CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cambio climático

La Gran Barrera de Coral ha perdido la mitad de sus corales en 3 décadas

Por Amy Woodyatt

(CNN) — La Gran Barrera de Coral de Australia ha perdido el 50% de sus poblaciones de coral en las últimas tres décadas, y el cambio climático es un factor clave de la alteración de los arrecifes, según un nuevo estudio.

Investigadores del Centro de Excelencia ARC para Estudios de Arrecifes de Coral, en Queensland, noreste de Australia, evaluaron las comunidades de coral y el tamaño de su colonia a lo largo de la Gran Barrera de Coral entre 1995 y 2017, y encontraron el agotamiento de prácticamente todas las poblaciones de coral, informaron el martes.

Los arrecifes de coral son algunos de los ecosistemas marinos más vibrantes del planeta: entre un cuarto y un tercio de todas las especies marinas dependen de ellos en algún momento de su ciclo de vida.

El arrecife de coral más grande del mundo

La Gran Barrera de Coral, el arrecife de coral más grande del mundo, cubre casi 344.468 kilómetros cuadrados y es el hogar de más de 1.500 especies de peces, 411 especies de corales duros y docenas de otras especies.

«Descubrimos que el número de corales pequeños, medianos y grandes en la Gran Barrera de Coral ha disminuido en más del 50% desde la década de 1990», informó el coautor Terry Hughes, profesor distinguido del Centro de Excelencia ARC para Estudios de Arrecifes de Coral en una declaración.

publicidad

Los arrecifes son fundamentales para la salud de los ecosistemas marinos; sin ellos, los ecosistemas colapsan y la vida marina muere.

La Gran Barrera de Coral cubre casi 344.468 kilómetros cuadrados.

El tamaño de la población de coral también se considera vital cuando se trata de la capacidad de reproducción del coral.

«Una población de coral vibrante tiene millones de pequeños corales bebés –así como muchos enormes–, las grandes mamás que producen la mayoría de las larvas», dijo Andy Dietzel, estudiante de doctorado en el Centro de Excelencia ARC para Estudios de Arrecifes de Coral en un comunicado.

«Nuestros resultados muestran que la capacidad de recuperación de la Gran Barrera de Coral -su resiliencia- está comprometida en comparación con el pasado, porque hay menos bebés y menos adultos reproductores grandes», agregó.

Los expertos encontraron que la población disminuyó tanto en especies de coral de aguas poco profundas como profundas, pero los corales ramificados y en forma de mesa, que proporcionan hábitats para los peces, fueron los más afectados por los eventos de blanqueamiento masivo en 2016 y 2017, provocados por temperaturas récord.

Blanqueamiento de los corales

Las temperaturas cálidas del océano son el principal impulsor del blanqueamiento de los corales, cuando los corales se vuelven blancos como respuesta al estrés del agua que está demasiado caliente.

El blanqueamiento no mata el coral de inmediato, pero si las temperaturas permanecen altas, eventualmente el coral morirá, destruyendo un hábitat natural para muchas especies de vida marina.

El estudio del martes encontró deterioros más pronunciados de las colonias de coral en la Gran Barrera de Coral del Norte y Central luego de los eventos de blanqueamiento masivo en 2016 y 2017.

El cambio climático impulsa un aumento en la frecuencia de «alteraciones de los arrecifes», advirtieron los autores del informe.

La Gran Barrera de Coral ha sufrido varios eventos de blanqueamiento masivo en los últimos cinco años, y los expertos dijeron que la parte sur del arrecife también estuvo expuesta a temperaturas récord a principios de 2020.

«Solíamos pensar que la Gran Barrera de Coral está protegida por su gran tamaño, pero nuestros resultados muestran que incluso el sistema de arrecifes más grande y relativamente bien protegido del mundo está cada vez más comprometido y en declive», afirmó Hughes.

Los autores del informe advirtieron que el cambio climático está impulsa un aumento en la frecuencia de «perturbaciones en los arrecifes» como olas de calor marinas.

«No hay tiempo que perder; debemos reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero lo antes posible», advirtieron los autores del informe en el artículo, publicado en la revista Proceedings of the Royal Society.

Helen Regan de CNN contribuyó a este informe.