CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Trump aseguró que tendría una vacuna antes de las elecciones, una promesa que no cumplió

Por Dr. Elmer Huerta

(CNN Español) – Donald Trump prometió durante su campaña que una vacuna contra el coronavirus estaría lista antes de las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Llegó el 3 de noviembre y la promesa no fue cumplida.

Once de las vacunas que se desarrollan en el mundo se encuentran en fase 3 y la vacuna de Moderna, fabricada por esa compañía en conjunto con el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, no estará lista sino hasta el año que viene, según dijo el presidente de la compañía.

Puedes escuchar este episodio en Apple Podcasts, Spotify o tu plataforma de podcast favorita, o leer la transcripción a continuación.


Hola, soy el Dr. Elmer Huerta y esta es su diaria dosis de información sobre el nuevo coronavirus. Información que esperamos sea de utilidad para cuidar de su salud y la de su familia.

Hoy veremos que la tan anunciada promesa del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de tener una vacuna contra el covid-19 lista antes de las elecciones presidenciales no llegó a cumplirse.

publicidad

Como lo describimos en el episodio del 1 de abril, desarrollar una vacuna es una de las más difíciles empresas en medicina. El desarrollo de una vacuna puede medirse en décadas, y su éxito no está garantizado.

El proceso para el desarrollo de una vacuna

Supongamos que 100 candidatas a vacuna empiezan a estudiarse al mismo tiempo, en la etapa llamada de investigación del descubrimiento.

Se calcula que en un periodo de tiempo que va de dos a cinco años, solo 20 de esas vacunas lograrán responder a las expectativas de los investigadores y llegar a la etapa preclínica de desarrollo. Recordemos que la etapa preclínica es la que se hace en tubos de ensayo, con células aisladas y animales en el laboratorio.

De esas 20 vacunas que pasaron la etapa preclínica, y en un periodo de uno a dos años, solo 10 pasarán a la fase 1 de la etapa clínica. Es decir, a aquella de demostración de seguridad en seres humanos.

De esas 10 vacunas, en dos a tres años más, solo cinco lograrán superar la fase 1 y llegarán a la fase 2, y demostrar que son capaces de despertar una fuerte reacción del sistema de defensa.

De esas cinco vacunas que pasaron de la fase 2 a la fase 3, después de dos a cuatro años, solo una podrá pasar los estudios de fase 3. Es decir, demostrar que es segura y efectiva.

En total, tomó por lo menos 10 años que de 100 candidatas a vacuna solo una llegue a estar lista a ser usada por los seres humanos.

La vacuna contra el coronavirus

Con ese antecedente, es ya un récord muy importante que se haya logrado llegar a la fase 3 de una vacuna contra el covid-19 en poco más de 6 meses. Una proeza –que como explicamos antes– se logró porque ya se habían hecho experimentos preclínicos con virus del MERS, un virus de la misma familia corona del SARS CoV2.

Al momento de escribir este episodio, existen 61 candidatas a vacuna que están en la fase clínica de experimentación, de las cuales 36 están en fase 1, 14 en fase 2 y 11 en fase 3.

Pero como lo explicamos en el episodio del 1 de octubre, el Stéphane Bancel –presidente ejecutivo de la compañía Moderna– dijo que su vacuna estará lista solo el próximo año debido a que su junta de monitoreo de datos y seguridad respetaría un acuerdo firmado con la FDA, la Administración de Alimentos y Medicamentos, mediante el cual se comprometieron a no solicitar una licencia de emergencia hasta dos meses después de haber vacunado a por lo menos la mitad de sus voluntarios.

Al respecto, recién el pasado 25 de septiembre se inyectó la segunda dosis al voluntario 15.000.

Eso significaría que de ninguna manera, si se actuara de una manera responsable y sin presión política, habría sido factible lograr una vacuna antes del 3 de noviembre, día de las elecciones presidenciales en Estados Unidos.

La promesa del presidente Donald Trump

Lo cual nos lleva entonces a pensar que las razones por las que el Donald Trump le ofrecía a sus electores una vacuna antes del día de las elecciones eran simplemente un mensaje electoral y político, completamente fuera de la realidad científica.

En septiembre dijo por ejemplo que la vacuna podría estar lista en octubre y que 100 millones de dosis podrían ser distribuidas a fines de año.

Pero lo grave del asunto es que esas palabras no fueron solo falsas promesas de campaña electoral, sino que –además– una investigación de CNN reveló que Trump presionó a la FDA para que se apure en aprobar una vacuna. Presiones que felizmente no hicieron mella en la agencia, que rechazó la injerencia de la Casa Blanca.

Una de las más temidas consecuencias de apurar el desarrollo de una vacuna es minar la confianza del público con respecto a las vacunas en general.

Una promesa incumplida

Una encuesta de septiembre de CBS News y YouGov, reveló que solo el 21% de los votantes en todo el país dijeron que usarían inmediatamente una vacuna si esta estuviera disponible en 2020.

Ese número se agranda un poco hasta llegar al 35 % entre los que consideran a las vacunas como un “logro científico”. Mientras que el el 65% restante dijo que creía que una vacuna anunciada para este año sería, por definición, el producto de un proceso «apresurado».

No olvidemos que los movimientos antivacuna están buscando razones para acrecentar las dudas del público general con respecto a las vacunas. Y que una vacuna que cause serios efectos secundarios podría dar un golpe mortal a esa confianza, tan necesaria para que el público acepte, no solamente una eventual vacuna contra el covid-19, sino contra muchas otras enfermedades prevenibles.

En resumen, gracias a la seriedad científica y a la resistencia de las autoridades de la FDA, el Sr. Trump no cumplió su promesa electoral de tener una vacuna lista para el día de las elecciones. Era simplemente un slogan de campaña, un hecho científicamente imposible.

¿Tienes preguntas sobre el coronavirus?

Envíame tus preguntas por Twitter, intentaremos responderlas en nuestros próximos episodios. Pueden encontrarme en @DrHuerta.

Si crees que este podcast es útil, ayuda a otros a encontrarlo, calificándolo y revisándolo en tu aplicación de podcast favorita. Volveremos mañana, así que asegúrate de suscribirte para obtener el último episodio en tu cuenta.

Y para obtener la información más actualizada, siempre puedes dirigirte a CNNEspanol.com. Gracias por tu atención.


Si tienes alguna pregunta puedes enviarla al doctor Elmer Huerta a través de Twitter. También puedes dirigirte a CNNE.com/coronaviruspodcast para todos los episodios de nuestro podcast «Coronavirus: Realidad vs. ficción».