CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

Astronauta de la NASA y cosmonautas rusos llegan a la Estación Espacial Internacional

Por Ashley Strickland

(CNN) — Apenas unas semanas antes del vigésimo aniversario de una presencia humana continua en el espacio, la astronauta de la NASA Kate Rubins y los cosmonautas rusos Sergey Ryzhikov y Sergey Kud-Sverchkov partieron para una estancia en la Estación Espacial Internacional (EEI).

El lanzamiento desde el cosmódromo de Baikonur en el sur de Kazajstán ocurrió a la 1:45 a.m., hora de Miami, del miércoles.

La nave fue lanzada desde el cosmódromo de Baikonur.

La cápsula Soyuz del trío se acopló a la Estación Espacial tres horas después. Un sistema de encuentro «ultrarrápido» ayudó a llevar a la tripulación a la estación después de solo dos órbitas alrededor de la Tierra «por primera vez en la historia», según Roscosmos, la agencia espacial rusa.

La Soyuz se acopló con éxito a la EEI.

La escotilla entre la Estación Espacial y la cápsula se abrió a las 7:07 a.m., hora de Miami, lo que les permitió ingresar a la estación.

Este es el segundo vuelo espacial de Rubins y Ryzhikov y el primero de Kud-Sverchkov. Ellos pasarán seis meses en la EEI.

publicidad

Los miembros de la tripulación de la Expedición 64 incluyen (desde la izquierda) a la astronauta de la NASA Kate Rubins y los cosmonautas Sergey Ryzhikov y Sergey Kud-Sverchkov.

En el viaje está Yuri, un pequeño cosmonauta tejido por la esposa de Kud-Sverchkov, Olga. Sirve como indicador de gravedad cero de la tripulación. Esencialmente, una vez que comience a flotar, la tripulación sabrá que han llegado al espacio. Cada tripulación elige su propio indicador, según la NASA.

Durante una conferencia de prensa antes de su lanzamiento, Sergey Kud-Sverchkov sostiene a Yuri, un cosmonauta tejido, hecho por su esposa Olga.

Aunque los astronautas de la NASA Doug Hurley y Bob Behnken se lanzaron con éxito a la estación en mayo -desde Estados Unidos-, a bordo del SpaceX Endeavour, los lanzamientos a la Estación Espacial Internacional en el vehículo espacial ruso Soyuz continuarán en la parte de Kazajstán arrendada a Rusia.

El cosmonauta ruso Sergey Kud-Sverchkov ingresa a la Estación Espacial Internacional por primera vez.

Rubins, Ryzhikov y Kud-Sverchkov coincidirán brevemente con el astronauta de la NASA Chris Cassidy y los cosmonautas rusos Anatoly Ivanishin e Ivan Vagner. Cassidy, Ivanishin y Vagner partirán de la estación usando la cápsula Soyuz acoplada y regresarán a la Tierra el 21 de octubre.

La segunda vez en la EEI

Rubins comienza su segunda misión y su lanzamiento coincide con el día de su cumpleaños.

Ella votará en las elecciones presidenciales de Estados Unidos desde la Estación Espacial Internacional, según la NASA. De hecho, es la segunda vez que vota desde el espacio. Rubins votó en las elecciones de 2016 durante su primera estadía de seis meses en la estación, entre julio y octubre de 2016.

Pero el entrenamiento y el lanzamiento durante una pandemia es una experiencia nueva para Rubins, aunque se siente cómoda con el equipo de protección personal gracias a su «vieja vida», le dijo a CNN en septiembre. Antes de convertirse en astronauta, fue científica que estudió Enfermedades Virales, Biología del Cáncer, Microbiología e Inmunología.

«Comencé a prepararme para esto antes de la pandemia durante el entrenamiento normal de la tripulación», dijo. «Cuando la NASA cerró, aprendí a entrenar de forma remota usando video y software. Nunca pensé que podría entrenar para vuelos espaciales durante una pandemia o hacer entrenamientos de caminatas espaciales desde mi sala de estar».

Rubins finalmente pudo regresar a entrenar en persona, en Texas y Rusia, junto con sus compañeros de tripulación rusos, todo mientras mantenían la distancia entre ellos y usaban mascarillas.

Regresar a la Estación Espacial le permitirá a Rubins marcar algunos elementos de su lista de deseos.

Fue la primera persona en secuenciar el ADN en el espacio, en 2016, y espera continuar su investigación de secuenciación de nuevas formas mediante el estudio del microbioma, o entorno microbiano, de la EEI.

«La Estación Espacial ha estado separada de la Tierra durante 20 años», dijo Rubins. «¿En qué se diferencia? La EEI es su propio bioma con sus propios recursos, con humanos yendo y viniendo. Queremos ver qué hacen estos entornos cerrados cuando han estado separados durante mucho tiempo».

La secuenciación del ADN puede revelar grandes cantidades de información, dijo Rubins, por lo que aplicar la secuenciación al microbioma de la estación puede revelar una imagen microbiana de la Estación Espacial Internacional y en qué se diferencia de la Tierra. Es una gran oportunidad que puede que no vuelva a presentarse porque nada se ha aislado de la Tierra durante 20 años.

Rubins está ansiosa por usar la secuencia para superar los límites de lo que pueden hacer en la estación, así como participar en estudios de cultivo celular. Desde su anterior estadía en la estación, hay nuevos microscopios de alta resolución a bordo que puede usar para estudiar células.

«Esta vez, son todas las cosas en mi lista de deseos», dijo Rubins. «Al esperar unos años para regresar, hay un nuevo equipo en la estación que me permitirá hacer todas estas cosas».

Su próxima misión incluirá la realización de una investigación utilizando el Laboratorio de Átomo Frío en la EEI para estudiar los átomos, así como un experimento cardiovascular que da seguimiento a una investigación en la que trabajó durante su primer vuelo espacial, según la NASA.

Hito espacial

El vigésimo aniversario de una presencia humana continua en la Estación Espacial ocurre el 1 de noviembre, durante el comienzo de la segunda misión de seis meses de Rubins.

«Es muy emocionante, estamos en este momento maravilloso en la historia de operaciones de la Estación Espacial durante 20 años», dijo. «Dentro de este laboratorio en órbita increíblemente capaz, podemos hacer todo tipo de experimentos, incluida la física, observar partículas y mecánica cuántica, experimentos de biología, imprimir órganos con estructuras similares a tejidos y todo el camino hasta la fisiología humana».

Rubins también espera con interés el video que los astronautas realizan con los estudiantes en la Tierra, a lo que ella se refiere como uno de los «aspectos más destacados de la estación». Espera conectarse de forma remota con las aulas y responder las preguntas de los estudiantes.

«Es asombroso tener esa conexión humana», dijo. «Sé que muchos niños están luchando en casa, así que espero que podamos traer un poco de alegría al hablar sobre la exploración espacial».

Casa llena

SpaceX se prepara para su próximo lanzamiento tripulado 1:00

Durante su estadía, estos astronautas también estarán acompañados por el vuelo SpaceX Crew-1, lo que eleva el total de astronautas en la estación a siete.

Crew-1 llevará a cuatro astronautas más a la estación espacial a través del programa Commercial Crew de la agencia: los astronautas de la NASA Victor Glover Jr., Michael Hopkins, Shannon Walker y el japonés Soichi Noguchi.

La tripulación-1 está pasando por controles del sistema en la Tierra. Tiene más capacidades que Endeavour y podrá atracar en la parte superior de la Estación Espacial.

Actualmente, la NASA tiene como objetivo un lanzamiento a principios o mediados de noviembre.

Esto le dará tiempo adicional a SpaceX para completar las revisiones de datos y las pruebas de hardware observadas de los generadores de gas del motor Falcon 9 de primera etapa. Exhibieron un «comportamiento fuera de lo normal» durante un reciente intento de lanzamiento de una misión ajena a la NASA, dijo la agencia.

«Va a ser increíble tener siete personas en la Estación Espacial», dijo Rubins. «Está diseñado para manejar eso. Nos hemos estado preparando para esto los últimos años mejorando la depuración de dióxido de carbono y probando nueva tecnología para la exploración. Siete miembros de la tripulación a bordo nos permiten probar la revitalización de la atmósfera y los nuevos componentes del traje espacial. Podemos realmente aumentar nuestra producción científica».