamente su estatus en el mundo empresarial cuando el programa debutó en 2004.

telerrealidad

«The Apprentice» en 2004. (Photo by Amanda Edwards/Getty Images)

Otro recordatorio llegó esta semana, cuando presentadores de noticias como Don Lemon de CNN y Brian Williams de MSNBC dijeron el lunes que el regreso del presidente a la Casa Blanca parecía coreografiado para las cámaras.

publicidad

«Presidente de telerrealidad»

Como dijo Williams, reflejando al «primer presidente que vino de una carrera de presentador de programas de telerrealidad de 14 temporadas».

El productor Mark Burnett, el cerebro detrás de «Survivor» y «The Apprentice», construyó ingeniosamente esta última alrededor del entonces ciudadano Donald Trump, y lo calificó como el máximo ejemplo del éxito empresarial del «jet set».

Era un personaje que Trump había cultivado a lo largo de su vida adulta, pero que quedó grabado de manera única en la conciencia pública a través de la exposición a millones de personas cada semana en NBC.

(Jeff Zucker, que supervisa CNN como presidente de noticias y deportes de WarnerMedia, era presidente de NBC Entertainment cuando se estrenó el programa).

Como espectador, siempre me molestó el artificio de producir telerrealidad. En «The Apprentice», por ejemplo, recuerdo que Trump pidió hablar con Joan Rivers por teléfono, seguido de un corte de Rivers respondiendo y charlando con él.

Qué conveniente que de alguna manera tuvieran un equipo de cámara con ella en el mismo momento en que Trump decidió llamar.

Sin embargo, tales críticas fueron generalmente descartadas y los críticos que se molestaron en cuestionar esas prácticas fueron tachados como despreciables.

¿Solo entretenimiento?

Todo el mundo sabía que esto era solo entretenimiento, decía el estribillo y los descargos de responsabilidad decían que la edición no afectaba el resultado.

Pero la suposición de que el público era sabio frente a los trucos del oficio siempre sonaba excesivamente optimista.

Ese punto ha sido llevado a casa a lo largo de los años por la cobertura de los medios a los “programas de telerrealidad” (ponerlo entre comillas fue otra solución imperfecta), que relatan los últimos desarrollos en grandes éxitos como noticias de última hora, cuando una analogía más cercana sería los giros de la trama en un guion de telenovela.

De hecho, cuando Los Angeles Times propuso inicialmente llamar a los programas de telerrealidad sin guion, un productor que trabajó en ellos se opuso a esa designación.

«Escribo programas de televisión, no de ficción», escribió en respuesta Joan Owens-Meyerson, quien también es miembro del Sindicato de Guionistas de EE.UU. (The Writers Guild of America).

«También los produzco y dirijo, y sé que cualquier buena película, de no ficción o de otro tipo, comienza con la historia.

«Nosotros, los escritores de televisión de no ficción, escribimos nuestras historias utilizando personas y situaciones reales; nuestro trabajo es crear una historia convincente a partir de esa realidad, sin comprometer la verdad».

telerrealidad

Richard Hatch y Susan Hawk durante la primera temporada de ‘Survivor’ en 2000. (Photo by CBS via Getty Images)

Medidas de la industria

La industria de la televisión, en particular, ha tomado algunas medidas para reconocer las variaciones bajo el paraguas de la «realidad», incluidos los cambios en 2014 en la forma en que se identifican para la consideración de los premios Emmy.

Las categorías van desde «reality de competencia» a programa de telerrealidad «estructurado» y «no estructurado», indicando si las series se adhieren a una fórmula específica o simplemente siguen a las personas con una cámara, aunque incluso esas distinciones conllevan matices.

En los primeros días de la «televisión de realidad», también hubo una serie de escándalos, donde los productores fueron sorprendidos montando o manipulando situaciones de una manera cuestionable.

En un caso, un exproductor de un programa de competencia titulado «Manhunt» dijo que el programa, que se filmó en Hawai, escribió y filmó escenas en el Griffith Park de Los Ángeles y luego las agregó.

Surgieron preguntas sobre los antecedentes del soltero en “Who Wants to Marry a Multi-Millionaire?” de Fox y si, entre otras cosas, era tan rico como se anunciaba.

(En ese momento, la cadena dijo que su patrimonio neto ascendía a US$ 2 millones, que sería el mínimo indispensable para cumplir con esa designación).

Así fue, pero la gente se acostumbró al género y nada pareció alterar su atractivo.

Irrealidad

En septiembre, regresó «The Masked Singer» de Fox, creando la apariencia de que había una audiencia presente en el estudio al insertar digitalmente tomas de la multitud, un caso de irrealidad, si alguna vez hubo uno.

Una vocera de Fox señaló que la cadena reconoció la práctica en entrevistas anticipadas.

También incluyó un descargo de responsabilidad al aire que decía que «debido a restricciones de salud, las imágenes de la audiencia que aparecen en determinados episodios incluyeron tomas virtuales, así como tomas de temporadas pasadas».

Aun así, muchos espectadores expresaron confusión en las redes sociales sobre si el programa había ignorado los protocolos de covid-19.

¿Es eso un problema? Hablando en términos generales, quizás no.

Sin embargo, sean cuales sean los hechos sobre la historia de Donald Trump como empresario, parece innegable que mucha gente lo conocía como el Donald Trump que vieron en » The Apprentice».

Trump siempre ha sido un ‘hombre espectáculo’, incluso antes de convertirse en una estrella de la televisión o un político.

Y como lo ilustra la última serie de eventos, su presidencia ha mostrado una aguda conciencia de cómo se ven las cosas en la televisión.

Sin embargo, a medida que la telerrealidad ha desdibujado la línea entre la percepción y la realidad, Burnett y la versión moderna del género que ayudó a ser pionero sirvieron, en cierto sentido, como los compañeros de fórmula del presidente a los que rara vez se les da crédito.