CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Voto Latino

5 conclusiones del duelo de foros de Biden y Trump

Por Eric Bradner, Kevin Liptak

(CNN) — En ABC, el candidato presidencial demócrata Joe Biden estaba explicando su plan para aumentar los impuestos a quienes ganan más de US$ 400.000 por año. En NBC, el presidente Donald Trump estaba evadiendo sobre la existencia de un culto satánico de pedófilos.

El problema con sus foros, que eran drásticamente diferentes en tono y sustancia, era que los estadounidenses solo podían elegir uno para verlo.

Con el segundo debate presidencial cancelado a raíz del diagnóstico de coronavirus de Trump, los dos candidatos acordaron en cambio realizar foros televisados a nivel nacional. Biden respondió preguntas de los votantes en Filadelfia y Trump lo hizo en Miami. Los dos están programados para debatir solo una vez más.

Aquí hay cinco conclusiones del duelo de foros:

La realidad alternativa de Trump

Ningún momento ha ilustrado mejor la realidad alternativa en la que existe Trump que el foro de 60 minutos del jueves.

Trump afirmó que la ciencia todavía está fuera de lugar sobre el uso de máscaras. Esto, a pesar de la visión universal de los expertos en salud, incluso dentro de su propia administración, de que puede mitigar la propagación del coronavirus.

publicidad

Se negó a decir si creía o no que los demócratas estaban dirigiendo una red satánica de pedófilos. Se encogía de hombros cuando se le presionaba y sólo decía: «No tengo ni idea».

Afirmó sin evidencia que se habían encontrado papeletas con su nombre en botes de basura.

Y no afirmó que es falso un tuit conspirativo que retuiteó en el que se afirmaba que Osama Bin Laden aún está vivo, pues dijo que «la gente puede decidir por sí misma».

«No entiendo eso», dijo la moderadora Savannah Guthrie después de esa última evasión. «Usted es el presidente, no el tío loco de alguien».

Dentro de los lugares habituales de Trump de televisión conservadora y Twitter, el mundo al revés en el que vive a veces pierde su impacto. Pero frente a los votantes cotidianos, sus respuestas parecían muy distantes de cualquier versión aceptada de la realidad. Los votantes que deciden entre Trump y Biden se encuentran eligiendo menos entre dos candidatos que entre dos planetas completamente opuestos.

LEE: ANÁLISIS | El fuerte contraste entre Trump y Biden que mostró el duelo de foros

Trump contra Guthrie

Desde que salió del hospital, Trump ha estado llamando a medios amigables con él para contar su terrible experiencia y destrozar a Biden. Durante la semana pasada, llamó a Fox News o Fox Business cinco veces, junto con charlas en Newsmax y Rush Limbaugh.

La calidez de un espacio seguro conservador es donde Trump ha prosperado durante la mayor parte de su presidencia. Cuando apareció en el set de NBC, las cosas se sintieron mucho más frías.

Abogada de formación, Guthrie no cedía cuando Trump eludía las preguntas sobre su diagnóstico de coronavirus, si se le hizo la prueba el día del último debate, su postura sobre el supremacismo blanco, sus opiniones sobre QAnon o su opinión sobre la votación por correo.

Trump estaba dirigiendo un foro en lugar de un debate por elección; se retiró de un segundo enfrentamiento con Biden cuando la Comisión de Debates Presidenciales insistió en que fuera virtual. Pero el resultado fueron 20 minutos de polémico interrogatorio en vivo solo con él en el centro de atención, una rareza para un presidente que se apega principalmente a sus amigos en los medios conservadores.

Sin un rival en el escenario, Trump estaba solo al responder las preguntas. Y no tenía oponente a quien salpicar con sus propios ataques. En cambio, Trump se encontró a la defensiva y cada vez más enojado. Incluso se burló de una pregunta de Guthrie al llamarla «tierna».

Es el tipo de actuación que algunos de los asesores de Trump esperaban evitar. Esto, reconociendo que es ese tipo de comportamiento el que ha desanimado a las mujeres votantes y a las personas mayores. Durante una de las pausas comerciales, la directora de comunicaciones estratégicas de Trump, Alyssa Farah, salió y habló con Guthrie antes de unirse a otros asistentes para hablar con el presidente.

Trump pareció más moderado al responder las preguntas de los participantes del foro. Pero la facilidad de llevar a cabo cuatro años de entrevistas amistosas se hizo evidente cuando llegó el momento de su pregunta final. ¿Por qué los votantes deberían darle un segundo mandato? En lugar de exponer lo que haría de manera diferente, Trump enumeró solo lo que había logrado hasta ahora y concluyó con: «El año que viene será mejor que nunca».

El contraste con el enfoque en políticas de Biden

El contraste entre los enfoques de los candidatos y los temas de sus foros fue dramático. Especialmente cuando se enfrentaron a comentarios controvertidos que habían hecho en el pasado.

Una ventana clara a las tácticas de Biden en un entorno de foro, con los votantes presionándolo uno a uno, se produjo cuando un joven negro recordó el comentario del exvicepresidente al presentador de radio Charlamagne tha God de que si alguien estaba dudando entre decidir apoyarlo a él o a Trump, «no eres negro».

«Además de ‘no eres negro'», preguntó el hombre, «¿cómo podría Biden convencer a los votantes negros de participar «en un sistema que no ha logrado protegerlos?»

En lugar de abordar su controvertido comentario, Biden profundizó en una letanía de varios minutos de políticas específicas destinadas a ayudar a los negros. En su lista estaban: 1. Triplicar los fondos del Título I para escuelas de bajos ingresos. 2. Ayudar a los compradores de vivienda por primera vez con un crédito de US$ 15.000 para pagos iniciales, de modo que las familias de bajos ingresos puedan comenzar a acumular riqueza. 3. US$ 70.000 millones en nuevos fondos para colegios y universidades históricamente negros. 4. y préstamos respaldados por el gobierno para jóvenes empresarios negros.

Cuando se le preguntó si había escuchado lo suficiente, el joven respondió: «Uh, eso creo». Entonces Biden se ofreció a continuar su conversación después de que terminara el foro.

Fue una de una serie de respuestas largas de Biden el jueves por la noche. Y subrayó el estilo de Biden y sus esfuerzos por usar el foro para enfocarse en cómo sus planes afectarían a los estadounidenses comunes. Es el contraste implícito que Biden ha buscado ofrecer a los votantes durante mucho tiempo. Sobriedad frente a la grandilocuencia de Trump. Y una conexión con las preocupaciones de los estadounidenses de ingresos bajos y medios que, según él, han sido ignorados por Trump.

La asesora principal de la campaña de Trump Mercedes Schlapp tuiteó durante el foro de Biden que verlo «se siente como si estuviera viendo un episodio de Mister Rodgers Neighborhood». Ese era exactamente el tono que buscaba Biden.

MIRA: Biden supera por 11 puntos a Trump en intención de voto, según última encuesta

La posición de Biden sobre agregar escaños a la corte ‘depende’

Biden no aclaró su posición el jueves por la noche sobre el impulso de algunos progresistas para agregar escaños a la Corte Suprema, pero dijo que lo haría antes de las elecciones.

Presionado por un tema que ha evitado en gran medida desde que Trump nominó a Amy Coney Barrett para ocupar el puesto de la difunta juez liberal Ruth Bader Ginsburg, Biden dijo que «no es un fanático» de agregar escaños a la corte. Pero que si finalmente cambia de opinión «depende de cómo resulte esto» y de «si realmente hay un debate real y en vivo en plenaria» del Senado sobre la confirmación de Barrett.

Si eso no sucede y los republicanos se apresuran a confirmar a Barrett antes de las elecciones, dijo: «Estoy abierto a considerar lo que sucederá a partir de ese momento».

Biden dijo que tomaría una posición más clara sobre agregar escaños a la corte antes de las elecciones, después de ver cómo se desarrolla el proceso de confirmación.

Pero también dijo que dudaba en tomar una posición específica en esta etapa porque quiere que la atención se centre en lo que significaría confirmar a Barrett. Y dar a los conservadores una mayoría de 6-3 en la Corte Suprema para los derechos al aborto, la atención médica, los derechos LGBTQ y más.

«Si respondo la pregunta directamente, entonces todo el enfoque estará en qué hará Biden si gana, en lugar de si es apropiado lo que está sucediendo ahora», dijo Biden. «Esto es algo que al presidente le encanta hacer, que siempre es apartar la vista de la pelota».

Un poco de claridad sobre el coronavirus

Desde que Trump ingresó al Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, dos de las preguntas persistentes sin respuesta sobre su diagnóstico han sido lo que mostraron sus imágenes pulmonares y si dio negativo antes del primer debate presidencial.

Su médico, el Dr. Sean Conley, se negó repetidamente a contestar cuando se le presionó directamente. Dijo que era una cuestión de confidencialidad del paciente. Los otros asistentes de Trump han hecho caso omiso de la pregunta de prueba, alegando que no querían mirar hacia atrás.

Presionado el jueves sobre los mismos temas, Trump fue igualmente evasivo. Pero sus no-respuestas fueron reveladoras.

Cuando se le preguntó directamente si le diagnosticaron neumonía, Trump dijo que no. Pero reconoció que sus pulmones se habían visto afectados.

«Dijeron que los pulmones están un poco diferentes, tal vez un poco infectados», dijo. Fue el primer reconocimiento, más allá de revelar que había requerido oxígeno suplementario, de que los pulmones del presidente fueron impactados.

Trump afirmó que «no preguntó demasiado». Y que «no tenía muchos problemas con los pulmones». Pero agregó que «obviamente sentí que faltaba algo».

Cuando se le preguntó más tarde cuándo fue su última prueba negativa antes de su diagnóstico de covid, Trump trató de evitar la pregunta, diciendo que lo hacían con mucha frecuencia. Pero lo presionaron si dio negativo el día del primer debate presidencial, a lo que respondió: «No sé, ni siquiera me acuerdo».

Su respuesta afirmó lo que las fuentes le han dicho a CNN. Que el régimen de pruebas promocionado durante mucho tiempo por la Casa Blanca como su principal medida de mitigación del coronavirus no era tan exhaustivo como afirmaban.