CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Chile

¿Podrá una nueva constitución resolver los viejos problemas de Chile?

Por Rafael Romo

(CNN) — Para ser un país en paz, Chile ha experimentado muchos disturbios recientes. Se incendiaron iglesias y cientos fueron arrestados durante las protestas en la capital, Santiago, el fin de semana pasado, casi un año después de que al menos 26 personas murieran en feroces enfrentamientos por un aumento de las tarifas de tránsito.

Los disturbios han sacudido a un país aclamado por el Banco Mundial como «una de las economías de más rápido crecimiento de América Latina», pero donde hay una ira profundamente arraigada por las políticas gubernamentales que se considera que favorecen a los ricos.

Este es el ambiente turbulento para el referendo del domingo que decide si el país debe reemplazar su constitución de 40 años, escrita durante la dictadura de Augusto Pinochet.

Patricio Navia, profesor de Estudios Latinoamericanos y Caribeños de la Universidad de Nueva York, nacido en Chile, dijo que muchos chilenos encuentran inaceptable ser gobernados por un documento escrito durante uno de los capítulos más oscuros de la historia de Chile.

«Es como alguien que tiene una casa hermosa, pero ya no la quiere porque fue construida por un padre que fue un violador. No es que la casa esté mal. Es que la construyó ese padre», dijo.

publicidad

«Escribir una nueva constitución es un acto de expiación», comenta Navia. «Dado que los chilenos no pudieron encarcelar a Pinochet por violaciones de derechos humanos, ahora quieren anular la constitución como una especie de juicio histórico en su contra».

Pinochet murió a los 91 años en 2006, sin haber sido condenado por ningún delito. Sin embargo, los opositores dicen que más de 3.000 personas murieron como consecuencia de la violencia política bajo su gobierno, especialmente durante la «Operación Cóndor», una campaña contra los disidentes políticos a mediados de la década de 1970, incluidos muchos cuyos cuerpos o destinos nunca se han conocido. Muchos miles más fueron torturados en centros de detención secretos o intimidados hasta el exilio.

¿Por qué los chilenos protestan hoy? El Banco Mundial señaló que el «sólido marco macroeconómico» del país le ha permitido a Chile reducir el número de personas que viven en la pobreza del 30% en 2000 al 3,7% en 2017. Pero, según los analistas que hablaron con CNN, la desigualdad generalizada ha producido un profundo resentimiento entre los marginados e incapaces de compartir las riquezas del país. La OCDE informó en 2018 que la brecha de desigualdad de ingresos era más de un 65% más amplia que el promedio de la organización «con una de las proporciones más altas» entre el ingreso promedio del 10% más rico y el 10% más pobre.

«No solo no van a recibir un trozo del pastel, ni siquiera han sido invitados a la fiesta», señaló Navia. «Y la exigencia de una nueva constitución es precisamente eso, una exigencia de ser invitado al partido».

La creación de una nueva constitución fue adoptada por los primeros líderes de izquierda después de la caída de la dictadura militar en 1990. El presidente Ricardo Lagos promovió las mayores reformas en 2005, y la constitución actual incluye más de 250 enmiendas, y los candidatos presidenciales primero discutieron seriamente la idea de un referendo en la campaña de 2009.

«El actual tiene un serio problema de legitimidad», dijo Gabriel Boric, uno de los legisladores de izquierda que presionó por un referendo. «Por un lado, tenemos necesidades sociales apremiantes como pensiones, reducir los salarios de los legisladores, aumentar los impuestos a los ricos, congelar el costo de los servicios públicos. Por otro lado, hay una pregunta más profunda sobre la nivelación del campo de juego. ¿Cuál es el marco común que nos gobierna a todos? »

Más de 14,8 millones de chilenos son elegibles para votar el domingo y varias encuestas muestran que al menos el 70% está a favor de redactar una nueva constitución. Si se aprueba, llevará más de un año terminar de escribir el nuevo texto.

Los chilenos no solo deciden si obtienen una nueva constitución, sino quién la redacta y cómo. Si, como se espera, se aprueba la creación de una nueva constitución, se elegiría una asamblea constitucional en abril de 2021 al mismo tiempo que se espera que se celebren las elecciones municipales y regionales.

La gente se manifiesta en contra de cambiar la constitución en Santiago el 21 de octubre.

Para Camila Vallejo, miembro del Partido Comunista de la Cámara de Diputados y exlíder estudiantil, escribir una nueva constitución tiene que ver con la justicia social.

«No se trata solo de educación y salud, sino también del alto costo de las facturas de electricidad, el costoso combustible y el transporte público. Chile es el único país del mundo donde el agua está completamente privatizada. Tenemos un modelo neoliberal extremo que ha profundizado la desigualdad», le dijo Vallejo a Cenital, un sitio web de noticias chileno.

Pero otros dicen que escribir una nueva constitución puede no ser la mejor manera de resolver los problemas de Chile, que son similares a los desafíos que enfrentan otros países latinoamericanos, incluida la falta de crecimiento sostenible, la escasa creación de empleo y la desigualdad endémica.

Pedro Pizano, un miembro legal de interés público del Instituto McCain para el Liderazgo Internacional, comenta que deshacerse de la constitución actual es «no solo una mala idea, también es una forma terrible de tratar de lograr el cambio que muchos chilenos desean».

El analista nacido en Colombia dice que su propio país intentó este experimento en 1991, reuniendo a 100 personas para redactar una nueva constitución en cinco meses con resultados mixtos.

Todo lo que quieren los chilenos, dijo Pizano, «se puede abordar con enmiendas como la que hemos hecho en Estados Unidos en lugar de reescribir todo el texto».

«¿Se puede crear prosperidad y equidad desde una pizarra en blanco? ¿Por qué Estados Unidos no ha cambiado su propia constitución a pesar de que la hemos enmendado 27 veces? Israel y el Reino Unido no tienen constituciones escritas. Sin embargo, de alguna manera son ejemplos de países liberales, democráticos. Y eso es lo que queremos», dijo Pizano, señalando que la constitución mejor redactada no garantiza todo lo que los chilenos quieren.

Navia, profesor de la NYU, está de acuerdo y dice que los legisladores deberían centrarse en mejorar la economía.

«No se puede escribir en la constitución que habrá mejores pensiones. Primero se necesita el dinero para las pensiones. Y eso se puede lograr con un mejor crecimiento, más inversión extranjera y varias otras mejoras que una nueva constitución podría terminar haciendo más difícil de obtener».

Christopher Ulloa informó desde Santiago de Chile