CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

La ‘dosis’ de coronavirus que recibe una persona puede determinar qué tanto se enferma; las máscaras podrían ayudar

Por Dr. Sanjay Gupta, Andrea Kane

(CNN) — «La dosis hace el veneno» es un adagio atribuido a Paracelso, un médico-filósofo suizo de principios del Renacimiento.

Básicamente, significa que cualquier sustancia puede volverse tóxica si se administra en una concentración lo suficientemente alta. Incluso demasiada agua puede eliminar los electrolitos y ser potencialmente fatal.

Ver el coronavirus a través de esa óptica, que la «dosis» del virus que recibe puede marcar la diferencia entre estar asintomático, enfermarse levemente o enfermarse gravemente, puede ser útil cuando se piensa en la protección contra el covid-19 debido a las temperaturas más frías y el aumento de casos.

Es probable que el SARS-CoV-2 se comporte como otros virus

Se ha demostrado que el concepto de necesitar una cierta dosis de un patógeno –un organismo que causa una enfermedad–, para desencadenar una infección, es el caso de muchos virus, como el virus de la influenza, los poxvirus y otros, explicó Erin Bromage, profesor asociado de biología en la Universidad de Massachusetts, Dartmouth.

«Si golpea a un animal con una dosis lo suficientemente baja, podrá defenderse sin desarrollar ninguna enfermedad en absoluto. Si obtiene un número mágico de una dosis infecciosa, se establecerá una infección y ese animal sucumbirá a la enfermedad de ese patógeno en particular. Pero si los ataca con más que la dosis infecciosa, en la mayoría de las situaciones, una dosis alta de patógenos –como una dosis alta de un virus, por ejemplo–, conduce a resultados más severos. Entonces, la dosis se vuelve realmente importante», dijo, recalcando en la relación «dependiente de la dosis».

publicidad

No es porque necesite una cierta cantidad de partículas de virus para infectar una célula, simplemente aumenta las probabilidades de que una de esas partículas virales ingrese a la célula y la infecte, desencadenando la reacción en cadena.

Otra forma de verlo es como la concepción: no necesitas millones de espermatozoides para fertilizar un óvulo, solo necesitas uno, pero los hombres producen millones de espermatozoides para mejorar las posibilidades de que uno llegue al óvulo, supere sus defensas y fertilizarlo.

Recibir una dosis viral de una sola vez o distribuirla con el tiempo

Hay otra dimensión de la dosis viral y tiene que ver con el tiempo. No es la dosis del virus que se obtiene simplemente en un momento determinado lo que importa; también puede ser la suma de las dosis virales que recibe durante un cierto período de tiempo.

«Algunas personas especulan al respecto: ¿es por eso que, por ejemplo, los conductores de autobús o las personas que trabajan en las salas de emergencia tienen más probabilidades de tener resultados más adversos? ¿Porque están expuestos a dosis más altas o porque están en un entorno donde se exponen a él durante un período prolongado y obtienen una mayor franja de él en ellos?» preguntó Bromage.

A mediados de octubre, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC, por sus siglas en inglés) cambiaron su definición de «contacto cercano» para incluir exposiciones breves y múltiples que suman hasta 15 minutos o más con una persona infectada. Anteriormente, los CDC definía un contacto cercano como 15 minutos de exposición continua a un individuo infectado.

No se trata solo del virus, también se trata del huésped

El virus en sí no es el único organismo que desempeña un papel, también tiene que ver con el individuo.

«Cada persona tiene una cantidad diferente de virus que requiere», dijo Bromage. «Alguien que está inmunodeprimido, o alguien que está estresado, por ejemplo, puede necesitar menos desafío [del virus] para obtener los mismos resultados que alguien que está en una condición saludable».

En conjunto, la probabilidad de infección depende de la fisiología del huésped potencial, así como de sus comportamientos personales y hábitos de salud, como el tabaquismo, la dieta, la actividad física y el sueño. Un anfitrión anciano o enfermo frente a exposiciones grandes y recurrentes es claramente el peor de los casos. Pero una persona médicamente frágil podría enfermarse incluso con una dosis baja de virus; a la inversa, una persona sana puede sentirse abrumada con una dosis suficientemente alta.

Un ejemplo trágico es la muerte del joven y aparentemente sano médico Li Wenliang en Wuhan, China. El 30 de diciembre de 2019, dio la alarma en privado después de ver siete casos de una enfermedad similar al SARS entre los pacientes de su hospital; cuatro días después, la policía lo acusó de «alterar gravemente el orden social» y «difundir rumores en línea». Poco después de dedicar tiempo al cuidado de los pacientes críticamente enfermos, Li desarrolló síntomas de covid-19; murió menos de un mes después. Tenía solo 34 años.

Aun así, solo estamos hablando de probabilidades. Determinar el escenario exacto que conduce a la infección es mucho más difícil de hacerlo.

«Simplemente no podemos estudiar la dosis viral exacta que enfermaría a alguien porque es completamente poco ético», dijo la Dra. Monica Gandhi, doctora en enfermedades infecciosas y profesora de medicina en la Universidad de California en San Francisco. Eso es porque significaría exponer conscientemente a las personas a dosis progresivamente más altas del virus para determinar cuándo ocurre una infección.

«No creo que vayamos a llegar a ese valor. Podemos hacerlo en los animales –ha habido un modelo de hurón y ha habido un modelo de hámster– ahora dos modelos animales en los que cuanto más les das, más enfermos se ponen los animales resulta útil, y puede darnos una idea. Pero, desafortunadamente, no sabremos con los humanos cuánto se necesita», dijo.

Dosis viral y carga viral

«Hay una interesante danza de las dos caras de la moneda entre la [dosis] viral –lo que entra– y la carga viral –lo que sale–«, dijo Gandhi. La carga viral es la cantidad de virus que tiene una persona infectada en su cuerpo; algunos estudios, pero no todos, han demostrado que cuanto más enfermo está un paciente con covid-19, mayor es la carga viral.

«Si recibe una dosis menor de virus, entonces puede cuidarla con calma y aislarla. Tiene esta infección asintomática y tal vez es menos probable que produzca una carga viral alta; produce una carga viral más baja y, por lo tanto, está relacionado con una enfermedad menos grave», dijo.

Señaló que en lugares y situaciones que adoptaron el uso universal de máscaras, como en un crucero argentino y en varias plantas procesadoras de alimentos de EE.UU., la tasa de infección asintomática, superior al 80%, era más del doble de la infección asintomática estimada por los CDC con una tasa de aproximadamente 40%. La máscara parece reducir la dosis al filtrar algunas de las partículas virales.

La conexión entre mascarillas y vacunas

Sin embargo, existe otra forma fascinante e importante de pensar sobre la dosificación del virus. Si la dosis es lo suficientemente pequeña, es posible que no cause enfermedad, pero aun así podría generar una respuesta inmunitaria, similar a una vacuna. Este es un concepto notable y de importancia crítica.

De hecho, Gandhi y su coautor, el Dr. George Rutherford del departamento de epidemiología y bioestadística de la UCSF, escribieron un artículo en perspectiva en el New England Journal of Medicine en septiembre planteando el argumento de que al usar una máscara, una persona, si está expuesta, recibiría una dosis más pequeña del virus de lo que obtendría de otra manera, lo que evitaría enfermedades pero aún activaría el sistema inmunológico del cuerpo.

En su artículo, ella y Rutherford hicieron la comparación con la «variolación», que es lo que se llama un proceso similar cuando las personas se exponen deliberadamente a un poco de materia de viruela de una persona enferma para crear inmunidad. Esto fue antes de la introducción de la vacuna contra la viruela.

«Les daremos un poquito de virus y se enfermarán un poquito y luego desarrollarán una respuesta inmune, y funcionó totalmente», dijo.

También podría ayudar a explicar por qué algunas personas nunca desarrollan síntomas de covid-19, pero aún tienen anticuerpos contra el virus. Pero será necesario realizar más investigaciones para confirmarlo.

Debido a que las personas no pueden controlar si, y mucho menos la dosis viral que reciben, Gandhi reiteró lo que la mayoría de los expertos en salud pública han dicho para mantenernos lo más seguros posible: mantener la distancia física de quienes no están en nuestro hogar, elegir espacios al aire libre en lugar de interiores, practicar una buena higiene de manos y –por favor–, ¡usar mascarilla!