CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Estados Unidos informó su segundo mayor número de casos nuevos de covid-19 el día de las elecciones, con más de 91.000 infecciones.

Por Christina Maxouris

(CNN) — Estados Unidos registró 91.530 nuevas infecciones por covid-19 el día en que muchos estadounidenses emitieron sus votos, lo que se suma a una serie de asombrosos números de casos reportados apenas la semana pasada.

Los cinco días más altos de casos de coronavirus en el país se han registrado desde el 29 de octubre, afirmando las advertencias de los expertos de que otro aumento está en camino y solo empeorará. El promedio nacional de 7 días de casos nuevos ahora es de aproximadamente 86.363, más del doble de lo que era el 4 de septiembre. Y aunque los médicos han enfatizado que las medidas básicas de salud pública como las máscaras y el distanciamiento social pueden cambiar las cosas, tales medidas siguen siendo un punto de contención en algunas partes de Estados Unidos.

En este momento, solo cinco estados tienen una tendencia en la dirección correcta: Alabama, Hawái, Louisiana, Tennessee y Vermont, mientras que al menos 36 informan más casos nuevos que la semana anterior, según muestran los datos de la Universidad Johns Hopkins.

Y estados como Idaho, Ohio, Nuevo México, Pensilvania y Wisconsin informaron el martes de un número récord de nuevos casos de covid-19.

En Kentucky el gobernador advirtió durante mucho tiempo que las infecciones aumentaban rápidamente y dijo el martes que «cada día las cosas parecen empeorar».

publicidad

«Vemos no solo un aumento en el virus, sino más y más de nuestros niños por porcentaje que lo están contrayendo», afirmó el gobernador Andy Beshear en un comunicado.

Sus palabras siguen a un nuevo informe alarmante que dice que los recuentos de casos de covid-19 afectan a los niños de todo el país a «niveles sin precedentes», y la última semana de octubre registró el tope más alto de una semana en nuevas infecciones.

Las hospitalizaciones entre los estadounidenses también aumentan y cientos de personas pierden la vida a causa del virus todos los días. Más de 232.000 han muerto en Estados Unidos desde el inicio de la pandemia, según la Universidad Johns Hopkins. Y alrededor de 100.000 estadounidenses más morirían en los próximos dos meses, según muestran las proyecciones del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington.

Las hospitalizaciones ‘aumentan drásticamente’ en el Medio Oeste

En todo el país, más de 50.000 personas están hospitalizadas con el virus, según datos del Proyecto de Seguimiento Covid, un aumento de más del 67% en un mes.

Las hospitalizaciones están «aumentan drásticamente» en el Medio Oeste, según el proyecto.

«En la región hay 238 personas actualmente hospitalizadas por cada millón de personas», dijo el proyecto en Twitter.

En Nebraska, los funcionarios de salud dicen que una oleada de infecciones ha ejercido presión sobre los hospitales de todo el estado. Los directores médicos de tres importantes sistemas hospitalarios dijeron el lunes que las hospitalizaciones por covid-19 aumentaron en un 91% en el área metropolitana de Omaha entre el 17 y el 31 de octubre. Ahora, la capacidad y el personal del hospital se están acercando a sus límites, dijeron los funcionarios del hospital.

«Hemos visto una duplicación de los pacientes positivos para covid en las últimas semanas», indicó el Dr. Cary Ward, director médico de CHI Health. «No hay duda de que si esta tendencia continúa, no solo nuestros hospitales, sino todos los hospitales del estado podrían estar al máximo».

En Indiana, las hospitalizaciones alcanzaron un récord el lunes, con más de 1.800 pacientes tratados por covid-19. El récord anterior del estado fue el 13 de abril, cuando unas 1.799 personas fueron hospitalizadas.

Estiman 2.250 muertes por día para enero en EE.UU. 0:49

Covid-19, tercera causa principal de muerte en Arkansas

Y en Arkansas, el gobernador anunció el martes que covid-19 era la tercera causa principal de muerte en el estado, superada sólo por cáncer y ataques cardíacos.

«Es un virus mortal que acaba con la vida de las personas», expresó el gobernador Asa Hutchinson. «Queremos asegurarnos de que todos comprendan la seriedad».

Y en todo el estado, más de 660 personas permanecen hospitalizadas, agregó.

En las áreas noreste y central del estado, la capacidad de camas es «escasa», según dijo el martes Bo Ryall, presidente y director ejecutivo de la Asociación de Hospitales de Arkansas. Aproximadamente el 10% de las camas ocupadas tienen pacientes con covid-19, el 26% de las camas de UCI ocupadas tienen pacientes con covid-19, mientras que el 31% de los ventiladores son utilizados por pacientes con covid-19 en «algunos de los números más altos que hemos visto en esos áreas», dijo Ryall.

«Si seguimos viendo que estos casos aumentan, a su vez, aumentaremos las hospitalizaciones y se sentirá el estrés en el sistema de atención de la salud. Los hospitales están agotados en algunas áreas y le pedimos que se adhiera nuevamente a las medidas de seguridad», afirmó Ryall.

Director de los NIH: las mascarillas podrían salvar 130.000 vidas para marzo

Las mascarillas, una poderosa herramienta que los médicos y los funcionarios de salud pública han avalado en la batalla contra el virus, pueden ayudar a salvar decenas de miles de vidas en los próximos meses, enfatizó un destacado experto esta semana.

Se podrían salvar más de 130.000 vidas en Estados Undos si la mayoría de los estadounidenses optara por usar máscaras, escribió el martes el Dr. Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud, en una publicación de blog. Collins cita datos del equipo del modelo IHME, que predice la drástica disminución de la cifra de muertos proyectada en el país si el 95% de los estadounidenses usaran máscaras.

«Lo importante aquí no son los números precisos», escribió Francis. «Es darnos cuenta de que, en cualquier escenario, esta pandemia está lejos de terminar y, juntos, tenemos el poder de dar forma a lo que sucederá a continuación».

Es un argumento que ha sido presentado varias veces en los últimos meses por funcionarios de todo el país: si los estadounidenses usaran cubiertas para la cara, se distanciaran socialmente, evitaran las multitudes y se lavaran las manos con regularidad, esas medidas podrían ser casi tan poderosas como los bloqueos para ayudar a frenar la propagación de la virus.

«Piensa en ello de la misma manera que piensas en ponerse el cinturón de seguridad, un detalle menor que puede salvar vidas», escribió Collins. «Tengo cuidado de usar una máscara fuera de mi casa cada vez que estoy fuera de casa. Pero, en última instancia, salvar vidas y medios de vida a medida que nos acercamos a estos meses de invierno requerirá un esfuerzo colectivo de todos nosotros».

Claudia Dominguez, Joe Sutton y Rebekah Riess de CNN contribuyeron a este informe.