CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Judicial

Los puntos clave del segundo día de audiencias a Amy Coney Barrett para su confirmación en la Corte Suprema

Por Alex Rogers

(CNN) — Amy Coney Barrett, designada a la Corte Suprema de EE.UU., se negó a anticipar cómo fallaría en potenciales casos durante las respuestas que enfrentó en la Comisión Judicial del Senado este martes. Barrett buscó presentarse a sí misma como una jueza independiente sin una agenda.

«No me he comprometido con nadie, ni en este Senado, ni en la Casa Blanca, sobre cómo decidiría cualquier caso», sostuvo Barrett.

Barrett, quien reemplazaría a la difunta jueza liberal Ruth Bader Ginsburg, dijo este martes que compartía la misma filosofía judicial que el difunto magistrado conservador Antonin Scalia, para quien trabajó en la década de 1990 y quien fue pionero en la práctica de ceñirse al texto legal y las intenciones originales de quienes redactaron la Constitución. Pero también dejó claro lo que la diferencia de su mentor.

«Quiero ser cuidadosa y decir que si me confirman, no tendrían al juez Scalia, tendrían a la jueza Barrett», aseguró.

Aquí hay algunas conclusiones del primer día del interrogatorio.

publicidad

Barrett se negó a anticipar sus puntos de vista sobre el aborto y ‘Roe vs. Wade’

Amy Coney Barrett se negó repetidamente a dar sus puntos de vista sobre temas polémicos de alto perfil. Entre estos, el derecho al aborto y la constitucionalidad de la Ley del Cuidado de Salud Asequible. En varias ocasiones se le preguntó por sus puntos de vista sobre ‘Roe vs. Wade’, el caso histórico de 1973 que establece el derecho constitucional al aborto, y sobre ‘Planned Parenthood vs. Casey’, que reafirmó la posición central en 1992.

«No tengo ninguna agenda», dijo Barrett. «No tengo una agenda para tratar de anular (el caso) Casey. Tengo una agenda para apegarme a la ley y decidir los casos a medida que surgen».

«Obedeceré todas las reglas del stare decisis«, añadió más tarde, en referencia al principio de adhesión a casos pasados.

Después de plantear una serie de preguntas sobre los fallos de aborto de la Corte Suprema, la senadora Dianne Feinstein de California, la principal demócrata del panel, dijo que era «angustioso no obtener una respuesta directa» de Barrett.

La jueza dice que no es ‘hostil’ al Obamacare, pero no da detalles sobre el caso que se avecina

Cómo entender el balance ideológico en la Corte Suprema de Estados Unidos 2:53

Barrett también rechazó las preguntas de los senadores demócratas sobre la Ley de Cuidado de Salud Asequible. Y citó la replica de Ginsburg cuando le pidieron que respondiera preguntas hipotéticas durante su audiencia en 1993. «Sin pistas, sin avances, sin pronósticos», sostuvo Barrett.

Los demócratas, sin embargo, no se dejaron intimidar, plantearon repetidamente el caso que se avecina y advirtieron que la ley está en peligro. El senador de Illinois Dick Durbin puso un gráfico que muestra, estado por estado, cuántos estadounidenses perderían su seguro si el tribunal cancelara la ley de atención médica de 2010 después de escuchar un caso el 10 de noviembre.

El presidente de la Corte Suprema, John Roberts, y el tribunal han dictaminado dos veces mantener la ley. Pero los republicanos en el Congreso han eliminado desde entonces el mandato de seguro individual, un componente que Roberts consideró un impuesto crucial para la constitucionalidad de la ley. En 2017, Barrett escribió que él había «empujado la Ley del Cuidado de Salud Asequible (ACA, por sus siglas en inglés) más allá de su significado plausible para salvar el estatuto».

Barrett reconoció este martes que sí «criticó» el razonamiento de Roberts. Sin embargo, intentó plantear a los demócratas que el próximo caso de la corte se refiere a una doctrina legal diferente conocida como divisibilidad, es decir si toda la ley puede mantenerse si una parte de ella se considera ilegal, a pesar de que la administración Trump busca derogar toda la norma.

‘Aplicar la ley y adherir al estado de derecho’

«No soy hostil a la ACA», dijo.

«No estoy aquí en una misión para destruir la Ley del Cuidado de Salud Asequible», agregó Amy Coney Barrett más tarde. «Solo estoy aquí para aplicar la ley y adherir al estado de derecho», afirmó.

El senador republicano de Iowa Chuck Grassley le preguntó directamente a Barrett si se había comprometido con el presidente «o con cualquier otra persona» a que ella votaría en favor de eliminar la Ley del Cuidado de Salud Asequible si era confirmada para la corte.

«Absolutamente no», respondió ella. «Nunca me preguntaron, y si lo hubieran hecho, habría sido una conversación breve», afirmó.

Los republicanos se oponen a los demócratas por el Obamacare

El presidente de la Comisión Judicial, Lindsey Graham, utilizó su declaración de apertura para defender la oposición de los republicanos sobre el Obamacare, un día después de que los demócratas destacaran la confianza de sus electores en la ley para su seguro médico.

«Si fuera por mí, los burócratas no estarían administrando la atención médica desde Washington. La gente en Carolina del Sur estaría administrando la atención médica», dijo Graham. El senador se postula para la reelección en una carrera reñida. «La diferencia entre analizar una demanda y tener un argumento político es fundamentalmente diferente», opinó.

Grassley dijo que los demócratas «tergiversan o afirman conocer» las opiniones de Amy Coney Barrett sobre la constitucionalidad de la ley de atención médica de 2010, pero están «vendiendo» una «ficción total» mientras «pintan» a Barrett como «desalmada» y «en una misión para desechar la ley de salud».

«Francamente, eso es absurdo», dijo Grassley.

«La jueza Barrett no solo es madre de siete hijos, también tiene hijos con sus propios problemas médicos preexistentes», dijo el republicano de Iowa. «Nadie en esta comisión, ni ninguna persona, tiene derecho a sugerir que a ella no le importa el acceso a la atención médica o la protección de los vulnerables», agregó.

Amy Coney Barrett no se comprometió a recusarse en un posible caso ‘Trump vs. Biden’

El mes pasado, Trump dijo que pensaba que las elecciones «terminarían en la Corte Suprema», y agregó que «es muy importante que tengamos nueve jueces».

El senador demócrata de Vermont Patrick Leahy le preguntó a Barrett si se comprometería a recusarse de cualquier caso relacionado con las elecciones de noviembre. Ella se negó.

«Me comprometo con usted a aplicar plena y fielmente la ley de recusación. Y parte de esa ley es considerar cualquier cuestión de apariencia», dijo Barrett. «Aplicaré los factores que otros jueces tienen ante mí para determinar si las circunstancias requieren mi recusación o no, pero no puedo ofrecer una conclusión legal en este momento sobre el resultado de la decisión que tomaría».

Barrett añadió después: «Ciertamente espero que todos los miembros de la comisión tengan más confianza en mi integridad que pensar que me dejaría utilizar como un peón para decidir esta elección para el pueblo estadounidense».

Presionada, Barrett pregona el compromiso del país con la transferencia pacífica del poder

Barrett inicialmente se negó a responder si todos los presidentes deberían comprometerse con la transferencia pacífica del poder. Y afirmó que una pregunta del senador demócrata de Nueva Jersey Cory Booker la llevó a una disputa política entre el presidente y sus oponentes.

«En la medida en que esto es una controversia política en este momento, como dije, quiero quedarme al margen y no quiero expresar una opinión», dijo Barrett.

Pero después de que Booker presionó, Amy Coney Barrett promocionó la práctica no violenta del país de elegir a sus líderes.

«Una de las bellezas de Estados Unidos desde el inicio de la república es que hemos tenido transferencias de poder pacíficas y que los votantes decepcionados han aceptado a los nuevos líderes que llegan al poder», dijo. «Eso no es cierto en todos los países. Y creo que es parte del genio de nuestra Constitución, y de la buena fe y la buena voluntad del pueblo estadounidense, que no hemos tenido las situaciones que han surgido en tantos otros países (…) donde esos problemas han estado presentes», agregó.

Kamala Harris, candidata vicepresidencial demócrata, usa la audiencia para atacar a los republicanos

La senadora de California Kamala Harris, quien habló al comienzo de la noche, criticó a los republicanos por apresurarse a confirmar a Barrett en lugar de aprobar una legislación adicional para abordar la pandemia de coronavirus. Y continuó la línea de interrogatorio de los demócratas sobre el caso vinculado al Obamacare que se avecina.

Harris dijo que los republicanos se han dado cuenta de que la Ley del Cuidado de Salud Asequible «funciona demasiado bien y ayuda a demasiadas personas como para revocarla sin enfrentar consecuencias políticas graves».

«¿Pero qué están haciendo? Después de sufrir un contragolpe que provocaron al atacar la ley en el Congreso, decidieron en cambio eludir a los votantes y tratar de anular la Ley de Cuidado de Salud Asequible a través de los tribunales», agregó.

Harris luego mencionó el número de estadounidenses en Texas, Carolina del Norte, Carolina del Sur e Iowa que podrían perder su seguro si se anula la ley. Estos son todos estados donde los miembros de la Comisión Judicial Republicana se postulan para la reelección.

Detalles de la vida personal de Amy Coney Barrett

¿Por qué critican los demócratas a Amy Coney Barrett? 2:30

Si bien Barrett no brindó un adelanto de cómo fallaría en potenciales casos, habló abiertamente sobre su vida personal y el proceso de designación. Dijo que su familia posee un arma y que ella toca el piano. Y también describió la decisión con su esposo Jesse de adoptar dos niños de Haití y criarlos junto con sus otros cinco hijos.

En respuesta a otras preguntas, también calificó el racismo y la discriminación por motivos de preferencia sexual como «abominables». Y relató haber visto el video de la muerte de George Floyd a manos de la policía con Vivian.

«Lloramos juntos en mi habitación», dijo.

El costo personal del proceso de designación

Barrett también dio una respuesta sorprendentemente sincera a una pregunta de Graham sobre cómo se sintió al ser designada para la Corte Suprema.

Intenté hacer «un apagón de los medios de comunicación por el bien de mi salud mental», dijo Amy Coney Barret. Pero afirmó que «está al tanto de muchas caricaturas que están por ahí» de ella y su familia.

«No creo que sea un secreto para ninguno de ustedes, ni para el pueblo estadounidense, que este es un proceso realmente difícil, algunos podrían decir insoportable», dijo. «Jesse y yo tuvimos muy poco tiempo para tomar una decisión con consecuencias trascendentales para nuestra familia. Sabíamos que nuestras vidas serían revisadas en busca de cualquier detalle negativo. Sabíamos que nuestra fe sería caricaturizada. Sabíamos que nuestra familia sería atacada. Y entonces tuvimos que decidir si esas dificultades valdrían la pena porque ¿qué persona cuerda pasaría por eso si no hubiera un beneficio en el otro lado?», afirmó.

Dijo que el «beneficio» sería su compromiso «con el estado de derecho y el papel de la Corte Suprema y con la impartición de justicia en condiciones de igualdad para todos».

Los republicanos confían en que Amy Coney Barrett será confirmada

Antes de la audiencia, el senador demócrata de Connecticut Richard Blumenthal dijo en una llamada con reporteros que los demócratas del Senado «no tienen una panacea mágica» para bloquear a la persona designada.

Los republicanos lo saben muy bien. Graham dijo el martes por la tarde que no creía que el desempeño de Barrett afectara el plan de los republicanos de confirmarla a fin de mes.

«Me ha impresionado mucho el comportamiento de la comisión, preguntas realmente buenas y difíciles, pero formuladas con respeto», dijo Graham. «Creo que la jueza ha hecho un buen trabajo. Hasta ahora todo muy bien», agregó.

Manu Raju, Hannah Rabinowitz, Rebecca Grandahl, Sara Fortinsky, Angie Trindade, Daniella Mora y Cat Gloria, todos de CNN, contribuyeron a este informe.