CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Richard Quest de CNN: Después de recuperarme del covid-19, pensé que estaba a salvo. Ahora mis anticuerpos están menguando

Por Richard Quest

(CNN) — Me recuperé del covid-19 en abril. Tuve suerte: mis síntomas, aunque desagradables, eran menores en comparación con otros. Tenía tos seca y cortante y estaba fatigado hasta el punto de pasar muchas horas en el sofá. Pero nunca tuve dificultades para respirar ni necesité tratamiento hospitalario.

Cada vez que ha surgido la cuestión de contraerlo nuevamente, dije con aire y arrogancia: “Oh, ya lo tuve y tengo anticuerpos para probarlo”. Al menos lo hice hasta el viernes, cuando mi tercera prueba de anticuerpos resultó negativa.

Estaba en shock. Aunque no está claro que los anticuerpos realmente ofrezcan inmunidad, había tratado mis anteriores pruebas positivas de AB como un escudo que podía agitar, gritando: “Ya estuve allí. Ya pasé por eso. Estoy bien”. Con razón o sin ella. Ahora mi preciosa protección se había desvanecido.

Llamé al centro de pruebas. “Seguramente algún error”, dije grandiosamente. “Tengo pruebas previas para demostrarlo”.

El centro, que no había visto un caso de pérdida de anticuerpos antes de una nueva prueba, regresó al laboratorio para ver qué estaba pasando.

El laboratorio respondió: “Oh no, el Sr. Quest tiene anticuerpos, pero no los suficientes para registrarlos en la escala”. Me había registrado como 1 en la ‘escala’.

publicidad

Y solo se considera que los que están por encima de 1,4 tienen suficientes anticuerpos para clasificar como positivos.

Necesitaba saber más, así que me lancé de inmediato a un torbellino de búsquedas en Google, luego luché con un artículo científico sobre la prueba de anticuerpos IgG Abbott SARS-CoV-2. IgG se refiere a los anticuerpos de inmunoglobulina de clase G en la sangre, que cuando se lavan, se mezclan y se secan con otras sustancias químicas (además de un montón de otras cosas que no entendí), producen un índice de anticuerpos, donde el punto de corte es 1,4. Y he sido cortado.

Durante los últimos cinco meses, mis anticuerpos evanescentes se habían reducido a casi nada, y con ello mi bravuconería de supuesta protección. Ahora parecía que había vuelto al punto de partida: vulnerable al covid de nuevo.

Cuando le dije a mi médico de enfermedades infecciosas en Nueva York, no se sorprendió en lo más mínimo. Se refirió a los últimos estudios que muestran que los anticuerpos de hecho se debilitan y disminuyen durante 90 días; nadie ha tenido la oportunidad de investigar mucho más allá de eso todavía.

Pero, como continuó mi médico, eso es solo la mitad del mecanismo defensivo del cuerpo. Las células T, una parte importante de la fuerza de ataque de nuestro sistema inmunológico, tienen memoria de virus.

Permanecen inactivas hasta (o si) el cuerpo entra en contacto con covid-19 nuevamente, momento en el cual mi sistema inmunológico se activará y comenzará a producir anticuerpos una vez más.

Es, dijo mi médico, “muy, muy poco probable que vuelvas a tener covid este año… médicamente improbable”. Luego me advirtieron rápidamente que nada de esto debería llevarme a abandonar el distanciamiento social, el lavado de manos y otras medidas antivirus.

¿Resiliencia, pero no inmunidad?

Cuento todo esto porque es otro ejemplo de nuestro tortuoso viaje colectivo por esta enfermedad. El tortuoso progreso de la pandemia crea miedo, luego esperanza, luego vuelve al miedo nuevamente, aparentemente sin fin.

He visto a muchos recuperados de covid exhibir tranquilamente su estado de anticuerpos como si fuera un escudo de por vida. Sin embargo, apostaría mucho dinero a que si se sometieran a otra prueba, también descubrirían que su armadura se ha agrietado o tiene agujeros.

Solo descubrí el curioso caso de la disminución de mis anticuerpos porque me hago pruebas con frecuencia debido a mis viajes de trabajo.

Me gusta pensar que el sentido común me dice que no puedo volver a contraer covid en el corto plazo; de lo contrario, habríamos oído hablar de muchos más casos de reinfección. Hasta ahora solo ha habido algunos casos atípicos y tienden a tener circunstancias únicas. Sin embargo, ahora el sentido común debe ser superado por ese cliché antiguo pero de moda: la “abundancia de precaución”. Solo tomaré el sentido común hasta ahora.

Todo esto me está enseñando que lo que era un hecho ayer, no significa que sea lo mismo hoy. Los expertos dicen que sabemos mucho más sobre el covid ahora que hace seis meses. Eso es cierto a nivel de helicóptero, donde los gobiernos hacen políticas nacionales, y también a nivel de base, a medida que avanzo en mi vida.

Mi nueva realidad es que ya no tengo los anticuerpos de los que antes estaba tan orgulloso. Puede que tenga una capacidad de recuperación basada en la memoria de las células T y es poco probable que vuelva a infectarme, ¡pero puede que sí! Me pregunto qué otra “certeza” se convertirá en polvo a continuación.

Mientras espero averiguarlo, seguiré las reglas.