CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Rusia

OPINIÓN | Lo que significaría para Putin una victoria de Trump

Por Mikhail Fishman

Nota del editor: Mikhail Fishman es un periodista y locutor independiente ruso, presentador de la cadena TV Rain, exeditor en jefe de Moscow Times y escritor de ‘The Man Who Was Too Free’, un premiado largometraje documental sobre Boris Nemtsov. Las opiniones expresadas aquí son suyas. Lee más opinión en CNN.

(CNN) — Hace cuatro años, los funcionarios en Moscú se estaban preparando, junto con el resto del mundo, para lo que parecía ser inevitable: una presidencia de Hillary Clinton. Era una perspectiva sombría para el presidente de Rusia, Vladimir Putin, en un momento en que su país estaba abrumado por una serie de escándalos.

Ese verano, el mundo se enteró del enorme programa de dopaje patrocinado por el estado en el deporte ruso. En septiembre, una investigación internacional dirigida por Holanda descubrió que el vuelo MH17 de Malaysia Airlines, que se desplomó mientras volaba sobre Ucrania, había sido derribado por un misil ruso, matando a los 298 a bordo. Casi al mismo tiempo, Rusia lanzó una brutal campaña de bombardeos en la ciudad siria de Alepo, matando a cientos de civiles y devastando la ciudad.

Una victoria de Clinton habría puesto a Putin en una posición difícil. Clinton fue dura con Rusia y se esperaba que formara una coalición de líderes occidentales para tratar de aislar a Rusia. Donald Trump, por el contrario, fue visto dentro del Kremlin como alguien que no intentaría construir este tipo de alianza. Se pensaba que un líder estadounidense oportunista y antisistema como Trump permitiría que el mundo occidental comenzara a implosionar desde adentro.

En ese entonces, la respuesta de Putin al desafío fue ambivalente. Claramente alarmado por la victoria pronosticada de Clinton, dijo que era absurdo sugerir que Trump era su candidato preferido y parecía estar sugiriendo cautelosamente que Moscú y Washington deberían comenzar de nuevo. Al mismo tiempo, el hackeo de Rusia en la campaña de Clinton para evitar que ella ganara se convirtió en uno de los temas centrales de las elecciones.

Sorprendentemente, no parece haber cambiado mucho cuando los estadounidenses votan cuatro años después.

Como en 2016, las agencias conectadas al estado de Rusia están acusadas de intentar movilizar a los partidarios de Trump a través de las redes sociales. Y las agencias de inteligencia estadounidenses sostienen que Putin «probablemente está dirigiendo» una campaña de desinformación para «denigrar» al candidato demócrata. (Rusia niega las acusaciones de interferencia electoral, y el ministro de Relaciones Exteriores, Sergey Lavrov, dijo el mes pasado que «no hay motivos para tales declaraciones»).

LEE: Inteligencia de EE.UU. dice que Rusia e Irán han interferido en las elecciones presidenciales

Y la semana pasada, Putin se echó atrás en las negociaciones sobre el tratado de reducción de armas del Nuevo START, diciendo que Rusia estaba dispuesta a aceptar congelar sus arsenales nucleares para extender el acuerdo. Este movimiento inesperado parecía diseñado para darle a Trump una victoria diplomática antes de las elecciones estadounidenses.

Putin ha dicho que trabajará con quien gane la Casa Blanca. Pero Moscú se da cuenta de que no puede confiar en que Biden sea tan complaciente con el Kremlin como Trump. Se espera que Washington imponga nuevas sanciones a Rusia por el reciente envenenamiento del líder de la oposición rusa y feroz crítico de Putin, Alexey Navalny, con un agente nervioso de grado militar, pero se espera que la administración de Biden adopte un enfoque aún más duro que Trump. Es de suponer que el Kremlin también espera que una administración demócrata ejerza más presión sobre los funcionarios rusos y los oligarcas conectados con el estado a nivel corporativo y personal.

Sin embargo, las sanciones, por sensibles que sean, difícilmente cambiarán las reglas del juego. La Rusia de Putin ya se ha acostumbrado a las sanciones. Además, a medida que la confrontación sigue creciendo por el envenenamiento de Navalny, el Kremlin ha demostrado su voluntad de mantenerse firme e incluso aumentar las tensiones al rechazar a los críticos.

«Probablemente simplemente tengamos que dejar de hablar temporalmente con aquellas personas en Occidente que son responsables de la política exterior y no comprenden la necesidad de un diálogo de respeto mutuo». Así dijo el ministro de Relaciones Exteriores Lavrov este mes después de que los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea acordaran imponer sanciones a funcionarios y organizaciones rusos acusados del envenenamiento de Navalny.

Putin, por su parte, indicó recientemente que no podía importarle menos que Occidente lo tratara como todo menos un asesino e impusiera sanciones a sus allegados. «He tenido mucho tiempo para acostumbrarme a estos ataques», dijo. «No tienen ningún efecto en mí».

Desde un punto de vista político interno, Putin puede permitirse rechazar a Occidente. Amplificado por la propaganda oficial, el sentimiento antioccidental, sobre todo antinorteamericano, está profundamente arraigado en la mentalidad rusa. El 60% de los encuestados rusos dijeron al Centro Levada independiente que consideran que Estados Unidos es hostil a Rusia. Y que el concepto de que Rusia es una nación sitiada sigue siendo una piedra angular de la legitimidad de Putin.

Si bien el establecimiento político de Rusia y el público en general aplaudieron la victoria de Trump hace cuatro años, las elecciones estadounidenses de 2020 están atrayendo menos atención. La última encuesta de Levada encontró que a la mayoría de los rusos no les importa su resultado. Y el 65% cree que el ganador no hará una diferencia para Rusia. El 16% apoya a Trump, el 9% apoya a Biden, lo que no es sorprendente dado que la televisión nacional retrata a Trump de manera positiva y presenta a Biden como un viejo de izquierda radical.

Más importante aún, una victoria de Biden podría significar que el Kremlin se enfrentará nuevamente a un Occidente más unido, la misma amenaza a la agenda de Putin que hace cuatro años, y en circunstancias similares. Las negaciones de Rusia sobre el envenenamiento de Navalny han asombrado a Europa y probablemente hayan sido el último clavo en el ataúd de los planes del presidente de Francia, Emmanuel Macron, para construir confianza con Rusia.

Un frente liberal consolidado que incluya a Estados Unidos liderado por Biden también constituirá un desafío mucho mayor para las ambiciones globales de Vladimir Putin desde Siria hasta Ucrania, desde Afganistán hasta Bielorrusia.

Considere a Bielorrusia, la exrepública soviética en la frontera occidental de Rusia. El gobierno de Alexander Lukashenko, su cruel y exasperante dictador, se ha visto sacudido después de que cientos de miles de bielorrusos salieron a las calles en todo el país en respuesta a lo que consideraron una elección presidencial descaradamente amañada. Estas protestas masivas fueron recibidas con una fuerza brutal.

LEE: Los bielorrusos acusan a las autoridades de tortura y humillación durante las detenciones masivas

Por ahora, Rusia se ha abstenido de una intervención militar y Lukashenko domina en gran parte gracias al apoyo moral de Putin. Pero, ¿cómo reaccionará Moscú si Lukashenko empieza a perder terreno? Es difícil de decir. Pero parece probable que el Kremlin se lo piense dos veces antes de involucrarse directamente si espera una presión consolidada de Occidente.

Si bien la tensión entre Rusia y Occidente ha aumentado, el tema clave de las elecciones de Estados Unidos de 2020 permanece sin cambios. Si la era Trump se amplía por otro mandato, será una victoria para Putin en su juego de suma cero con Occidente. Si Trump es derrotado, también será una derrota para Putin.