CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Corea del Norte

Corea del Norte

Corea del Norte presenta un nuevo y enorme misil balístico en un desfile militar

Por Brad Lendon

(CNN) — Corea del Norte dio a conocer lo que los analistas creen que es uno de los misiles balísticos más grandes del mundo, en un desfile militar que celebra el aniversario 75 del Partido de los Trabajadores y que fue transmitido por la televisión estatal el sábado.

La enorme arma fue transportada por un camión de 11 ejes en el punto culminante de la ceremonia de casi dos horas y el desfile militar en la capital de Pyongyang.

Los analistas indican que se desconoce si el nuevo misil ha sido probado, pero un arma más grande permitiría a Corea del Norte colocarle múltiples ojivas, aumentando la amenaza que representaría para cualquier objetivo enemigo.

Corea del Norte dio a conocer lo que los analistas creen que es el misil balístico intercontinental de combustible líquido más grande del mundo en un desfile en Pyongyang el sábado temprano.

«El misil de combustible líquido *móvil de carretera* más grande del mundo, para ser claros», tuiteó Ankit Panda, investigador principal del Programa de Política Nuclear del Carnegie Endowment for International Peace.

«Combustible líquido, enoooorme, capaz de transportar ojivas nucleares MIRV», tuiteó Melissa Hanham, subdirectora de Open Nuclear Network en la Universidad de Stanford.

publicidad

«Lo que Corea del Norte nos ha mostrado, es lo que parece ser un nuevo misil balístico intercontinental de combustible líquido que podría ser un derivado de lo que se probó a fines de 2017, conocido como el Hwasong-15, es mucho más grande y claramente más poderoso que cualquier cosa en el arsenal de la RPDC», dijo Harry Kazianis, director senior de estudios coreanos del Centro para el Interés Nacional con sede en Washington DC.

Vehículos blindados norcoreanos se mueven por Pyongyang en un desfile militar el sábado.

Cuando se probó el Hwasong-15 en 2017, Pyongyang dijo que era «capaz de llevar una ojiva nuclear superpesada». Los analistas señalaron en ese momento que se esperaba que tuviera el alcance para golpear gran parte del territorio continental de Estados Unidos.

Entonces, un arma más grande, en teoría, permitiría a Corea del Norte tener más ojivas sobre el territorio continental de Estados Unidos con un solo lanzamiento de cohete.

Antes del desfile, los analistas se preguntaban si Corea del Norte develaría un misil balístico de combustible sólido durante las ceremonias.

Los misiles de combustible sólido ofrecen una ventaja sobre los de combustible líquido en el sentido de que pueden moverse sin camiones de combustible que los acompañen. Esto significa que pueden lanzarse más rápidamente y ocultarse más fácilmente de los satélites espías.

Pero el nuevo misil balístico intercontinental todavía dio a los medios estatales mucho de qué alardear después de que el desfile se transmitió el sábado por la noche.

«Las enormes fuerzas estratégicas nucleares de las que dependen la autoridad y la seguridad de nuestro gran estado y pueblo entraron en la plaza … tomando toda la plaza con emoción y entusiasmo», dijo la Agencia Central de Noticias de Corea.

Lanzacohetes en el desfile militar de Corea del Norte transmitido el sábado por la noche.

Antes del nuevo misil balístico intercontinental en el desfile se encontraba una serie del arsenal militar de Corea del Norte, que incluía un nuevo misil balístico lanzado desde un submarino y nuevos armamentos convencionales, desde tanques hasta chalecos antibalas, según los analistas.

Hablando antes de que pasaran los tanques y misiles, el líder norcoreano Kim Jong Un promocionó el ejército de su país y dijo que estaba allí para defender al pueblo.

«Continuaremos fortaleciendo la disuasión de la guerra como medio de autodefensa», dijo Kim.

«Nuestra disuasión de la guerra nunca será abusada o utilizada de manera preventiva, lo que contribuirá a proteger la soberanía y la supervivencia del país y la búsqueda de la paz regional», afirmó.

«Sin embargo, si alguien daña la seguridad nacional o amenaza con usar la fuerza militar contra nosotros, movilizaré preventivamente a todas nuestras fuerzas ofensivas más fuertes para castigarlos», indicó Kim.

Aviones de combate norcoreanos se preparan para despegar y sobrevolar el desfile militar en Pyongyang el sábado.

Panda señaló que los aparentes avances en el programa nuclear de Corea del Norte no se han producido a expensas de su ejército convencional.

«Mucha modernización de armas pequeñas e introducción de nuevas armaduras corporales. Las inversiones convencionales continúan a pesar del progreso de la fuerza nuclear», explicó en un tuit.

Corea del Norte sabe cómo armar un espectáctulo

Lo que también fue evidente en el evento de dos horas del sábado es que Corea del Norte sabe cómo montar un espectáculo.

Los aviones de la fuerza aérea se escucharon durante la ceremonia, sus alas se iluminaron como cazas de Star Wars y lanzaron bengalas para deletrear «75» en el cielo mientras el evento celebraba el aniversario 75 del Partido de los Trabajadores de Corea.

En un nivel inferior, los drones llevaban cámaras sobre las masas de tropas en marcha, acercando a los espectadores al desfile más de lo que los observadores podrían recordar.

Lo que no se vio en el evento fue una máscara facial mientras el mundo lidia con la pandemia de covid-19.

Kim Jong Un se dirige a la nación durante el desfile militar.

Parecía que el líder Kim derramó lágrimas cuando agradeció a su gente y a la fuerza militar por sus esfuerzos en el trabajo de recuperación de los recientes daños por inundaciones y en la lucha contra el coronavirus, que ha matado a más de 1 millón de personas en todo el mundo pero no ha cobrado una sola víctima en Corea del Norte, según él.

«Les agradezco su buena salud sin que ninguno de ellos haya sido víctima del virus maligno», expresó Kim.

«El hecho de que hayamos defendido a todo nuestro pueblo de la dañina epidemia que azota al mundo entero puede decirse que es un deber natural y un éxito de nuestro Partido», aseguró.

Mientras las cámaras mostraban lágrimas entre la multitud de decenas de miles, incluso entre los soldados norcoreanos, Kim prometió luchar para protegerlos.

«Juro solemnemente una vez más en este lugar que estaré a la altura de la confianza de la gente sin falta, incluso si mi cuerpo está destrozado y aplastado en el camino de defender su gran confianza», dijo.

No hubo mención a Estados Unidos

En las ceremonias del sábado estuvo notablemente ausente cualquier mención a Estados Unidos.

Kim ha tenido tres reuniones con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y ha dejado de probar armas de largo alcance desde esos encuentros, a pesar de no haber podido llegar a ningún acuerdo sobre el programa nuclear de su país.

Los próximos pasos de Kim con EE.UU. podrían llegar en un congreso del partido en el nuevo año y después de las elecciones presidenciales de EE.UU. el próximo mes.

«El Octavo Congreso del Partido de los Trabajadores de Corea avanzará en planes y objetivos detallados para hacerlo, y la lucha de nuestro partido para brindar felicidad a la gente se desarrollará en una nueva etapa», indicó Kim.