CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | Trump pronuncia un discurso divisivo en su primera aparición importante desde el diagnóstico de covid-19

Por Maeve Reston

(CNN) — Un desafiante presidente Donald Trump reanudó los eventos públicos el sábado con un discurso divisivo en la Casa Blanca, donde potencialmente puso vidas en riesgo una vez más, solo nueve días después de revelar su propio diagnóstico positivo por covid-19.

Después de estar al margen de la campaña electoral durante más de una semana, Trump se apoyó en su mensaje de ley y orden en un discurso lleno de falsedades que claramente era un mitin de campaña disfrazado de un evento de la Casa Blanca.

Trump afirmó que si la izquierda gana el poder, lanzarán una cruzada contra la aplicación de la ley. Continuando con sus anuncios de campaña altamente inexactos que sugieren que el candidato demócrata Joe Biden retiraría los fondos para las operaciones del 911 y haría que un «terapeuta» respondiera las llamadas sobre el crimen, Trump afirmó falsamente que la izquierda se concentra en quitarle armas de fuego, fondos y autoridad a la policía.

Cuando faltan solo tres semanas para una elección en la que está muy por detrás en las encuestas, y millones de ciudadanos ya están votando, Trump desplegó tácticas de miedo familiares.

Biden no ha hecho ninguna propuesta que afecte la capacidad de responder a las llamadas al 911. Como ha señalado muchas veces Facts First de CNN, Biden se ha opuesto repetida y explícitamente a la idea de «retirar fondos a la policía» y ha propuesto un aumento de 300 millones de dólares en fondos federales para la vigilancia comunitaria.

publicidad

El evento supuestamente estaba dirigido a afroamericanos y latinoamericanos, quienes, argumentó, se están beneficiando de su agenda. Entre los asistentes había miembros de un grupo conocido como «BLEXIT» que fue fundado por la conservadora Candace Owens para alentar a los afroamericanos a abandonar el partido Demócrata. Su discurso, sin embargo, pareció claramente dirigido a los habitantes blancos de los suburbios que no simpatizan con el movimiento Black Lives Matter.

La ignorancia de Trump al invitar a un grupo de comunidades negras y latinas, que han sido afectados de manera desproporcionada por el coronavirus, a un evento en la Casa Blanca en un momento en que aún podría ser contagioso, fue espantoso para el Dr. Jeremy Faust, médico de urgencias en el Hospital Brigham and Women’s.

«Las imágenes que vemos son absolutamente extraordinarias», dijo Faust en la «Newsroom» de CNN, ya que los asistentes al jardín sur hicieron muy poco distanciamiento social, y muchos no llevaban máscaras. «Atraer literalmente (activistas negros y latinos) a la Casa Blanca, a una zona crítica, es extraordinariamente inepto en términos de política pública y salud pública … Si crees que la energía nuclear es segura, no vas y haces un picnic en Chernobyl al día siguiente para demostrar ese punto».

La gran reunión siguió al reconocimiento por parte de Trump durante una entrevista televisada con Fox News el viernes de que pudo haber contraído el virus en uno de los eventos recientes en la Casa Blanca. Trump dio una respuesta incomprensible sobre los resultados de sus últimas pruebas de coronavirus el viernes.

«Ni siquiera he averiguado los números ni nada todavía, pero me han vuelto a evaluar y sé que estoy en la parte inferior de la escala o sin eso», le dijo Trump al analista médico de Fox News, el Dr. Marc Siegel en «Tucker Carlson Tonight». «Hacen pruebas cada dos días, supongo, pero ahora está realmente en un nivel que ha sido genial, es genial verlo desaparecer».

El corresponsal médico jefe de CNN, el Dr. Sanjay Gupta, señaló que la entrevista de Fox ofrecía muy poca claridad sobre el nivel de contagio de Trump y dijo que si el presidente hubiera tenido una respuesta simple sobre la prueba negativa, la habría dado: «Están siendo deliberadamente vagos en esto, pero creo que tratan de rastrear su carga viral», señaló Gupta en» Cuomo Prime Time».

Los estadounidenses aún no saben la fecha de la última prueba negativa de Trump por covid-19. Pero cuando Trump grabó la entrevista con Fox, dijo que había dejado de tomar medicamentos ocho horas antes. Pero también subrayó la gravedad de su enfermedad cuando reconoció que los escáneres de sus pulmones en el hospital habían mostrado congestión y que tomó el esteroide dexametasona porque mantiene «abajo la inflamación de los pulmones».

Los médicos de la Casa Blanca no han hablado directamente con la prensa desde que Trump abandonó el lunes el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, y su médico no reveló su temperatura en el último comunicado sobre sus signos vitales el jueves. El médico de Trump, el comandante de la Marina. El Dr. Sean Conley, dijo en su declaración del jueves que el sábado sería el día 10 desde el diagnóstico de Trump y con base en pruebas no especificadas que el equipo realizó, «anticipo completamente el regreso seguro del presidente a los compromisos públicos en ese momento».

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. indican en su sitio web que los pacientes con enfermedades leves o moderadas son infecciosos hasta por 10 días, mientras que aquellos con «enfermedades graves o críticas» podrían permanecer infecciosos hasta 20 días después de la aparición de los síntomas. Los medicamentos que recibió Trump han sugerido una enfermedad grave a muchos de los médicos entrevistados por CNN.

La jueza Amy Coney Barrett camina hacia el micrófono después de que el presidente Donald Trump, a la derecha, anunciara a Barrett como su designada a la Corte Suprema, en el Rose Garden de la Casa Blanca, el sábado 26 de septiembre de 2020 en Washington. (Foto AP / Alex Brandon)

No hay evidencia de cambio en los protocolos de la Casa Blanca

De cualquier manera, la enfermedad del presidente no parece haber cambiado los protocolos de seguridad adoptados por la Casa Blanca o la campaña de Trump, a pesar de que el Dr. Anthony Fauci, el principal especialista en enfermedades infecciosas del país, dijo el viernes que ahora está claro que la ceremonia del Rose Garden de Trump para su designada a la Corte Suprema, Amy Coney Barrett, hace dos semanas fue un «evento de super propagador».

«Tuvimos un evento de gran propagación en la Casa Blanca», afirmó Fauci a CBS News Radio el viernes. «Fue en una situación en la que las personas estaban hacinadas, no usaban máscaras. Así que los datos hablan por sí mismos».

Los asistentes al evento de la Casa Blanca del sábado deben traer máscaras y estarán sujetos a controles de temperatura, le comentó a CNN una fuente con conocimiento de la planificación. Pero aunque Trump dijo que pudo haber contraído el virus en la Casa Blanca, no mencionó las máscaras cuando Siegel le preguntó sobre las lecciones que había aprendido al contraer el coronavirus. Los casos ahora aumentan en 28 estados, y el viernes marcó un número récord de nuevos casos de coronavirus en todo el mundo: más de 350.000 en un solo día, según la Organización Mundial de la Salud.

«Tuvieron algunos eventos importantes en la Casa Blanca y quizás allí», afirmó cuando Siegel le preguntó dónde pensaba que había contraído el virus. «Realmente no lo sé. Nadie lo sabe con certeza. Numerosas personas lo han contraído, pero usted sabe que la gente lo ha contraído en todo el mundo. Es altamente contagioso».

Trump dijo que su principal conclusión de la enfermedad fue que los pacientes de covid deben buscar tratamiento médico tan pronto como detecten posibles síntomas.

«Creo que el secreto para mí fue que llegué muy temprano», aseguró Trump durante la entrevista con Siegel, reconociendo que muchos estadounidenses no tienen el mismo nivel de atención médica o acceso a médicos que él. «Creo que ir temprano es un factor importante en mi caso».

No obstante, cuando se trata de prevenir la propagación de la enfermedad, la Casa Blanca todavía parece estar desobedeciendo las precauciones básicas de salud pública, y su protocolo del sábado no se ve muy diferente al evento del Jardín de Rosas del 26 de septiembre, donde al menos 12 personas que asistieron –incluido el exgobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, quien fue dado de alta del hospital el sábado después de una estadía de una semana–, contrajeron el virus, lo que obligó a la Casa Blanca a vaciarse después de que sus asistentes entraron en cuarentena.

La Comisión de Debates Presidenciales canceló el viernes el segundo debate, que estaba programado para el próximo jueves, luego de que el presidente se negara a participar en un debate virtual a pesar de las preocupaciones sobre su diagnóstico de covid-19, dijeron los organizadores.

Trump tiene tres eventos planeados para la próxima semana –en Florida, Pensilvania y Iowa–, incluso cuando al menos nueve personas que asistieron al mitin de Trump del 18 de septiembre en Bemidji, Minnesota, dieron positivo, según Kris Ehresmann, director de enfermedades infecciosas del estado.

«Nueve casos informaron que asistieron al evento. Se supo que un caso era infeccioso», dijo Ehresmann. «Hubo dos hospitalizaciones que se asociaron con eso. Uno que está en cuidados intensivos y no hay muertes hasta el momento».

Eso normalmente sería una noticia escalofriante para cualquier campaña, pero no ha afectado el deseo de Trump de volver al camino para recibir la adulación de sus fanáticos en un momento en que está a la zaga del nominado demócrata Joe Biden por 11 puntos en una encuesta de CNN.

No ha dudado en el pasado en poner en riesgo a sus seguidores o quienes lo protegen. El presidente puso en peligro a los agentes del Servicio Secreto en el peor momento de su propia enfermedad, viajando con ellos en una camioneta para agradecer a sus seguidores que lo animaban frente al hospital Walter Reed.

Los agentes usaron batas médicas, máscaras y protección para los ojos mientras lo escoltaban en un viaje innecesario fuera del hospital, pero Trump aún defendió esa tan criticada sesión de fotos durante su aparición en Fox con Siegel.

«Después de dos días dije: ‘Sabes que quiero salir y saludar a la gente’, y fui al Servicio Secreto, y estas son las personas que están conmigo todo el tiempo, y me dijeron: ‘No tenemos ningún problema, señor'», afirmó Trump en la entrevista del viernes en Fox.

Kevin Liptak de CNN, sin embargo, informó que los miembros del Servicio Secreto han expresado una creciente preocupación por el desprecio por su bienestar en medio de una pandemia mortal.

Un agente actual del Servicio Secreto que trabaja en la presidencia y para la primera familia dijo: «Eso nunca debió haber sucedido».

«No somos desechables», expresó el agente a CNN.

Aún no se revela cuándo Trump dio negativo la última vez 3:31

Trump ofrece descripciones muy variadas de su enfermedad

Mientras los expertos médicos intentan evaluar los riesgos para los simpatizantes de Trump con los eventos planeados en la Casa Blanca este fin de semana y en Florida la próxima semana, las propias descripciones del presidente sobre la gravedad de su caso de coronavirus han variado enormemente esta semana.

El lunes, cuando regresaba del centro médico Walter Reed, Trump imploró a los estadounidenses que no le temieran al coronavirus y que no dejaran que los «dominara» y dijo: «Lo vencerán».

El viernes, en medio de una serie de entrevistas con medios de comunicación afines a su causa, dijo en el programa de radio de Rush Limbaugh que podría no haberse recuperado si no hubiera recibido el tratamiento con anticuerpos monoclonales de Regeneron.

«No estaba en muy buena forma y tenemos un medicamento que me curó, que me compuso», dijo Trump en el programa. «Es una gran medicina. Quiero decir que me siento mejor ahora que hace dos semanas. Es una locura. Y me recuperé de inmediato, casi de inmediato. Es posible que no me haya recuperado en absoluto del covid».

El viernes en la entrevista de Fox, Trump también reconoció que muchas personas han muerto a causa de covid y que la pandemia había sido muy dolorosa para muchas familias estadounidenses. Pero en un momento de disonancia cognitiva, pareció no darse cuenta de las vidas que podría poner en peligro con su regreso a la campaña.

Biden claramente planea convertirlo en un tema de campaña en los próximos días. Durante un evento en Las Vegas el viernes, criticó la «conducta personal imprudente» del presidente y dijo que estaba teniendo «un efecto desestabilizador» en el gobierno.

«No tomó las precauciones necesarias para protegerse a sí mismo ni a los demás», señaló Biden. «Cuanto más tiempo Donald Trump es presidente, más imprudente se vuelve. ¿Cómo podemos confiar en él para proteger este país?»